viernes, 26 de agosto de 2011

ARBOLES


El abejón o vainillo africano
Nombre científico: Cassia didymobotrya
Familia botánica: Caesalpiniaceae
A solicitud de: Carlos Paniagua, Costa Rica.
Arbolito pequeño originario de los países orientales del África Central. Durante los años 60 y 80, esta especie fue muy popular en los parques y jardines del Valle Central de Costa Rica, pero su uso decayó debido a la gran velocidad con la que su copa se desarrolla hacia los lados, y a su alta susceptibilidad a contraer enfermedades que penetran por heridas abiertas producto de podas ejecutadas incorrectamente. Sin embargo, si se le poda y maneja adecuadamente, desarrolla una hermosa forma y desde el primer año de vida produce abundantes ramos verticales de flores amarillas con aroma a vainilla, las cuales brotan del interior de un botón color negro, lo cual crea una combinación de colores único dentro de las plantas ornamentales. Las hojas son de textura muy suave y al tocarlas liberan un fuerte y característico aroma que repugna a algunas personas y a otras más bien les recuerda el olor de las palomitas de maíz. Esta es una especie de muy alto valor socioeconómico en los países africanos de donde es originaria, ya que las hojas poseen una sustancia química preservante que evita que la leche se fermente y descomponga en ausencia de refrigeración.
 

El aceituno de Guanacaste
Nombre científico: Simarouba glauca
Familia botánica: Simarubaceae
Atractivo y noble árbol natural de todas aquellas zonas en donde predomina una estación seca y caliente bien definida de más de 4 meses por año. Es un árbol más bien pequeño, con ramas pocas y cortas que conforman una copa redondeada. Las hojas erectas y abundantes le confieren al follaje una textura “crespa” muy notable a la vista. El nombre de aceituno se debe a que produce frutos carnosos que al madurar se tornan negros y son idénticos a los del olivo europeo (Olea europaea ), pero no hay ninguna relación entre ambas especies. Los frutos del aceituno nativo son muy apetecidos por la fauna silvestre y también pueden ser comidos por las personas aunque su sabor es astringente. El aceituno es de muy rápido crecimiento y mantiene su follaje verde durante todo el año.
 
 
 
La acerola
Nombre científico: Malphigia glabra.
Familia botánica: Malpighiaceae
Una de esas especies de arbolitos ideales para decorar los frentes de las casas, aceras, pequeños jardines, parques, etc., gracias a que su tamaño no sobrepasa, por lo general, los 5 m y durante gran parte del año estará lleno de pequeñas flores lilas o rosadas intercaladas con redondos frutos de color rojo brillante, lo cual armoniza delicadamente con el verde oscuro del denso follaje  de sus múltiples troncos. Posee un sistema radical que no es muy profundo lo que favorece su uso en aceras y lugares cercanos a infraestructuras, porque no generará daños en tuberías ni superficies, pero se debe tener cuidado de no plantarla en lugares expuestos a mucho viento porque no logrará un buen soporte y podría arrancarse. Sus frutos son un verdadero atractivo para los pájaros y para el ambiente mismo ya que alegran por su brillante color rojo y la abundancia de los mismos, que en combinación con las flores y el follaje capturan la vista de quienes los observan.
Es una especie que se encuentra naturalmente desde México hasta Sur América y el Caribe, aunque se le ha plantado en muchos otros países para la comercialización de sus frutos, siendo Brasil el productor, consumidor y exportador número uno en el Mundo. De rápido crecimiento cuando logra adaptarse adecuadamente al sitio y se le puede plantar hasta los 1400 m de elevación y especialmente se desarrolla muy bien en sitios con condiciones secas.


El achiote o achote
Nombre científico: Bixa orellana y Bixa urucurana.
Familia botánica: Bixaceae
Arbusto grande que a veces alcanza el tamaño de un arbolito (5 metros o un poco más ). Es nativo de la región mesoamericana en donde ha sido ampliamente cultivado y aprovechado desde los albores de la historia por la sustancia grasosa y rojiza que se encuentra en el interior de sus frutos, la cual se ha utilizado hasta nuestros días para teñir de rojo las telas de algodón, para pintar la piel y el cuero, y para darle una apariencia más apetitosa a los alimentos, principalmente al arroz, a la yuca, al maíz y a la papa. Este arbolito posee una extraordinaria capacidad de sobrevivir y reponerse de los efectos dañinos de los incendios, herbicidas, colapsos, lesiones y ataques de plagas, motivo por el cual los campesinos e indígenas de América Central aseguran que el achiote nunca muere. Esto es especialmente cierto pues aunque durante mucho tiempo esta especie se dejó de reproducir y cultivar debido al desuso de su colorante rojo vegetal, recientemente ha resucitado como una de las más hermosas y ornamentales especies de plantas para zonas urbanas y residenciales, gracias a su atractivo follaje permanente en donde se combinan tonalidades rojas y verdes, a sus grandes flores de color lila y a sus llamativos frutos de color rojo encendido.
 

El achiotillo o achotillo
Nombre científico: Vismia baccifera
Familia botánica: Clusiaceae
A solicitud de: Andrés Villalobos, Costa Rica.
Rústico arbolito de crecimiento muy abundante en la gran mayoría de los potreros del país, muy característico por sus hojas opuestas en forma de punta de lanza, de color verde por encima y café por debajo. Su nombre achiotillo se debe a que posee una savia espesa y rojiza que nos recuerda mucho a la pasta de achiote (Bixa orellana ). Nunca se le ha dado ninguna importancia y tradicionalmente se le ha considerado como una maleza y un estorbo en los repastos. Sin embargo hoy por hoy es una de las mejores especies para reforestar y repoblar en poco tiempo áreas desnudas y vulnerables, principalmente porque es una especie con una sorprendente capacidad de nacer y desarrollarse directamente sobre los suelos erosionados de las cárcavas y derrumbes. Los frutos son unas bayas carnosas pequeñas las cuales son uno de los alimentos favoritos de los murciélagos frugívoros, los cuales son los responsables de diseminar a esta especie de manera tan abundante y eficaz, lo cual ha motivado que también sea conocida como bat-berry  (baya del murciélago ). Como leña es una de las mejores por su alto poder calórico.
 
 
 
 

El aguacate
Nombre científico: Persea americana
Familia botánica: Lauraceae
Se sabe que el aguacate es un árbol originario desde Yucatán hasta Costa Rica, aunque no se sabe exactamente de dónde porque no existen individuos silvestres. Es posible que el aguacate sea un cultivar o variedad mejorada por los indígenas precolombinos a partir de otras especies silvestres como el yas (Persea schiedeana ). Árbol frutal muy popular desde hace muchos siglos gracias a sus frutos carnosos y comestibles de una sola semilla grande, muy apreciados por su exquisito sabor y propiedades nutritivas, de los que se han desarrollado más de 100 variedades distintas en todo el mundo. Puede llegar a ser un árbol corpulento de hasta 15 metros de altura, de tronco recto y copa esférica muy densa y de color verde muy oscuro. Aunque su reproducción es muy fácil por medio de semillas, en Costa Rica actualmente se consiguen individuos injertados de más de 50 variedades diferentes para plantar y cultivar desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de elevación más o menos. Las flores femeninas maduran mucho después que las masculinas lo cual explica por qué un solo árbol produce tan pocos frutos, motivo por el cual siempre se recomienda tener varios árboles de aguacate plantados cerca para producir mucho frutos. La madera del aguacate tiene la reputación entre los ebanistas y los artesanos en el mundo entero, de ser la mejor madera para producir piezas torneadas de calidad insuperable. Su valor paisajístico es muy alto pues es un árbol de apariencia muy agradable que adorna mucho las áreas productivas de cualquier finca.
 
 
 

El aguacatillo
Nombre científico: Persea caerulea
Familia botánica: Lauraceae
El aguacatillo conocido también como cirrí, es una especie propia de América Central, Colombia, Venezuela, Bolivia y Perú, en donde se le encuentra por lo general en elevaciones medias entre 1000 a 2500 m de elevación y en climas húmedos. Puede llegar a medir entre 15 y 20 m de alto y tener unos 40 ó 50 cm de diámetro y raíces profundas,  su tronco está cubierto por una corteza agrietada de color claro muy aromática. La copa es poco amplia y está formada por ramas delgadas y por  hojas simples alternas, con textura coriáceas, es decir como cartón, de color verde intenso que cuando envejecen se tornan de un intenso color rojo y si se tiene suerte se puede ver completamente rojo, efecto que dura uno o dos días. Otra característica importante de las hojas es que los  pecíolos, el nervio central y los nervios secundarios son rojizos, además los pecíolos y los brotes terminales están cubiertos por una pubescencia colorada a rojiza.
Las pequeñas flores de color amarillento o blancuzcas con tépalos rosáceos se encuentran agrupadas en densos racimos axilares llamados panículas  y atraen abejas e insectos. De ellos nacerán pequeños frutos como aguacates, de ahí que se le conozca como "aguacatillo"; estos frutos mantienen adherido a ellos el cáliz y miden por lo general 1 cm. de diámetro, son de color verde brillante a casi negros cuando maduran y dentro poseen una única semilla, la cual germina fácilmente. La rosada madera se considera moderadamente liviana con un peso específico de 0.39 gr/cm3, es fácil de trabajar aunque su secado es un poco difícil porque tiende a torcerse y reventar; no posee durabilidad natural y se le utiliza para la elaboración de cajones, cajas, chapas decorativas, contrachapados, muebles, ebanistería en general, formaletas y posee buenas características como pulpa para papel. Además por su rápido crecimiento se le emplea en la protección de nacientes y fuentes de agua, alimento de fauna silvestre. 
 
 
ADQUIERA NUESTRO NUEVO LIBRO ELECTRÓNICO

Manual para el Finquero... de Fin de Semana

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el manejo de las fincas,
y nunca se atrevió a preguntar

Información aquí

El akí o seso vegetal
Nombre científico: Blighia sapida
Familia botánica: Sapindaceae
A solicitud de: Clubes y de Magdiel López Soriano, Costa Rica.
Cuando oímos mencionar a esta especie no podemos dejar de recordar la famosa frase "el akí murió" y es precisamente porque es un árbol con frutos sumamente venenosos y solo los que lo conocen bien y saben el momento exacto de cosechar sus frutos pueden saltarse esa barrera y ofrecer un exquisito manjar al paladar...
Es una especie propia del Sureste de África y en distintos países se  le conoce con muchos nombres como por ejemplo árbol seso, ackee, huevo vegetal, fruto de huevo, bien me sabe, quesito o cerebro vegetal. Se dice que fue introducida al Caribe en 1793 como parte de la alimentación de los esclavos por William Bligh, de ahí que se le honró con el género Blighia, pero en realidad los últimos descubrimientos dicen que fue Thomas Clark el que la trajo a Jamaica. En Costa Rica se introdujo en la zona Atlántica a finales del Siglo XIX por los negros haitianos, en donde actualmente se puede ver en los  patios de las casas y es raro encontrarla en otras zonas del país, aunque en la Zona Sur hay algunos ejemplares, muy posiblemente plantados por alguna curiosa persona que viajo a Limón y se llevó unas semillas o arbolitos.  Le gustan los suelos fértiles, aunque puede crecer en suelos malos, desde el nivel del mar hasta los 1000 m de elevación  más o menos.
Es un árbol que puede llegar a crecer entre 10 y 18 m de alto, desarrollando un tronco corto cubierto por una lisa y delgada corteza de color grisácea, con ramas gruesas, una densa y simétrica copa formada por cientos de hojas alternas, compuestas por 8 foliolos grandes de color verde  brillante y por el envés sus nervaduras poseen cierta pubescencia. Sus pequeñas y muy perfumadas flores de color verdosas son unisexuales, es decir que poseen un solo sexo y en un mismo racimo, que nace en la base de las hojas,  se pueden encontrar las femeninas y las masculinas. Los colgantes frutos, presentes casi todo el año miden de 5 a 10 cm  y poseen una peculiar forma como de pera, son de color verde y al madurar cambian a tonos de rojo o anaranjados muy fuertes, por dentro poseen 3 arilos carnosos donde están pegadas las grandes, carnosas y negras semillas. Precisamente lo más interesante de esta especie son sus frutos, los cuales en estado inmaduro son sumamente tóxicos, por lo que es preciso esperar a que estén totalmente maduros y que se abran por si solos para poder aprovechar el arilo o parte carnosa, la que se dice que sabe como a nuez;  algunas personas suelen consumirlas crudas aunque lo más común es cocinarlas y preparar diferentes platillos con ellos, para ello además es mejor que el fruto esté bien fresco. Este fruto es muy nutritivo, poseen proteína, fósforo, hierro, niacina, vitamina C, fibra, carbohidratos, calcio, grasa, tiamina, riblofavina y ácido ascórbico. En Jamaica en donde el akí es el fruto nacional, se le utiliza con pescado salado y constituye el plato nacional.   Cabe señalar que aún el fruto maduro las semillas siguen siendo muy venenosas, al igual que la cáscara y las demás partes fuera del arilo.
La madera es dura, de color marrón, de grano grueso y muy resistente al ataque de insectos, especialmente de la polilla, por lo que se utiliza en construcciones, pilotes, remos, toneles y como traviesas de ferrocarril.  Además dentro de los usos que se le dan a las distintas partes del árbol están como sombra, como medicinal en el tratamiento de parásitos, de la fiebre, la disentería, dolor de cabeza, úlceras, también de sus flores se extraen ingredientes para elaborar perfumes, con el arilo de los frutos se elaboran conservas y con sus frutos verdes estrujados en agua se produce una espuma utilizada como blanqueador de la ropa y por la belleza del árbol  mismo como ornamental, especialmente cuando está con frutos.  Se reproduce fácilmente por medio de semillas, injertos o esquejes, además los arbolitos que nacen solos pueden ser trasplantados sin mayor problema. Los árboles cosechan a los 4 años pero si son de injertados a los 2 años ya estarán produciendo.
 

El albahaquillo de Puriscal, uvilla o uvita.
Nombre científico: Forestiera cartaginensis
Familia botánica: Oleaceae
A solicitud de: Vivien Araya, Costa Rica.
Bellísimo arbolito de copa densa y esférica, de la misma Familia botánica del olivo europeo (Olea europaea ), muy común y abundante sobre todo en las fincas ganaderas de la porción occidental del Valle Central. Posee hojas simples opuestas, pequeñas y de borde muy levemente irregular, que le dan al follaje una muy agradable textura visual. Es 100% resistente a la estación seca y mantiene su follaje verde y fresco aún durante los días más calientes y secos del año. En zonas especialmente calientes ofrece una exquisita y fresca sombra gracias a su denso follaje y amplia copa. Durante los meses de marzo a mayo, sus múltiples ramas largas y delgadas se cubren de miles de flores pequeñas cada una de las cuales produce un fruto redondo y brillante del tamaño de una arveja que para madurar pasa por los colores verde, amarillo y rojo antes de tornarse negros. El nombre de albahaquillo se debe al fuerte y agradable sabor como a albahaca (Ocimum basilicum ) de sus frutos maduros, los cuales son ávidamente comidos por una gran variedad de aves frugívoras y canoras. Como dato curioso, en condiciones naturales las semillas de este árbol germinan casi siempre en el suelo que se encuentra alrededor de las rocas. Esta es otra especie forestal que posee un enorme potencial como árbol ornamental no tradicional para zonas urbanas, y con un procesamiento adecuado es muy probable que sus frutos carnosos podrían ser aprovechados para elaborar conservas o condimentos.
 

El almendro de montaña, almendro de lapa o almendro amarillo.
Nombre científico: Dipteryx panamensis
Familia botánica: Papilionaceae
A solicitud de: Ana María Castillo, Costa Rica.
Uno de los árboles en gran peligro extinción mejor conocidos en Costra Rica, gracias a un ave tropical que también se encuentra en gran peligro de extinción: la lapa verde (Ara ambigua ). El árbol proporciona alimento y refugio a la lapa verde, y ésta a su vez juega un papel muy importante en la dispersión de los frutos y semillas del árbol formando una relación ecológica muy estrecha y muy delicada que la deforestación se ha encargado de debilitar y quebrantar, ocasionando que las poblaciones de árbol y ave se encuentren en niveles muy bajos. La madera de este árbol es muy atractiva, muy dura y muy pesada, y durante muchos años se ha utilizado con muy buena aceptación para la fabricación de pisos y artesonados de casas lujosas. A pesar de lo reducida que se encuentra la población silvestre de esta especie forestal, existe una gran demanda sobre su madera lo que ha desatado un activo trasiego y mercado negro en los últimos años. Sin embargo, es una especie muy fácil de reproducir por medio de semilla y los arbolitos crecen muy rápido y muy vigorosamente en las regiones más bajas, húmedas y calientes del país. Plantar individuos de esta especie en fincas y parcelas, debería considerarse casi un deber patriótico, con la fe y la esperanza de que en pocos años las lapas verdes llegarán a alimentarse de sus frutos y a anidar en las cavidades de sus troncos. El 16 de septiembre del 2008, la Sala IV (Sala Constitucional de Costa Rica ) mediante Sentencia 2008-13426, prohibió en definitiva el aprovechamiento, explotación y extracción del almendro por mientras la lapa verde y éste se encuentren en peligro de extinción.
 
 
Agradecemos por este medio la muy valiosa colaboración de Guisselle Monge Arias
del
Proyecto de Investigación y Conservación de la Lapa Verde
- Corredor Biológico San Juan - La Selva.
Mayor información: lapa@cct.or.cr, www.lapaverde.or.cr



El almendro de playa
Nombre científico: Terminalia catappa
Familia botánica: Combretaceae
El típico árbol de las orillas de las playas, jardines, parques y aceras de las zonas bajas y en especial en las costas, gracias a su capacidad para soportar la salinidad,   en donde se le planta como árbol de sombra por su extendida copa y por mantener sus hojas en la época seca, por lo que es una escena muy común observar, especialmente los fines de semana, a gran cantidad de personas sentadas bajo ellos, disfrutando un partido de fútbol, conversando o simplemente tomándose un refresco. Es un árbol aparentemente originario de la India, aunque también se cree que procede de Nueva Guinea o de la Península Malaya, y gracias a las corrientes marinas que se han encargado de distribuir sus semillas, ha logrado conquistar todos los rincones tropicales.  De muy rápido crecimiento y puede llegar a alcanzar en el país alrededor de los 15 m de altura; pero en sus zonas natales son comunes los árboles de hasta 35 m de alto; su tronco ramificado desde muy abajo con ramas horizontales logra desarrollar  una copa bastante amplia, formada por grandes y coriáceas hojas de color verde oscuro brillante, agrupadas al final de las ramas, las cuales cambian de color verde a rojo a medida que se van poniendo viejas.
Entre su copa se observan racimos de hasta 15 cm  de largo con gran cantidad de pequeñas flores verdosas a blancuzcas, sin pétalos y separadas las flores masculinas de las femeninas, de las cuales posteriormente se formarán frutos carnosos con forma de almendra de unos 6 cm  de largo y unos 5 cm  de ancho los cuales al madurar se tornarán amarillos y luego rojos.  Éstos  son muy buscados por los niños e incluso por más de un adulto, que gasta sus tardes veraniegas quebrando y disfrutando tanto de la pulpa como de la única semilla que poseen, aunque es un poco ácido, pero igualmente es buscado por muchos pequeños animales. Aunque en Costa Rica no se utiliza su madera rojiza, en otros países se emplea en elaboración de cajas y carpintería, aunque es muy susceptible al ataque de las termitas y en la Polinesia se utiliza para construir canoas, porque es muy resistente al agua.   Sus hojas se emplean en la medicina popular por contener flavonoides, taninos, saponinas y fitosteroles y de sus semillas se obtiene un aceite comestible. Se reproduce muy fácil por medio de semillas y aunque no es exigente en cuanto a condiciones se desarrolla mejor en suelos con buen drenaje. El origen de particular nombre se deriva del latín "terminalis" es decir terminales, en referencia a que sus hojas crecen en las puntas de las ramitas y catappa viene de su nombre común en malayo "katappan".

  
El almendro de río o carne asada
Nombre científico: Andira inermis
Familia botánica: Papilionaceae
El almendro de río es otro de los hermosos árboles que engalanan las tierras ticas, es nativo desde el sur Florida hasta la cuenca del Amazonas y las Antillas, en donde se le encuentra creciendo en sitios hasta alrededor de unos 800 ó 900 msnm, cerca de ríos y quebradas. Se adapta a gran variedad de suelos y aunque tolera la sombra se desarrolla mejor en sitios abiertos en sus primeros meses. Es un árbol de crecimiento lento por lo que para llegar a alcanzar sus 15 a 30 m de altura requerirá mucho tiempo, durante el cual desarrollará un tronco grueso y muy recto, que estará cubierto por una áspera corteza grisácea oscura, que al desprenderse en placas dejará grandes marcas redondeadas de un color rojizo como el color de la carne, de ahí que también se le conozca a esta especie como carne asada.    Este fuerte tronco soportará una amplia copa redondeada con ramas gruesas y un denso follaje, formado por hojas  compuestas por foliolos lustrosos de color verde con el borde ondulado y en su raquis pequeñas estípelas. Uno de los mayores atractivos de este árbol es el momento en que de repente brotan todas sus hojitas nuevas de color verde claro o rojizo en algunas ocasiones, dándole al mismo una hermosa coloración contrastante con el intenso verde del resto del follaje,  a este momento se le conoce como "fenómeno flush".
La época de floración es otro de los momentos dignos de apreciar, ya que la copa se llena de racimos de pequeñas flores de color rosado que son el deleite de cientos de abejas que atraídas por su delicado aroma encuentran en ellas una buena provisión de néctar, al igual que las mariposas y ciertas aves.  Estos racimos pueden medir entre 10 y 30 cm  de largo y aunque cada flor dura solo un día, el periodo de floración se extiende por alrededor de un mes. Posteriormente el árbol se cargará de gran cantidad de frutos similares a aceitunas, muy duros y de color pardo oscuro o negros al madurar; manteniendo dentro de sí a una única semilla cubierta por un pellejito grueso y fibroso así como de una delgada capa de jugosa pulpa blanca, muy gustada por los  murciélagos los cuales son sus mayores dispersadores,  aunque los pericos también participan en esta labor y ciertos roedores cuando los frutos caen al suelo.  La madera es de color amarillenta, con unas fibras oscuras que le brindan cierto atractivo, es fuerte y pesada, de grano entrecruzado, textura gruesa con poco lustre,  y aunque es un poco difícil de trabajar es empleada en construcción en donde se requiere cierta durabilidad natural especialmente por el contacto con el suelo como muelles, puentes, rieles, durmientes de ferrocarril,  pilotes y postes de alambrado;  además se emplea como madera para techos, en ebanistería, pisos,  cuartones, reglas, tornería,  muebles finos, chapa decorativa, mangos de herramientas, gabinetes de radio y televisión, bastones, botes, puntas de tacos de billar, parquet y  ruedas de carretas.  Así como en leña, medicinal, forraje para animales, tapavientos, protección de suelos, ornamental y como sombra ya que no bota las hojas.
Es una especie que se reproduce muy bien por medio de semillas, a las cuales hay que escarificarlas para detonar la germinación que requerirá entre 15 y 30 días, otra forma muy sencilla es ubicar un árbol con frutos y esperar a que las plantitas que nazcan de las semillas caídas crezcan un poco para trasplantarlas. Aunque posee la capacidad de rebrotar muy bien la reproducción por medio de estacas es sumamente escasa. 
CUIDADO. Los frutos, semillas y corteza poseen en una sustancia muy tóxica para las personas y los animales.
 

El anono o chirimoyo
Nombre científico: Annona cherimolia
Familia botánica: Anonaceae
Cuenta una leyenda inca que una vez vivió un valiente guerrero de nombre Rumiñahui, que además de ser fiero y noble también era muy bondadoso y compasivo. Al morir en cruenta batalla contra los españoles, fue enterrado como todo un héroe y sobre su tumba se dejó clavada su arma de madera, la cual se transformó en un árbol cuyos frutos eran dulces y con idéntica forma a un corazón humano. Así se explica el origen del anono, árbol nativo de las regiones andinas de Colombia, Ecuador y Perú, pero hace muchos años fue introducido a todos los países de América en donde se le cultiva con cierta regularidad. Es un árbol pequeño que muy raramente sobrepasa los 8 metros de altura, notable por su tronco de forma completamente irregular y ramas largas, delgadas y muy escasas. Gusta de los climas frescos de las regiones montañosas medias y en Costa Rica se le encuentra con mucha frecuencia creciendo en estado completamente silvestre, sobre todo en las cercas y linderos de las fincas ganaderas de las zonas más altas y frías del Valle Central Oriental. Es casi imposible describir la fruta pues su apariencia varía mucho de un árbol a otro y de una zona a otra, y las hay de cáscara o piel completamente lisa o con grandes marcas hexagonales, hasta las que están cubiertas de apéndices semejantes a dedos cortos. En los últimos años los mercados internacionales se han abierto mucho a las frutas tropicales, y ya muchos países americanos cultivan y exportan grandes cantidades de anonas de excelente calidad. Inclusive las frutas silvestres son de sabor dulce, exquisito y muy características por su pulpa de textura levemente "arenosa" al paladar. ¡Los helados y refrescos de anona con leche son fuera de este mundo!
 

El anono amarillo
Nombre científico: Annona squamosa
Familia botánica: Anonaceae
A todos los enamorados de las frutas indígenas, les traemos a un orgulloso miembro de la gran familia Anonaceae. El anono amarillo es un árbol pequeño y olvidado que podemos encontrar con cierta regularidad en los bosquetes remanentes dentro y en los alrededores del Valle Central, desde los 500 hasta los 1300 metros de elevación más o menos. Posee una notable capacidad de nacer y desarrollarse en el suelo del bosque bajo la más espesa sombra de los árboles, casi en total ausencia de luz solar. La corteza de esta especie es notable por ser totalmente negra como el carbón sobre todo cuando está húmeda, y una vez al año produce gran cantidad de frutas amarillas y verrucosas de pulpa blanca de un exquisito sabor agridulce que nos recuerda mucho al del fruto del cacao (Theobroma cacao ). Sería maravilloso poder plantar este lindo árbol frutal con fines de investigación y aprovechamiento doméstico. ¡Se nos hace agua la boca!
 
 

El árbol de fuego
Nombre científico: Brachychiton acerifolium
Familia botánica: Sterculiaceae
Este bellísimo árbol es otro miembro de la orgullosa Legión Australiana de árboles nativos de este continente y que desde hace muchos años salieron a conquistar el mundo entero con mucho éxito. Es originario de la costa este de Australia en donde pueden alcanzar alturas superiores a los 40 metros, y al igual que muchas otras especies de árboles que crecen en zonas áridas, el árbol de fuego posee un tronco en forma de barril en su parte inferior en donde almacena grandes cantidades de agua para aprovecharla durante las sequías. El nombre científico acerifolium se refiere al gran parecido que tienen las hojas lobuladas de este árbol con las de los arces o maples (Acer ), orgulloso símbolo de Canadá. Una vez al año el árbol se desprende de absolutamente todo su follaje y nos regala una espectacular floración de color rojo encendido. Esta especie posee la extraordinaria particularidad de que las flores no poseen pétalos sino solamente un cáliz el cual es como una copita de color rojo encendido que cumple a la perfección su función de atraer a los insectos y aves polinizadoras. Luego vienen los frutos cuya forma recuerda ligeramente a un guineo negro pequeño. El primer árbol fuego que se plantó en Costa Rica vivió durante muchos años en la esquina sureste del Parque Metropolitano La Sabana, en donde todos los años nos deleitó con su espectacular floración roja brillante en fuerte contraste con la corteza negra, hasta que un cruel rayo lo convirtió en una masa de carbón. Afortunadamente por mientras estuvo vivo produjo muchas semillas de las cuales nacieron todos los árboles que adornan actualmente nuestra Ciudad Capital.
 

El árbol de orquídeas, palo de guarias o casco de venado.
Nombre científico: Bauhinia purpurea
Familia botánica: Caesalpiniaceae
A solicitud de: Edgardo Quirós, Costa Rica.
Árbol de tamaño pequeño originario de Birmania, norte de la India y Vietnam, en donde es reverenciado por la extraordinaria belleza y gracilidad de sus magníficas y grandes flores color púrpura. Desde que fue introducido a Costa Rica a principios del Siglo XX, tuvo una gran aceptación pues aunque no son orquídeas, sus flores guardan un cierto parecido con la guaria morada (Guarianthe skinneri ), hermosa orquídea que posteriormente se convertiría en nuestra orgullosa Flor Nacional, y durante muchos años prevaleció el mito de que esta árbol era una planta gigante de orquídea o un árbol que producía estas flores, lo cual no es cierto. Aún hoy día esta especie goza de gran popularidad como árbol ornamental para parques y jardines pequeños y medianos, y su nombre original de palo de guarias aún se utiliza, y con alguna frecuencia también se le conoce como casco de venado debido a que sus hojas poseen una forma que algo se parece a la huella que deja la pezuña dividida de un venado. Los frutos son una legumbres medianas que se abren para dejar caer unas semillas grandes como habas, las cuales germinan fácilmente en viveros. Existe una variedad de esta misma especie de flores color púrpura muy oscuro, y otra variedad de flores completamente blancas como una camelia. Lamentablemente son árboles de vida muy corta pues son muy susceptibles al ataque de enfermedades fungosas muy agresivas y comunes en las regiones tropicales de América.
 

El arco o palo de arco
Nombre científico: Myrospermum frutescens
Familia botánica: Papilionaceae
Árbol de tamaño pequeño - mediano natural de la provincia de Guanacaste solamente. Durante muchos años se creyó que era una variedad del guachipelín (Diphysa americana ) por el gran parecido entre ambos, sin embargo las flores del arco producen flores de pétalos blancos con los sépalos verde, y de lejos se aprecia como una bellísima floración de color verde muy claro y desvanecido. Posee una madera muy dura y pesada de color café verdoso recién cortada pero que con el tiempo se va oscureciendo. La gran mayoría de los árboles silvestres muere antes de florecer por primera vez a causa de una enfermedad aún desconocida, sin embargo es una especie con un enorme potencial como ornamental de nueva generación para parques y jardines por su forma amplia y excepcional floración. En muchos pueblos de la provincia de Guanacaste se le conoce a este árbol con el simpático nombre de guachipelín de ratón.
 
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del arco y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías.
Ver muestra.


El bala de cañón
Nombre científico: Couroupita guianensis
Familia botánica: Lecitidaceae
Esta especie es toda una curiosidad en el mundo de los árboles. Es nativo de las llanuras húmedas y calientes de la vertiente atlántica y del pacífico sur en donde alcanza grandes dimensiones y su tronco es recto y cilíndrico como un cañón. Es inconfundible por sus grandes hojas simples que se agrupan en el extremo de las ramas, y además, sus grandes flores rosadas y carnosas semejantes a magnolias nacen en largos ramos colgantes directamente del tronco y de las ramas más gruesas. Cada flor produce un fruto café, redondo y carnoso del tamaño de un melón, y resulta impresionante observar a los árboles grandes con decenas y hasta cientos de enormes frutos adheridos a su tronco y ramas. Cuando los frutos maduran y caen al suelo, comienzan a descomponerse rápidamente y a producir un gas de olor espantoso que provoca fuertes náuseas a las personas y ahuyenta a los animales. Aunque no se recomienda utilizar esta especie como un ornamental cerca de viviendas o áreas de acampar o comer, es tan curiosa e interesante que no puede faltar en ningún arboreto o parque botánico.
 

La balsa o balso
Nombre científico: Ochroma pyramidale
Familia botánica: Bombacaceae
A solicitud de: Verónica Cuzme Resabala.
Uno de los árboles de más rápido crecimiento en todo el mundo, y prácticamente sólo necesita de aire, humedad y mucho sol para desarrollarse. Es una de las primeras especies de plantas que aparece sobre los derrumbes o sobre los playones de los ríos y en los individuos más jóvenes, las hojas son enormes y pueden alcanzar un área de hasta 1 metro cuadrado. Durante los últimos 10 años, pocas especies forestales se han vuelto tan populares en Costa Rica como la balsa gracias a su madera blanca, muy liviana, extraordinariamente resistente y de excelente trabajabilidad con herramientas manuales o eléctricas, cuyo aprovechamiento aumenta día con día principalmente para la confección de artesanías como esculturas, grabados y máscaras indígenas de gran aceptación entre el turismo. No obstante la gran cantidad de empleo que genera y demanda toda la cadena del valor de la madera de balsa, su aprovechamiento no se está realizando de manera sostenible y solamente se explotan los árboles silvestres que crecen con abundancia en los charrales y abandonos en ciertas regiones del país. Además, es una de las especies forestales más prometedoras para proyectos de absorción de carbono y producción de biomasa para forrajes, coberturas de suelo y sustratos comerciales. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 
 
 

El bijarro
Nombre científico: Tabernaemontana donnell-smithii (Stemmadenia donnell-smithii)
Familia botánica: Apocynaceae
A solicitud de: Teresa Oreamuno, Santa Ana.
Este árbol es probablemente uno de los más fáciles y divertidos de conocer y de reconocer en cualquier momento debido a la muy particular forma de sus frutos, cada uno de los cuales está compuesto de un par de segmentos unidos e idénticos en forma y tamaño. Se puede decir que son frutos "dobles" lo cual explica el nombre común de este árbol (bijarro = dos jarros o recipientes ). Este fenómeno es la causa de que también se le llame jocosamente como cojones o huevos de caballo. Es un árbol muy sencillo pero realmente hermoso pues la copa es extendida y se compone de gran cantidad de ramas largas y delgadas con las hojas agrupadas en los extremos. Las hojas simples y opuestas son puntiagudas y presentan la particularidad de tener el borde ondulado como una lámina de zinc para techo. Las flores son de color amarillo claro, de tamaño pequeño - mediano y con la forma de una trompeta, muy ornamentales. Gran cantidad de especies de aves se alimentan de los grandes y gruesos frutos del bijarro. ¿Cómo es posible? Cuando los frutos maduran, se abren por la mitad para exponer un centenar se semillas cubiertas de una carnosidad rojiza conocida como arilo, la cual es muy atrayente y comestible para las aves, las cuales se encargan de dispersar estas semillas largas distancias. Ejemplares de esta especie no puede faltar en ningún parque o arboreto y es ideal para plantar cerca de los ríos.
 

El brasil o brasilito
Nombre científico: Haematoxylum brasiletto
Familia botánica: Caesalpiniaceae
A solicitud de: Roxana Soto Zúñiga, Costa Rica.
En la orillas de las playas arenosas de la provincia de Guanacaste, es común encontrar bosques compuestos solamente por árboles de brasil, notables e inconfundibles por sus troncos de corteza gris y de formas espectrales, sinuosos y retorcidos al igual que las ramas, característica que se presenta aún en los arbolitos de pocos años de edad. Es un árbol de enorme importancia ecológica gracias a su tolerancia natural a los suelos arenosos, estériles y cargados de sal próximos a las playas, a pesar de lo cual mantiene su follaje verde y fresco durante todo el año. Desgraciadamente el descontrolado desarrollo inmobiliario que se está produciendo en Costa Rica justo sobre los frágiles ecosistemas en donde esta especie crece naturalmente, está arrasando con sus poblaciones silvestres, y lo irónico es que luego todos buscan desesperadamente especies de árboles tolerantes a la sal y que a la vez den sombra permanente. En el sur de México existe un árbol muy similar al brasil, conocido como palo campeche o campeche (Haematoxylum campechianum ), de enorme importancia económica mundial pues de su madera roja se madera la hematoxilina, un efectivo colorante utilizado en laboratorios médicos, microscopía y en la fabricación de tinta. La madera del brasil también es de un intenso color rojo igual a la de su congénere mexicano, pues de hecho el nombre científico Haematoxylum significa madera de sangre. Gracias a la particular forma de su tronco y a sus hojas pequeñas, últimamente el brasil ha comenzado a adquirir mucha popularidad entre los aficionados al bonsái tanto en Costa Rica como en otros países tropicales de América.
 
 

El cacao de ardilla.
Nombre científico: Herrania purpurea
Familia botánica: Sterculiaceae
Allá en la zona atlántica, oculto bajo la sombra tropical de los bosques muy húmedos caribeños, de vez en cuando aparece un arbolito de verdad muy curioso, pues además de que posee un tronco largo y muy delgado casi sin ramas que nos recuerda mucho a una papaya (Carica papaya ), sus frutos agridulces son una verdadera delicia al paladar. Se trata del cacao de ardilla, de la misa Familia botánica del cacao común (Theobroma cacao ), y de frutos idénticos a éste pero en miniatura de apenas 10 ó 15 centímetros de largo, los cuales también nacen en los troncos y ramas, con muchas semillas cubiertas de un arilo o pulpa blanca, esponjosa y de un exquisito sabor dulce-acídulo que se puede comer así al natural. De las semillas tostadas del cacao de ardilla se obtiene el más dulce, cremoso y delicioso chocolate del mundo entero. Y allí está la especie, esperando a que alguien la reproduzca y cultive en los espacios a la sombra de bosques secundarios o de plantaciones de árboles maderables, frutales u ornamentales. ¡Enorme potencial!
 

El cachá o espino blanco
Nombre científico: Abarema idiopoda
Familia botánica: Mimosaceae
Una de esas especies que urgentemente debe reproducirse y plantarse por todo lado, no solo por su belleza sino porque está en riesgo de extinción.  Se le conoce como cachá, espino blanco, cashá o dormilón y es una especie nativa desde México hasta Panamá, a excepción de El Salvador. En Costa Rica se le encuentra en sitios bajos, húmedos, nublados, así como en los semideciduos (que pierden parcialmente las hojas en la estación seca) e incluso en los inundados como los presentes en la Zona Atlántica, encontrándose además en el Pacífico Sur, desde el nivel del mar hasta más o menos los 1500 m de altitud. No presenta problemas para crecer en lugares expuestos al sol directo y aunque le gustan los suelos buenos acepta bien otros tipos más pobres.
De largo y para los poco expertos podría confundirse con un guanacaste y en el Atlántico algunos viendo únicamente su tronco piensan en surá, pero viéndolo bien no se parece a ninguna de las dos especies. Puede llegar a crecer unos 25 a 30 m de alto con un tronco delgado y corto que dependiendo de las condiciones donde esté puede desarrollar entre 25 y unos 75 cm. de diámetro o un poco más pero ramifica desde muy abajo, permitiendo que sus largas ramas formen una hermosa y tupida copa ancha muy baja, formada por miles de hojas compuestas por finos y muy verdes folíolos de pocos milímetros, que le otorgan una exquisita sensación de suavidad. Su tronco y ramas están cubiertos por una delgada corteza de color crema amarillenta muy característica por su forma de desprenderse, en placas cuadradas dejando evidente una nueva corteza muy llamativa por su color claro.
Las delicadas flores blancuzcas se presentan al final de las ramitas y están formadas por muchos largos estambres agrupados en una cabezuela, estilo pompón, las que atraen a muchos insectos y colibríes. Los frutos son unas pequeñas legumbres de unos 10 a 12 cm. de largo y 1 cm. de ancho, de color marrón brillante, con la particularidad de que evidencian las 6 a 8 semillas  que poseen porque se estrechan entre cada una de ellas, otra característica  interesante es que se retuercen totalmente formando una espiral; en su interior hay una ligera sustancia dulce, estilo miel que atrae a ciertos animales, los que posteriormente se encargarán de llevar sus semillas a otros sitios. Las semillas son pequeñas, duras, semi aplastadas  y muy lisas, de color crema oscuro y presentan una banda más clara de forma circular en su superficie, las cuales son fáciles de germinar mediante un tratamiento con agua hirviendo, para ello se les agrega el agua a borbollones y se dejan en ella unas 24 a 48 horas, luego se plantan con un buen sustrato.  También se ha reproducido por medio de estacas jóvenes.   Por su fina madera catalogada como semidura se le ha utilizado para los acabados en la decoración de interiores y en la fabricación de muebles finos, además por su resistencia  natural es ideal para postes y durmientes de ferrocarril, los que pueden durar hasta más de 30 años sin deteriorarse; mientras que otros usos menores que se le han dado han sido como leña, en la fabricación de mangos para herramientas y de artesanías, sin olvidar su alto potencial como ornamental y como sombra de café.  Sus raíces aparentemente poseen propiedades insecticidas.
 
 
El cachimbo o cristóbal de Guanacaste
Nombre científico: Platymiscium parviflorum
Familia botánica: Papilionaceae

Magnífico y vigoroso árbol de copa compacta conformada por muchas ramas gruesas y largas. Produce una de las maderas más finas y hermosas de América y del mundo entero. Actualmente su población silvestre es muy escasa debido a que ha sido cruelmente diezmada en los sitios en donde habita, no para explotar su madera preciosa sino para picar y extraer leña, la cual posee la triste reputación de ser la mejor de todas la leñas ya que arde durante mucho tiempo y produce buena braza y calor casi sin producir humo (en Costa Rica se le llama cachimba o cachimbo a cualquier cosa que es muy caliente o que produce mucho fuego ). Más o menos a partir de los 8 a 10 años de edad, los jóvenes árboles comienzan a producir sus primeras flores las cuales son muy atractivas y de un hermoso color amarillo intenso. Además, el tronco tiende a ser muy recto y cilíndrico con una corteza áspera y gruesa, lo cual lo convierten en un árbol perfecto para ser utilizado como tutor para "pegar" plantas trepadoras y/o epífitas como orquídeas, pitahayas, helechos, bromélias, etc.
 
 
 
Para mayor información acerca de esta especie,
visite Los Árboles del Corazón.


El cachito o lechero
Nombre científico: Tabernaemontana littoralis (Stemmadenia littoralis)
Familia botánica: Apocynaceae
Podríamos decir que este árbol "siempre estuvo allí", creciendo y desarrollándose sin pena ni gloria en el patio, el cerco, el cafetal o el potrero, pero no es sino hasta ahora que se le está dando la importancia que merece. Produce unas hermosas y aromáticas flores blancas de tamaño mediano, las cuales despiden un aroma exquisito e inigualable. Los frutos son pequeños y compuestos de dos segmentos iguales y puntiagudos semejantes a un par de cuernos o cachos gruesos, lo cual explica el nombre común de este árbol. Lechoso es el otro nombre vernáculo con el que se conoce a este árbol debido a la gran cantidad de savia blanca, espesa y pegajosa que brota de la corteza o ramas cuando se quiebran o podan, y al igual que todas las demás especies de árboles con savia blanca o leche, ésta brota en mucha mayor cantidad durante los días de luna llena.  Siempre se le confunde con su congénere el bijarro o huevos de caballo (Tabernaemontana donnell-smithii ) pero las flores de éste último son amarillas y mucho más pequeñas y los frutos mucho más grandes.
Debido a su rápido crecimiento y a que no requiere de mayores atenciones, en los últimos cinco años esta especie se ha vuelto muy popular en los parques y jardines del Valle Central de Costa Rica, y francamente es un árbol poseedor de una belleza muy singular. Junto con la reina de la noche (Brugmansia ), la pitahaya (Hylocereus costaricensis ) y la reseda (Lawsonia inermis ), el cachito conforma un selecto grupo de plantas tropicales de flores embriagadoramente aromáticas. Una de las grandes ventajas del cachito es su notable tolerancia a la sombra, y se desarrolla y florece muy bien bajo la copa de otros árboles de mayor altura. La pulpa de los frutos maduros atrae y alimenta a muchas especies de aves silvestres. Se habla mucho acerca de las propiedades casi místicas y legendarias de las flores de árboles exóticos como la champaca (Michelia champaca ) o el ilán-ilán (Cananga odorata ), con las que se elaboran muy caros y famosos perfumes de marca, pero estos aromas sinceramente podrían considerarse ordinarios en comparación con el embriagador perfume de nuestro muy humilde y criollo cachito.
 

El caimitillo
Nombre científico: Capparis indica
Familia botánica: Capparidaceae

Este pequeño árbol que no llega a superar los 7 m de altura es otro de los desconocidos del bosque seco, presente en los remanentes de bosques y bosques secundarios de la vertiente pacífica, en donde se esconde entre el resto de la vegetación para evitar la plena exposición al sol, pero a pesar de ello no soporta la sombra total, por lo que se puede clasificar como una especie de media sombra. No es exigente en cuanto a suelos, de ahí que no tenga problemas para desarrollarse en suelos pobres y rocosos presentes desde el nivel del mar hasta poco más de los 800 m de altitud. Se le encuentra desde México hasta Venezuela y Colombia así como en Las Antillas. De aspecto nada extraordinario más bien muy común, el achiotillo es un arbolito de no más de 7 m de altura, de tronco retorcido y grisáceo,  con ramas delgadas que nacen desde muy abajo, lo que le da una copa estrecha y rala. Pero lo que llama la atención son sus ramitas, los pecíolos (tallito de la hoja) y las hojas mismas por el envés, que se encuentran cubiertos totalmente por una especie de escamas que le dan una apariencia brillante con tonalidades cobrizas o plateadas. La corteza posee un fuerte y desagradable olor.  
Las delgadas hojas son simples, alternas y de forma alargada, de color verde claro y cobrizas o plateadas por detrás,  lo que le da un hermoso aspecto desde cierta distancia y lo hace un poco fácil de reconocer, ello combinado a el hecho de que las hojitas nuevas salen unidas entre sí, mostrando su color cobrizo. Los racimos de pequeñas y blancas flores, nacen al final de las ramitas o en la unión de las hojas con las ramitas (en la axila) y están formados por poco más de 10 flores, que van reventando de abajo hacia arriba. Estas aromáticas florecitas de poco más de 1 cm  tienen largos estambres y son muy visitadas por insectos, abejas y mariposas.   Los frutos son largas y delgadas vainicas que pueden alcanzar los 25 cm , de color cobrizo o con ciertos tonos plateados porque también  están cubiertos por las mismas escamas que las ramitas y el envés de las hojas. Son del grupo de los frutos secos y al abrirse exponen entre 6 y 25 pequeñas semillas, cubiertas por una delgada pulpa rojiza, que atrae a ciertas especies de aves, las que ayudan a su diseminación. A pesar de su escaso tronco posee  una madera dura, de apariencia rosada y con un fuerte olor, siendo utilizada como leña. Pero por sus características también podría utilizarse para protección de suelos, atracción de fauna y mariposas, así como ornamental, aprovechando que su reproducción por medio de semillas es muy sencilla, ya que no requiere de tratamientos pregerminativos, aunque su crecimiento es un poco lento.

El caimito
Nombre científico: Chrysophyllum cainito
Familia botánica: Sapotaceae

El caimito es un hermoso árbol frutal nativo de las Antillas Mayores y del Sur de México hasta Venezuela, al que le gusta crecer en sitios hasta los 1000 y en ocasiones se le encuentra plantado en los 1200 m de elevación, en climas tanto secos como húmedos, en los cuales puede llegar a crecer 20 m o más y desarrollar un tronco de más de 50 cm  de diámetro e inclusive si las condiciones son muy favorables puede alcanzar el 1 m. Su tronco está cubierto por una  corteza grisácea, áspera y acanalada y en su base desarrolla delgadas gambas para ayudar a sostenerse en terrenos poco estables.  Muy característica es su extensa y redondeada copa, formada por ramas largas que la hacen caer suavemente, observándose las ramitas nuevas de un color cobrizo, así como sus hermosas y grandes hojas simples de color verde fuerte brillante por encima y doradas o ferrugíneas por debajo, característica  que da origen a su nombre de "Chrysophyllum u hoja dorada", ello  gracias a la presencia de una fina y densa pubescencia; al envejecer el color verde del haz cambia a un tono rojizo brillante, lo que le da al árbol una magnífica apariencia, especialmente cuando son balanceadas por el viento y se forma un hermoso matiz de colores y texturas.  Otra de las características propias de las Sapotaceaes es que en casi todas sus partes presentan una sabia lechosa que puede ser irritante al contacto con la piel o los ojos, por lo que hay que tener cuidado.
Las pequeñitas flores de color amarillo pálido o crema con pedúnculos o tallitos cobrizos igualmente pequeños  nacen en la base de las hojas, donde luego crecerán grandes y carnosos frutos redondos como de 7 cm  en promedio de diámetro  que al madurar tendrán un color morado fuerte o púrpura muy brillante,    los cuales curiosamente al madurar por lo general no caen al suelo, de ahí que para poder disfrutarlos hay que textualmente "bajarlos" pero eso si deben estar bien maduros, para no sentirlos manchosos. La pulpa es de un agradable sabor dulce y de color blanco en el centro y conforme se acerca a la cáscara se torna más lila, siendo esta parte de un sabor menos agradable.  A la hora de partir los frutos se debe tener cuidado de que el látex no toque la pulpa, para ello una buena forma de abrirlos es hacer un corte diametral y con ambas manos hacer giros a ambos lados, de esta forma una de las secciones se desprenderá de la cáscara.   Hay dos variedades de caimito uno que da frutos de un color más verde con menos sabor pero mucho más aromático y el de frutos más morado con un sabor más dulce pero de menos aroma, ambos ricos en fósforo, calcio, hierro y niacina, por lo que debe aprovecharse la época de cosecha para consumirlos en bastante cantidad.
Dentro de los frutos se pueden encontrar entre 7 y 10 semillas acomodadas en forma de estrella, de ahí que en otros países se le conozca como "star apple";   ellas son como de 1 cm  de largo de color café claro brillante, duras, con forma de almendra y una sección más clara y rugosa, lo que las hace muy llamativas para artesanías. Por su gran aprecio como árbol frutal, muy pocas personas conocen las características de su fina madera y de sus múltiples usos; ella es dura, con buen peso, grano fino y de un lindo color rosado a morado, aunque es difícil de trabajar y al secarse  puede generar torceduras y rajaduras, posee una alta durabilidad natural, pero con buenas técnicas se logran grandes resultados en construcción, carpintería, muebles de lujo, construcciones marinas, construcción pesada, traviesas de ferrocarril, pisos de alto tránsito, mangos de herramientas agrícolas y leña de muy buena calidad.  Además del consumo directo de sus frutos, los cuales son de exportación, con ellos se hacen helados, ensaladas de frutas, dulces y bebidas, como la que preparan en Jamaica con naranja  agria y a la cual llaman "matrimonio" y con las semillas se preparan reposterías, así como también preparaciones medicinales para diferentes dolencias. Este ejemplar árbol se reproduce por semilla, aunque el porcentaje de germinación es bajo, por lo que también se pueden utilizar los acodos e injertos.  
 

El camíbar
Nombre científico: Copaifera aromatica
Familia botánica: Papilionaceae
Árbol grande y muy atractivo nativo de las tierras bajas y muy húmedas en ambas vertientes del país pero actualmente se encuentra muy escaso. Tradicionalmente se la ha explotado por su madera de regulares propiedades para la construcción, y por la resina espesa y muy aromática que emana por el tronco cuando la corteza se corta con cuchillos; esta resina se conoce como aceite de camíbar y se le ha utilizado como barniz natural para la madera y para elaborar una amplia variedad de ungüentos medicinales. Varios fenómenos naturales muy complejos afectan a la población de este árbol y le impiden reproducirse normalmente. Todos estos factores han colocado a esta especie en la lista roja de los árboles de Costa Rica en mayor peligro de extinción.
 
 

El candelero, palo de velas o árbol de candelas
Nombre científico: Parmentiera cerifera
Familia botánica: Bignoniaceae
Esta es una de esas especies que no pueden faltar en los arboretos dedicados los árboles extraños, insólitos o misteriosos. Se trata de un árbol de tamaño relativamente pequeño, nativo de las zonas bajas y húmedas de Panamá, que posee muchas características interesantes, siendo la más notable de ellas sus frutos largos, carnosos y cilíndricos que nacen directamente del tronco y de las ramas, creando la falsa impresión de que alguien se encargó de colgar al árbol varias docenas de candelas o velas en una especie de ritual o culto religioso. Estos frutos son de color verde al inicio y amarillo pálido al madurar, y aunque son carnosos poseen una pulpa muy fibrosa y amarga al paladar, que sin embargo se utilizan para alimentar cabras y cerdos. Otra característica curiosa es que sus flores son de color verde amarillento y también nacen en grandes cantidades sobre el tronco y ramas más gruesas. Los individuos se pueden reproducir fácilmente por medio de semillas y con cierta dificultad por medio de esquejes y de estacas vivas. Debido al pequeño tamaño y forma de cruz de sus hojas, así como a sus ramas largas y delgadas en disposición horizontal, esta especie se utiliza mucho en la confección y formación de hermosos bonsáis.
 
 
 

El candelillo de Guanacaste
Nombre científico: Senna emarginata
Familia botánica: Caesalpiniaceae.

Una de las tantas especies que se pueden distinguir en el paisaje únicamente cuando florean, ya que su simplicidad la camufla con su entorno. Esta especie propia de las bajuras del Pacífico Seco, puede encontrarse creciendo hasta alrededor de los 500 m de elevación  o un poco más en lugares totalmente expuestos al sol, ya que no le gusta la sombra;  es nativa del sur de México hasta Colombia,  Venezuela y las Antillas. Se caracteriza por su bajo tamaño que puede llegar a alcanzar los 10 m de altura y por su grisáceo, delgado, torcido y liso tronco, el cual es común que se ramifique desde la base; en árboles viejos los troncos se fusionan y dan forma a un solo fuste lleno de abultamientos, engrosamientos, depresiones y demás formas peculiares. La copa es extendida pero no muy tupida, formada por largas ramas sumamente  resistentes y delgadas así como de hojas compuestas por dos o tres pares de foliolos, siendo el par superior más grande que el anterior. Estos foliolos de forma ovalada y color verde oscuro por encima y grisáceas por debajo, están cubiertos por una fina pubescencia, que es sumamente agradable de tocar, pero si se estrujan mucho desprenden un fuerte olor a frijol, el que  para muchas personas es desagradable. Otro de los detalles que llaman la atención de estos arbolitos son sus plateados brotes foliares que cubren la copa semejando pequeñas y delicadas plumas. 
Durante la época de floración es un lindo espectáculo ver las orillas de los caminos vecinales de muchas fincas de Guanacaste engalanadas con cientos de flores de un color amarillo intenso que cubren totalmente las copas de los árboles que han logrado mantenerse a través del tiempo formando parte de las cercas. Estas flores se presentan en pequeños racimos distribuidos a lo largo y ancho de la copa, por dentro y por fuera, dando un hermoso aspecto al árbol, porque contrastan fuertemente con el verde de las hojas y una curiosidad que presentan estas flores es que no logran abrirse del todo por lo que mantienen una forma como de cascabel y son muy visitadas por insectos y abejas. Los frutos son largas y delgadas vainas de color negro que cuelgan de las ramas por mucho tiempo; las mismas son muy duras por lo cual hay que quebrarlas para poder sacar las pequeñas y ovaladas semillas. La madera es dura y de un color amarillenta, pero por lo delgado de sus troncos no se le ha dado mayor uso en construcción, aunque  se le puede encontrar como horcones y vigas de algunas construcciones rurales por sus formas esculturales. Dentro de los pocos usos que se le dan fuera de postes vivos en las cercas, están producción de leña, abonos verdes, fijación de nitrógeno, medicinal, obtención de colorantes de su madera y como un ornamental.
La reproducción de esta especie es sencilla, únicamente se requiere exponer las semillas  a un tratamiento con agua hirviendo o bien una vez quebrados los frutos mezclar todo este material con el sustrato y esperar unas dos semanas a que empiece la germinación. Desde casi el inicio los arbolitos desarrollan rápido y  empiezan a desarrollar sus múltiples y característicos tallos.  
 
Para mayor información y fotos acerca de esta especie,
visite Los Árboles del Paraíso.



El candelillo de Santa Ana
Nombre científico: Senna spectabilis
Familia botánica: Caesalpiniaceae.

Un árbol con grandes atributos como especie ornamental y de alta importancia ecológica, muy característica y representativa de la porción occidental del Valle Central. Es muy notable por su copa extendida gracias al hecho de que el tronco se ramifica a muy baja altura. Produce unos enormes ramos de flores de color amarillo fuerte que se forman exactamente en las puntas de cada rama, por lo que la floración se desarrolla libremente por encima del nivel del follaje, y a diferencia de casi todos los árboles de flores ornamentales nativos de Costa Rica, la espectacular floración amarilla del candelillo de Santa Ana se produce en el mes de agosto en plena estación lluviosa. Los frutos son unas legumbres largas, delgadas y negras repletas de semillas en su interior, y son ávidamente devorados por el ganado. Es una de las pocas especies forestales capaces de establecerse y desarrollarse sin ningún problema en los suelos degradados y desprovistos de rizósfera en donde durante muchos años hubo una intensa actividad ganadera.  Cuando no tiene flores ni frutos, este árbol se confunde fácilmente con el jocote (Spondias purpurea ).
 

El canelo
Nombre científico: Ocotea veraguensis
Familia botánica: Lauraceae
En Costa Rica, los árboles de la familia Lauraceae  a la que pertenece el conocido aguacate o palta (Persea americana ) son muy abundantes y muy variados en las regiones bajas, medianas y altas en donde se presenta una elevada humedad ambiental durante todo el año. Sin embargo, una sola especie de esa gran familia logró "escaparse" de los bosques húmedos y encontró su hábitat en las regiones bajas del Pacífico Norte del país en donde se presenta una estación muy seca y muy caliente durante casi la mitad del año. Efectivamente el canelo es el único árbol lauráceo que podemos encontrar en esa zona, y se caracteriza porque los individuos adultos poseen un tronco recto y cilíndrico con una copa redonda y densa que de lejos recuerda mucho a un aguacate. Otra característica notable es que su corteza se desprende en grandes láminas que dejan marcas en el tronco. Los frutos son del tamaño y forma de aceitunas, verdes al inicio y de color negro o azul oscuro cuando están maduros, y poseen una especie de copa o sombrero de color rojo muy vivo (foto ) que sirve para atraer a las aves que se alimentan del fruto y dispersan las semillas, como los tucanes. El nombre de canelo se debe a que la corteza seca de las ramas más delgadas posee un aroma casi idéntico al de la verdadera canela (Cinnamomum zeylanicum ).
 

El caña fístula
Nombre científico: Cassia fistula
Familia botánica: Caesalpiniaceae

El caña fístula es una de las especies más elegantes de la temporada de floración, originaria del Sudeste de Asia y actualmente presente en todos las regiones tropicales y subtropicales del planeta. En el país se le puede encontrar muy comúnmente en jardines, parques, aceras y fincas, desde el nivel del mar hasta los 1200 m de elevación, especialmente en la zona Pacífica en donde florece espectacularmente. Prueba de ello es el frente del cementerio de Cañas,  Guanacaste, el cual se engalana todos los años con una serie de árboles que muy sabiamente plantaron hace décadas. De tamaño pequeño no más de 10 m, copa muy densa y redondeada, tronco chaparro y grueso cubierto por una corteza verduzca y muy lisa en árboles jóvenes pero grisácea, muy rugosa y dura en los árboles viejos. 
Sus hojas compuestas de hasta 40 cm  de largo, están formadas por foliolos verde oscuro y más claros por debajo, caracterizados por nervaduras transparentes y  brotes foliares casi plateados similares a plumas.  Los enormes racimos de flores amarillas son su mayor atractivo, no solo porque son muy largos sino muy gruesos, los cuales por su propio peso caen elegantemente. Posteriormente el árbol se llenará de largas y delgadas vainas de color negro, lisas y muy duras, con muchas pequeñas semillas igualmente duras de color café brillantes y lisas, cubiertas por una especie de sustancia pegajosa muy espesa de color negro, muy apetecida por vacas y caballos;  los que se encargarán posteriormente de diseminar las semillas en sus boñigas, con la ventaja de que ya las semillas habrán recibido un adecuado  tratamiento pre germinativo dentro del sistema gástrico de estos animales.
De rápido crecimiento y alta capacidad de rebrote lo que aumenta su copa y su área de floración y por ende su mayor atractivo. Otra ventaja que tiene esta especie es que no bota sus hojas, aún en las épocas más secas, por lo que se le ha utilizado como árbol de sombra. Se usa también como alimento de animales silvestres, ganado, caballos y chanchos entre otros, como atracción de abejas, madera de construcción, artesanía, ebanistería,  leña, carbón, medicina tradicional, control de erosión y protección de suelos. Tailandia muy acertadamente lo declaró como su "Árbol Nacional".


El caoba hondureño
Nombre científico: Swietenia macrophylla
Familia botánica: Meliaceae
A solicitud de: Carlos Alfredo Menjívar Rapalo, San Pedro Sula, Honduras.
Hermoso, corpulento y recto árbol nativo de las regiones bajas de Mesoamérica, desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación más o menos. Famoso y reconocido desde los tiempos de la colonización europea por su madera fina de extraordinarias propiedades físicas, muy semejantes a las de su congénere la caoba antillana (Swietenia mahagoni ) considerada desde hace siglos como la Reina de las Maderas Tropicales. Una de sus características más llamativas son sus frutos, consistentes de unas cápsulas secas y leñosas del tamaño de dos puños juntos, que al madurar se abren en pétalos o gajos de abajo hacia arriba como un paraguas o sombrilla para liberar una gran cantidad de semillas aladas y grandes. Como es de suponer por poseer una madera preciosa, la población silvestre de la caoba hondureña se encuentra sumamente reducida en toda su área de distribución natural. Sin embargo es una especie muy fácil de reproducir y de cultivar y si los árboles se plantan en condiciones ambientales muy favorables, crecen y se desarrollan sorprendentemente rápido como el ejemplar de la fotografía con una edad de apenas 12 años.
 
 
 
Para mayor información acerca de estas especie,
visite Los Árboles del Corazón

La caobilla
Nombre científico: Carapa guianensis
Familia botánica: Meliaceae
A solicitud del Sr. Gerardo Pérez. Costa Rica.
La caobilla o andiroba como también se le llama en otros países, es un hermoso árbol de las llanuras de la zona Atlántica al que le encanta crecer y desarrollarse en lugares muy húmedos, a tal punto que es común encontrar rodales o grupos de ellos en las orillas de las áreas pantanosas.  En estos lugares es fácil identificar si hay árboles cerca, ya que sus semillas son bastante grandes y poseen la característica que tienen dos  lados planos y uno curvo, debido a que en cada fruto  hay por lo general 4 semillas. Estas semillas tan especiales le brindan al embrión y posteriormente a la plántula, todo el alimento necesario para crecer por un periodo largo de tiempo, de ahí que se adapte tan  bien a lugares marginales para otras especies.  Por otro lado los árboles jóvenes llaman mucho la atención porque sus hojitas nuevas son de un color rojo brillante, como una estrategia que desarrolló el árbol para evitar que éstas se quemen por efecto del sol. Siempre se va a encontrar a estos árboles llenos de grandes hojas verdes formadas por 4 a 10 pares de foliolos y puede llegar a crecer hasta más de 40 m y en su grueso y recto tronco desarrolla gambas o    raíces tabulares, que le ayudan a sostenerse mejor en suelos poco firmes.  Esta especie ha sido comúnmente utilizada por su madera, la cual es de un color rojizo y muy fácil de trabajar e incluso ideal para tornear. Con ella se elaboran puertas, marcos para puertas y ventanas, muebles, molduras y piezas torneadas como cortineros. También en otros países se le reconocen sus propiedades medicinales, las cuales  se encuentran en sus hojas, corteza y en especial en las semillas, de las cuales se obtiene un aceite para fabricar jabones, velas y repelentes de insectos.  Como dato curioso esta madera es utilizada por el mercado negro de la madera como escudo para el tráfico internacional de la valiosa caoba (Swietenia macrophylla ) ya que no posee restricciones.
 

El capulín de comer
Nombre científico: Muntingia calabura
Familia botánica: Tiliaceae
A solicitud de: David Bolívar Rivas, Costa Rica.
Se acabaron las excusas para no plantar árboles bajo el pretexto de que "sólo los nietos los van a poder disfrutar". En ambas vertientes de Costa Rica, desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación, y con relativa abundancia, podemos encontrar un arbolito que no llega a los 10 metros de altura y que posee la virtud de crecer extraordinariamente rápido en todas direcciones. En efecto, con apenas 1 año de edad, los árboles de capulín de comer ya tienen una amplia copa capaz de brindar una buena sombra y también producen una abundante cantidad de unos frutillos rojos, carnosos y dulces que atraen a una enorme variedad de aves. Por su tamaño, forma y textura del follaje, el capulín de comer es una de las mejores opciones para ser utilizado como un excelente árbol ornamental de nueva generación para áreas urbanas principalmente. Cuando maduran los frutos se tornan negros y poseen un sabor dulce-acídulo idéntico a las moras y pueden dársele exactamente los mismos usos que a éstas.
 
 
 

El carao
Nombre científico: Cassia grandis
Familia botánica: Caesalpiniaceae
Mejor conocido por el efectivo uso contra la anemia. Desde muy niños se puede escuchar a las mamás y abuelitas hablar de que no hay nada mejor para la anemia que la miel de carao con leche, pero son muy pocas las personas que conocen algo más de este maravilloso árbol nativo de México, Centroamérica, Suramérica y Las Antillas. Puede llegar a alcanzar los 25 m, aunque la mayoría  no crecen tanto, pero si logran desarrollar un tronco grueso y una hermosa, densa y amplia copa, formada por largas y gruesas ramas, cubiertas por miles de hojas compuestas de finos foliolos de color verde, que en la época seca le dan paso a los llamativos y grandes ramos de flores con diversos tonos rosados y a las nuevas hojas de color verde tierno, lo que le da un perfecto contraste. Los frutos son unas vainas o legumbres  muy largas de hasta 50 cm  con una cáscara leñosa muy dura de color café y textura rugosa y se pueden mantener unidas a las ramas por más de 2 años, por lo que es común ver estos árboles con flores y frutos al mismo tiempo. Dentro de los frutos se encuentran pequeñas semillas duras de color café claro brillantes, acomodadas en pequeñas cavidades individuales y cubiertas  por una especie de miel cafesuzca de olor muy fuerte, llamada sandal y es precisamente ésta la que se utiliza contra la anemia.  Como especie melífera tiene gran reconocimiento por la gran cantidad de insectos y abejas que visitan sus flores en busca de néctar y polen, siendo sus principales polinizadores. Además de su tradicional uso como medicinal y en apicultura se le emplea en cercas vivas, forraje, atracción de fauna, formación de bosquetes, como leña, madera en construcción rural,  protección  de suelos y por ser semi caducifolia como sombra. En algunos lugares utilizan la ceniza resultante de la quema de la madera para fabricar jabones por su alto porcentaje de potasio.
Se reproduce por medio de semillas, las cuales deben ser tratadas previamente con un tratamiento pregerminativo que pueda romper la cáscara dura y permitir que el embrión pueda germinar. Para ello se colocan las semillas en un recipiente y se les echa el agua hirviendo a borbollones y se dejan  enfriar en ella por 24 horas, luego todas aquellas que han aumentado su tamaño se siembran en un lugar adecuado con tierra suelta. Otro tratamiento es dejar las semillas en agua tibia por dos días, pero primero se realiza un corte a cada semilla en forma opuesta a donde está el embrión, para que el agua pueda penetrar fácilmente. Esta especie se le puede encontrar creciendo en las tierras bajas del Pacífico hasta aproximadamente los 1000 ó 1200 m de elevación, con mayor frecuencia en sitios más secos y abiertos, e incluso en bosques secundarios, aunque también le gustan las riberas de los ríos y los climas un poco más húmedos.
 

El carao amarillo
Nombre científico: Cassia moschata
Familia botánica: Caesalpiniaceae
Una especie poco común en nuestro país, a pesar de su belleza ya que como su nombre lo dice para muchos es un carao pero con flores amarillas en lugar de rosadas, de ahí que nunca  se le diera gran importancia.  Nativa de México, Guatemala, Belice, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Guyana y Brasil en donde se le conoce como cañafístola o cañafistol llanero y se encuentra creciendo en los bosques de galería o riparios, es decir cerca de los ríos.  En el país se le ha ubicado en la Cordillera Volcánica Central, en Puriscal, en el Pacífico Sur y Central, desde el nivel del mar hasta aproximadamente los 800 ó 1000 m de altitud, prefiriendo siutios con suelos bien drenados y ricos en materia orgánica. De unos 20 m de alto y delgado tronco cubierto de una corteza grisácea llena de marcadas lenticelas, las que le sirven al árbol para el intercambio gaseoso. Antes de los 10 m de altura se observan las gruesas ramas que le permite una hermosa y amplia copa, llena de ramas secundarias y ramitas verdosas muy pubescentes, las cuales sostienen sus múltiples y alternas hojas compuestas, formadas por pubescentes foliolos  de unos 2 cm. de ancho.
En la época de floración el árbol se cubre espectacularmente de cientos de grandes y colgantes ramos  de flores amarillas que contrastan fuertemente con sus tonalidades naranja; las cuales atraen a gran cantidad de abejas, mariposas, otros muchos insectos y aves insectívoras.  Los frutos son largas y cilíndricas legumbres que pueden llegar a medir hasta 40 cm de largo y entre 1 y 1,5 cm de ancho, de color oscuro brillante y con una textura muy rugosa, las cuales están al madurar no se  abren, característica que se denomina "indehiscente", por lo cual para liberar las semillas se deben quebrar, labor que realizan muy bien los animales como las vacas, caballos y ovejas, que las persiguen, especialmente en la época seca, que es cuando escasea el alimento;  para comerse la espesa miel que cubre las semillas,  que es sumamente rica en proteínas. Las   pequeñas, brillantes y lisas semillas de color amarillento se encuentran acomodadas dentro del fruto una sobre la otra, como una fila de monedas y  para acelerar su germinación se pueden someter a un tratamiento con agua hirviendo, para ello se colocan en un recipiente y se les agrega agua a borbollones, dejandolas en esa agua por unas 24 horas. Cuando las semillas se han almacenado mucho tiempo este tratamiento no es muy efectivo, de ahí que se han hecho estudios en donde se someten a una escarificación con ácido sulfúrico por unos 15 min, previamente se les cortó la punta opuesta al embrión para mejorar la penetración del líquido y durante; luego se dejan en agua por 4 día, cambiándola  todos los días.
Como otras de las especies de Cassia, posee reconocidas propiedades medicinales utilizadas en la medicina tradicional, y por su aporte en materia orgánica y la capacidad para fijar nitrógeno ayudan en la recuperación de suelos, también se usa como leña,  como  postes y es una excelente opción como ornamental.


El carboncillo
Nombre científico: Acacia angustissima
Familia botánica: Mimosaceae
Aunque no es un árbol sino más bien un arbusto, esta especie posee méritos más que suficientes para formar parte de este álbum. Se le encuentra creciendo libremente en los potreros y los charrales de las zonas medianas - altas de Costa Rica, desde los 1.500 a 2.500 metros de elevación. Fácil de reconocer por sus hojas bipinadas pequeñas, su copa extendida y sus tallos múltiples, y por sus abundantes flores blancas que cubren la copa durante la estación seca del año. Sus principales atributos son su crecimiento asombrosamente rápido, y su capacidad de producir flores y frutos a partir de su primer año de vida. Las flores son aromáticas y muy atrayentes de las abejas. Es una especie ideal para recuperar terrenos degradados por el pastoreo intensivo ya que no solamente se reproduce masivamente sobre los potreros, sino que sus raíces fijan abundante nitrógeno y la renovación anual de todo su follaje incorpora gran cantidad de valiosa materia orgánica al suelo. Cuando en Costa Rica los hogares campesinos dependían de la leña como única fuente de energía, los carboncillos eran aprovechados de manera racional y sostenible, pues al cortar las ramas de cada individuo y dejar sólo los troncos más gruesos, se podía obtener una abundante cantidad de leña muy duradera y de alto poder calórico. Al cabo de un año, estos mismos troncos ya habían producido una cantidad de leña igual o superior a la anterior, y la poda se podía repetir indefinidamente gracias al veloz crecimiento de este arbolito y a su alta resistencia a las podas intensivas. Con la llegada de la electricidad y el gas, el carboncillo dejó de tener valor para las familias y pasó de ser una planta de importancia estratégica, a una sin ningún valor y ya es poca la gente que conoce o recuerda su nombre.
 

El caregre
Nombre científico: Picramnia quaternaria
Familia botánica: Simarubaceae
Cuando toda el área que hoy ocupa la ciudad capital de San José estaba totalmente cubierta de bosques, uno de los arbolitos más abundantes bajo el dosel era precisamente el caregre con su copa densa, redonda y follaje color verde muy oscuro, que se llenaba de cientos de racimos de frutillos carnosos de color rojo como la sangre, y que servían de alimento a toda clase de animales vertebrados. Afortunadamente este arbolito aún es común en los remanentes de bosques en el Valle Central, y está esperando pacientemente a que alguien lo descubra, lo reproduzca y lo cultive como uno de los más prometedores ornamentales de nueva generación sobre todo para espacios pequeños, pues en realidad posee una apariencia general muy hermosa y equilibrada. Además, en los meses de la estación seca mantiene todo su follaje verde y no necesita riego.
 
 
 

El cas
Nombre científico: Psidium friedrichsthalianum
Familia botánica: Myrtaceae
A solicitud de: Darío Molina Di Palma, Costa Rica.
Árbol originario desde Guatemala hasta Panamá, y al igual que muchas otras especies, no se conocen individuos en estado silvestre, lo que hace sospechar que se trate de una variedad o cultivar desarrollada por los indígenas precolombinos a partir de alguna especie silvestre como el guayabo (Psidium guajava ) o el güísaro (Psidium guineense ). Es un árbol muy abundante y común en los jardines, parques, cercos, patios y fincas en todo el país, tanto en el Valle Central, Costas Pacífica y Atlántica, desde el nivel del mar hasta los 2500 metros. Puede llegar a ser un árbol de buen porte, y no son raros los individuos de hasta 10 metros de altura. Por lo general desarrollan un tronco recto y cilíndrico con muchas ramas muy delgadas que forman una copa de aspecto enmarañado. Inconfundible por su corteza lisa de color gris o café y exfoliante en láminas delgadas que al desprenderse dejan grandes cicatrices de color blanco de formas orgánicas. Además sus frutos carnosos, redondos, de color verde claro y ácidos, son muy conocidos y apreciados en todo el país.
 ¿Quién en Costa Rica no se ha tomado un exquisito fresco de cas? Si bien es cierto los frutos a veces son demasiado ácidos para comerlos al natural, con ellos se preparan refrescos, jugos, dulces y postres exquisitos. Actualmente en muchos viveros ya se consiguen variedades injertadas de cas de frutos mucho más grandes y muy dulces especiales para postres y ensaladas de frutas. Al igual que la gran mayoría de las especies de la gran familia Myrtaceae, el cas se puede reproducir muy bien por medio de semillas, pero es preferible cultivar variedades mejoradas por medio de técnicas de reproducción asexual como estacas vivas, acodos e injertos. Los árboles producidos por medio de semillas son de desarrollo muy lento y las primeras cosechas aparecen entre los 8 y los 12 años de edad, por lo que se hace imprescindible cultivas variedades injertadas que producen cosecha en un período de 2 a 3 años. Es árbol atractivo, tanto por su copa densa y enmarañada como por su tronco recto y corteza lisa y exfoliante. Se puede utilizar solitario o en combinación con otras especies para crear excelentes efectos paisajísticos.
 

El cascarillo, amarillo o piedrillo
Nombre científico: Lafoensia punicifolia
Familia botánica: Lythraceae
Presentamos a uno de los árboles nativos que fueron muy abundantes en los bosques que una vez cubrieron el Valle Central de Costa Rica y la ciudad capital San José. Actualmente es una especie muy rara de encontrar en estado silvestre. Es un árbol muy llamativo principalmente por su denso y atractivo follaje de textura áspera y aspecto brillante, conformado por hojas pequeñas, puntiagudas y de superficie ondulada, rosadas cuando están nuevas y varios tonos de verde las más viejas. Posee gran cantidad de atributos y cualidades por ejemplo, sumamente maleable lo cual significa que se puede podar para obtener formas y tamaños a discreción, como elegantes y atractivos setos o muros vegetales; su follaje denso y fino como un sarán protege los terrenos inestables susceptibles a erosionarse por la lluvia; también produce una atractiva y fina madera de color amarillo. Como dato curioso, de la corteza se obtiene un tinte negro intenso para los tejidos de algodón. Es una de las muy contadas especies de árboles sobre los que naturalmente nacen, viven y producen flores y frutos las pitahayas (Hylocereus costaricensis ). Es una de las especies de árboles nativos de Costa Rica con las mejores cualidades para ser cultivado como bonsai y como ornamental urbano. Es una especie forestal muy fácil de reproducir por medio de semillas y requiere de plena exposición solar para desarrollarse bien.
 
Al adquirir NUESTRAS PUBLICACIONES en disco compacto
que tenemos a la venta,  usted estará financiando
nuestro proyecto de educación forestal.


Las casuarinas o pinos australianos
Nombre científico: Casuarina equisetifolia y Casuarina cunninghamiana
Familia botánica: Casuarinaceae
Originarios de Australia y de las islas de Oceanía, estos extraños árboles literalmente conquistaron el mundo desde hace varios siglos. Durante muchos años se creyó que eran una especie de pino o conífera similar debido a su forma perfectamente cónica, a la presencia de agujas o acículas en lugar de hojas, y a la presencia de pequeños conos o "piñas" por frutos. Luego se descubrió que se trataba de un auténtico árbol magnoliófito o angiospermo con flores y frutos verdaderos, más emparentado con el pino y el roble que con el pino y el ciprés. Entonces, lo que parecen ser agujas de pino en realidad son simplemente delgadísimas ramitas recubiertas de hojas largas y delgadas. La palabra casuarina se refiere a la gran semejanza que existe entre el follaje de estos árboles con el plumaje de los casuarios, extrañas aves terrestres de Australia e islas vecinas. Poseen una gran variedad de atributos, como el hecho de ser árboles extraordinariamente resistentes y tolerantes a la sequía, al calor, a la brisa marina, a los suelos arenosos y rocosos, y uno de los pocos árboles de tamaño grande capaces de nacer y desarrollarse normalmente sobre las playas tropicales y subtropicales del mundo. Crecen muy rápido y pueden alcanzar alturas de hasta 25 metros. Además producen grandes cantidades de madera con excelentes propiedades para ser utilizada como leña y carbón, y sus raíces son capaces de fijar valioso nitrógeno al suelo por medio de nódulos bacteriales. Su reproducción natural es muy agresiva y en algunas partes del mundo se han convertido en verdaderas plagas forestales incontrolables.
Estas dos especies fueron introducidas a Costa Rica allá por la década de los 60, y se promocionaron como árboles de muy rápido crecimiento, maderables, ornamentales y para crear cortinas tapavientos de rápido establecimiento, y en poco tiempo habían miles de casuarinas plantadas por todo el país, principalmente en zonas frías y ventosas. A pesar de todos sus grandes beneficios, en nuestro país las casuarinas no pudieron adquirir la popularidad que han logrado en otras latitudes, debido principalmente a que los árboles que fueron plantados muy juntos, al hacerse grandes adquirieron formas muy raquíticas y desagradables a la vista. Otro motivo que propició esta impopularidad es que su madera está llena de cristales de sílice y daña las herramientas de corte en los aserraderos y talleres en donde se procesa. El único motivo por el cual algunas personas aún plantan casuarinas en sus propiedades, es que el viento produce un sonido alucinante y muy relajante al pasar por entre su permeable follaje, lo cual también les ha valido a estos árboles el nombre de pinos silbadores.
 

El cebo
Nombre científico: Vochysia guatemalensis
Familia botánica: Vochyseaceae
El cebo o mayo blanco como también se le conoce, es un hermoso árbol siempre verde originario de México hasta Panamá o Colombia. En Costa Rica se le encuentra por lo general a orillas de ríos o en bosques secundarios formando rodales casi puros  en ambas vertientes pero prefiere los sitios más húmedos como Zona Norte y el Atlántico,  entre los 0 y 900 m de altitud, aunque no es raro verlos en los 1000 m. Típico por su tronco grisáceo, cilíndrico y muy recto que puede alcanzar los 45 m de altura con un diámetro de más de 1.5 m, además posee pocas ramas bajas lo que le permite tener una densa pero estrecha copa. En lugares muy húmedos puede llegar a desarrollar pequeñas gambas que le ayudan a sostenerse. Es una especie de crecimiento muy rápido perteneciente al gran grupo de especies "heli ofitas" o amantes del sol, por lo que siempre va a estar creciendo en lugares recién abiertos ya sea por la caída de un árbol o por la intervención humana, y en donde se está desarrollando un bosque secundario.  No es exigente en cuanto a tipos de suelos, ya que posee la característica de acumular mucho aluminio, por lo que no tiene problemas para crecer en suelos ácidos y pobres. 
Su copa está formada por hojas simples unidas en grupos de 3 alrededor de las ramitas, lo que se conoce como verticiladas, de color verde fuerte que contrasta perfectamente con los llamativos ramos de flores amarillas que cubren totalmente la copa en una explosión coordinada de todos los árboles de alrededor, que ofrecen un verdadero espectáculo de color y movimiento gracias a los cientos de mariposas, abejas y colibríes que revolotean sobre ellas. Estos ramos erectos pueden llegar a medir entre 15 y 30 cm  de largo y se presentan inclusive en individuos muy jóvenes. Los frutos son cápsulas de unos 5 cm  de largo con lados planos, muy buscados por pericos y loras que inclusive los devoran siendo aún muy tiernos; una vez que han adquirido una coloración café se abren y liberan 2 ó 3 semillas aladas que aprovechan el viento para dispersarse grandes distancias, en donde germinarán abundantemente y formarán rodales casi puros. La suave madera es de color amarillenta con ciertos tonos dorados, de grano entrecruzado, lustre regular y textura media, ofreciendo buena trabajabilidad para ciertos usos que no requieran resistencia a insectos, como por ejemplo embalajes, muebles económicos, rodapiés, venillas, forros,  formaleta, construcción rural, postes, formaletas, cajas, cajones, juguetes, artesanías, contrachapado entre otros. Por la gran cantidad de materia orgánica que bota es un excelente mejorador de suelos, la cual también en forma molida se ha utilizado como fijador de tintes en telas de algodón. Una especie muy noble que permite ser reproducida por medio de semilla por su fácil y alta germinación o por trasplante directo del suelo a la bolsa.

El cedro amargo
Nombre científico: Cedrela odorata
Familia botánica: Meliaceae
Este es probablemente uno de los árboles silvestres más familiares y mejor conocidos en Costa Rica, gracias sobre todo a las características físicas de su muy fina madera la cual posee una magnífica trabajabilidad que le permite ser utilizada en la confección de muebles de lujo, pisos y artesones decorativos, esculturas, modelos a escala, moldes para vaciado, artesanías, ornamentos, artículos deportivos, herramientas de precisión, mesas de billar, y mil cosas más. Pero además se trata de un árbol corpulento y muy atractivo, de tronco grueso y elevado la mayoría de las veces, con una característica corteza cubierta de grietas verticales, y una copa redonda y muy densa. Se le encuentra a lo largo y ancho del país desde el nivel del mar hasta los 1200 metros de elevación más o menos. Una vez al año, produce una gran cantidad de frutos secos los cuales se abren y dejan escapar miles de semillas que se dispersan con el viento. Estas semillas poseen una sorprendente capacidad para germinar y desarrollarse, y si caen sobre un terreno abierto en pocos años formarán un bosque puro de esta especie. Los individuos que habitan en el Pacífico Norte del país, se liberan de todo su follaje durante la estación seca fin y principio de año. El nombre común se debe a que todos los tejidos de este árbol, desde la corteza hasta las semillas, poseen un fuerte sabor amargo acompañado de un aroma muy característico y penetrante que recuerda al ajo o a la cebolla. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 

El cedro de la India o mundani
Nombre científico: Acrocarpus fraxinifolius
Familia botánica: Caesalpiniaceae.
Después de la teca (Tectona grandis ), el mundani es probablemente el segundo árbol más popular y más intensivamente plantado en las regiones tropicales de Asia en donde existe plantaciones de millones de individuos. Es originario de la India y de Birmania, pero desde hace muchas décadas se introdujo a todas las regiones tropicales de Asia, África, América y Oceanía, gracias a sus múltiples bondades como árbol ornamental, muy fácil de reproducir y de cultivar, de crecimiento muy rápido, que produce magnífica sombra para las plantaciones de cacao, café y té, buena leña y excelente carbón, soporte para plantar trepadoras como la vainilla y la pimienta negra, formación de barreras tapavientos, producción de abundante materia orgánica y excelente árbol atrayente de abejas. A pesar de tantas virtudes, cuando por primera vez se comenzó a plantar este árbol en Costa Rica a mediados de los años 70, fue víctima de una enfermedad ocasionada por un hongo nativo que ocasiona la marchitez del árbol desde las puntas de las ramas hacia abajo, luego el ataque de termitas y por último la muerte del árbol, por lo que nunca más se volvió a plantar esta especie en nuestro territorio. ¡Imagínense nada más si esta enfermedad nativa por desgracia llegara a la India!





La ceiba
Nombre científico: Ceiba pentandra
Familia botánica: Bombacaceae
Presentamos con mucho orgullo al Árbol Nacional de la hermana República de Guatemala. Los antiguos y misteriosos Mayas adoraban a este árbol al cual llamaban yax-che y era absolutamente sagrado porque creían que mantenía unido y a la vez separado a todo el Universo, creencia que compartiría cualquier persona al contemplar de cerca a alguno de los individuos más grandes de esta especie, los cuales pueden alcanzar hasta 80 metros de altura y más de 4 metros de diámetro en la base de su tronco. Una sola rama puede llegar a ser más grande y corpulenta que la mayoría de las especies de árboles, y en su extensa copa habita un complejo ecosistema de plantas y de animales. Se reconoce fácilmente por su tronco recto y cilíndrico de corteza lisa, con enormes y corpulentas gambas o contrafuertes en su base las cuales evitan que estos gigantes se desplomen bajo su propio peso de varias decenas de toneladas en los árboles más grandes. Es la única especie de árbol pantropical o sea, que naturalmente se le encuentra en las regiones tropicales de América, África, Asia y Oceanía. A pesar de todo esto, lamentablemente las ceibas se podrían considerar como las ballenas forestales pues son frecuentes víctimas de la codicia humana ya que de un solo árbol se obtienen miles de pulgadas cúbicas de madera para la construcción. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO. El nombre ceiba es una muy antigua palabra de origen antillano pero se desconoce su significado exacto.
 

El ceibo o ceibo barrigón
Nombre científico: Pseudobombax septenatum
Familia botánica: Bombacaceae
A solicitud de: Francisco Javier Martín Escobedo, Yucatán, México.
Existe una confusión popular entre la ceiba y el ceibo, por lo cual hemos incluido a las dos especies juntas para establecer las diferencias. Efectivamente se trata de dos especies diferentes de la misma Familia botánica Bombacaceae, pero muy parecidas a simple vista. Sin embargo, el ceibo es muy fácil de reconocer porque su corteza es lisa y presenta unas inconfundibles bandas verticales de color verde esmeralda con una delgada línea amarilla central. Además el ceibo no alcanza ni la mitad de las gigantescas proporciones de la ceiba. Adicionalmente la ceiba casi siempre presenta abundantes aguijones en la base del tronco, mientras que el ceibo casi nunca posee aguijones. Por último, el ceibo es una especie que habita principalmente en áreas marginales en donde los suelos son muy inhóspitos, como las sabanas, las orillas de los humedales y bermas arenosas que corren paralelas a las playas arenosas, lo cual lo convierte en una muy valiosa opción para reforestar áreas en donde la mayoría de los árboles no es capaz de sobrevivir. Esta especie requiere de mucha investigación pues su población actualmente se encuentra muy reducida a causa del auge de la actividad de la construcción justo sobre sus habitats naturales.
 
 
 
 

El cenízaro o genízaro
Nombre científico: Samanea saman
Familia botánica: Mimosaceae
A solicitud de: Ana María Castillo, Costa Rica.
Hablar del cenízaro es hablar de un venerable árbol, con su grueso y bajo tronco de corteza de color casi negro, y sus enormes ramas que pueden tener una longitud de hasta 30 metros o sea, 3 veces más que la altura total del árbol. Durante la estación seca produce una gran cantidad de atractivas flores de largos y abundantes estambres rojizos, de las cuales nacen abundantes legumbres de hasta 10 cm  de largo, en cuyo interior encontramos una especie de miel espesa y dulce de olor y sabor muy penetrantes, que a algunas personas les resulta muy agradable y a otras les produce trastornos digestivos. Su corteza áspera y sus enormes ramas, lo convierten en un árbol perfecto para establecer jardines colgantes a base de orquídeas, bromélias, pitahayas y toda clase de plantas epífitas. Es una especie de muy rápido crecimiento y su madera oscura y pesada se ha utilizado desde hace mucho tiempo para la fabricación de muebles lujosos. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 
 

El cerillo o cafecillo
Nombre científico: Xylosma sp.
Familia botánica: Flacourtiaceae
Este árbol propio del bosque secundario de las regiones bajo los 1000 m de elevación en ambas vertientes,  es de porte pequeño alcanzando en condiciones favorables los 12 m de elevación con un tronco delgado de alrededor de 20 cm  de diámetro; caracterizado por tener espinas tanto en el tronco como en sus ramas largas y delgadas, en las cuales se aprecian al final unas pequeñas estípulas de forma triangular. Sus hojas simples y alternas, con el borde aserrado y la lámina levemente ondulada, son de color verde fuerte y cuelgan en las ramitas hacia abajo, como cayendo y al verlas a  trasluz presentan puntos y rayas translúcidas muy visibles a simple vista. Las pequeñas flores con sépalos de color verde claro y sin pétalos, están agrupadas axialmente a lo largo de la rama y poseen una suave fragancia, muchas veces poco sentida.  Sus frutos ovalados se tornan amarillentos a rojizos al madurar y al abrirse en tres valvas, se puede observar una semilla lisa de color naranja cubiertas por un arilo anaranjado muy fuerte casi rojo. Se le encuentra desde México hasta Venezuela.
 
 
 

El chaperno negro
Nombre científico: Lonchocarpus salvadorensis
Familia botánica: Papilionaceae

Uno de los grandes y hermosos desconocidos para la gran mayoría de las personas, divisado únicamente pocos días al año, cuando engalana los campos con su espectacular floración púrpura. El chaperno negro es un árbol nativo desde Guatemala hasta Panamá y se le puede encontrar desde los 500 m hasta  los 1000 m de altitud, especialmente en la vertiente Pacífica y alrededores del Valle Central, en donde se le observa creciendo en sitios marginados, cañones de ríos u orillas de caminos. En el sector de Cambronero en San Ramón se pueden observar concentraciones de estos árboles, por lo que son muy fáciles de identificar si están floreados.
Un árbol de tamaño medio que no supera los 20 m de alto, posee un tronco no muy grueso, cubierto por una  lisa corteza de color café con líneas amarillentas y manchas formadas por líquenes; desde muy abajo el tronco empieza a ramificarse y sus largas ramas forman una copa extendida, lo que lo hace más atractivo para su uso como ornamental al tener poco tamaño pero una buena superficie de floración.  Sus hojas  compuestas  poseen entre 5 y 7 gruesos foliolos de color verde muy brillante, con una textura que recuerda las hojas de plástico, siendo común encontrar en ellas muchas verrugas producto de la acción de una avispa o mosca. A principios de año bota sus hojas y se cubre totalmente de cientos de densos ramos terminales de pequeñas flores púrpuras, las cuales cambian a tonos más pálidos conforme envejecen; por su delicado aroma atraen gran cantidad de abejas y muchos otros insectos, los que a su vez atraen por supuesto a las aves insectívoras.
Los verdes frutos son vainas muy delgadas que permiten ver fácilmente las semillas, al madurar se tornan cafés y muy quebradizos, con lo cual liberan las oscuras semillas con forma de frijol aplastado, muchas de las cuales germinan fácilmente en la base de los árboles, y los arbolitos pueden ser trasplantados sin mayor problema, eso si su desarrollo es lento y cuidadoso, especialmente se les debe proteger del viento y el sol directo.  En cuanto a su madera, a pesar de tener buenas características de dureza presenta el problema de que su aserrín es muy irritante y no es resistente al ataque de insectos, por lo que no se le utiliza. Por sus características es una especie ideal como ornamental para lucirse en parques, jardines amplios, orillas de carreteras y cercas de fincas; además  posee un buen potencial como abono verde y fijación de nitrógeno así como en la formación de rodales de protección de ríos y nacientes.  Y como dato curioso el 13 de Octubre del 2009, el Concejo Municipal de Poás de Alajuela aprobó unánimemente declarar como "Símbolo del Cantón de Poás, al árbol de Chaperno Negro", un inigualable ejemplo que ojalá muchos otros cantones lo pudieran seguir, identificando aquel árbol que mejor los represente.
 

La chaya o chayamansa
Nombre científico: Cnidoscolus chayamansa
Familia botánica: Euphorbiaceae
A solicitud de: María Alejandra Cevallos Centeno.
Aunque no alcanza las dimensiones de un árbol propiamente dicho, la chaya es un arbusto muy vigoroso y de buen porte que no se puede dejar de lado. Se reconoce de inmediato por la gran cantidad de ramas largas y gruesas que desarrolla la planta, y por sus grandes hojas lobuladas que nos recuerdan mucho a las de la vid. Produce flores todo el año las cuales son pequeñas y blancas, agrupadas en racimos pequeños al extremo de pedúnculos muy largos y erectos de hasta 30 cm  de largo. Las hojas de la chaya poseen una gran reputación en países como México y Guatemala por sus ampliamente aprovechadas propiedades culinarias, alimenticias, medicinales y terapéuticas. Basta decir que también se le conoce como la espinaca Maya y que se consume de manera abundante para aliviar problemas de hipertensión y azúcar en la sangre. Aunque existe un gran debate acerca de la correcta clasificación botánica de esta planta, lo único que de verdad vale la pena saber es que se trata de un arbusto de muy rápido crecimiento y desarrollo, capaz de adaptarse a casi cualquier condición ambiental, y las hojas se pueden comenzar a cosechar y a aprovechar a los pocos días de plantado. Por los anteriores motivos constituye una opción alimentaria ideal para ser reproducida y plantada masivamente en todas aquellas comunidades rurales o urbano-marginales en donde las condiciones ambientales son precarias y los alimentos son escasos. Para información más detallada acerca de esta especie, visite La chaya.
 
 
 

El chicasquil
Nombre científico: Cnidoscolus aconitifolius
Familia botánica: Euphorbiaceae
Hace menos de 100 años, en los patios, cercos o huertos de cada casa existente en Costa Rica, ya sea en las ciudades, pueblos o campo, había plantado al menos un árbol de chicasquil y la razón era muy lógica, pues si en algún momento por desgracia los alimentos escaseaban, las hojas de este árbol se podían cocinar y comer como si fueran espinacas, proporcionando a las personas las proteínas, fibras, vitaminas y minerales necesarias para mantenerse sanas y vigorosas hasta que se pudieran conseguir otros alimentos. Además, la savia blanca y espesa de este árbol se agregaba a la leche para cuajarla rápidamente y hacer requesones que eran una comida infaltable en la dieta de los costarricenses de antaño junto con el arroz, el maíz y los frijoles. En una época en la que no existían ni el alambre de púas ni los postes de cemento, las cercas de las fincas se trazaban plantando muchas ramas vivas de chicasquil, las cuales en menos de un año se convertían en otros tantos nuevos y vigorosos árboles.
El chicasquil se reconoce de inmediato por la perfecta y muy ornamental forma semiesférica de su copa, la cual produce una sabrosa sombra permanente aún durante los días más soleados del año. Posee crecimiento tripodial, lo cual significa que de la punta de los tallos o ramas se forman tres nuevas ramas, y así sucesivamente. Produce una gran cantidad de flores blancas y pequeñas muy fragantes, las cuales se agrupan en ramos esféricos que nacen en el extremo superior de largos pedúnculos de hasta 50 centímetros de longitud que hacen posible que las flores sobresalgan por encima del follaje para ser visitadas sin problema por los insectos polinizadores. Hoy en día en Costa Rica los árboles de chicasquil son conocidos solamente por los campesinos de mayor edad. ¿Acaso estamos tan seguros de que nuestro país jamás será víctima de una hambruna o carencia de alimentos básicos? Mucho cuidado...
 

El chilemuelo o quiebramuelas
Nombre científico: Drymis granadensis
Familia botánica: Winteraceae
En las zonas más altas y frías de nuestro país, vive un auténtico "ornitorrinco" del reino forestal ya que posee la forma de un ciprés (Cupressus lusitanica ), la corteza de un sauce (Salix ), las hojas de una magnolia (Magnolia ), las flores de una camelia (Camellia japonica ), los frutos de un olivo (Olea europaea ), las semillas de un cítrico (Citrus ) y la madera de un pino (Pinus ). Esta curiosa mezcla de características se debe a que el chilemuelo es un verdadero fósil viviente pues hace millones de años evolucionó a partir del mismo primitivo grupo vegetal del cual surgieron los primeros árboles con flor por un lado, las primeras coníferas por el otro, y otro gran grupo de plantas que ya se extinguió durante las eras glaciales posteriores. Es uno de los árboles ornamentales más atractivos del país con su copa densa y follaje brillante, y se le utiliza mucho para establecer cortinas tapavientos y cercas vivas pues se reproduce muy fácilmente por medio de postes vivos.  Las aves de las zonas altas se pelean sus frutos carnosos de color morado, y su curioso nombre común se debe a que al morder o masticar sus hojas gruesas y carnosas, se libera un aceite esencial muy concentrado que ocasiona una fuerte sensación picante y de adormecimiento de la lengua y de las encías. Cuentan los viejos campesinos de la zona que antaño, cuando alguien necesitaba de una extracción de dientes o muelas, primero se le daba a masticar un puñado de estas hojas y luego las piezas dentales salían con mucha facilidad y sin dolor.
 
 

El chilamate colorado
Nombre científico: Ficus tonduzii
Familia botánica: Moraceae

Una de esas especies de árboles típicos de cualquier finca, en donde todo él es digno de contemplarse y de ser plasmado en cualquier fotografía, no solo por la belleza de su conjunto sino por ser uno de esos árboles que ha participado en el desarrollo de este país. Cualquier persona queda encantada al poner sus ojos ya sea de lejos  o de cerca sobre uno de estos árboles, especialmente al ver sus múltiples y poderosas raíces superficiales.  Los chilamates se  diferencian en primera instancia del resto de los Ficus, porque ellos nacen directamente del suelo y no sobre otros árboles como las demás especies de este grupo, llamadas "matapalos o higuerones".
Es una especie nativa, propia  desde Honduras hasta Ecuador y en el país se le puede apreciar desde el nivel del mar hasta alrededor de los 800 m o 1000 m de elevación en ambas vertientes y especialmente en el Valle Central, donde se le encuentra en los bosques húmedos. Dependiendo de las condiciones en donde esté creciendo pueden llegar a crecer entre 10 y más de 25 m de altura, desarrollando un fuerte tronco, con ramas largas y gruesas, que forman una copa extendida y semi esférica.  Sus coriáceas hojas son simples y alternas, de color verde por encima y más pálidas por detrás, con nervaduras muy evidentes,  su tamaño varía mucho tanto en lo ancho como en lo largo, ya que se pueden encontrar hojas de unos 10 cm de largo mientras que otras son mayores a 20 cm, sucediendo lo mismo con las estípulas u hojitas que cubren las yemas. Como todo Ficus posee un látex blanco en todas sus partes, tronco, ramas, ramitas, hojas, raíces, él cual puede causar algún tipo de alergia o irritación en las pieles sensibles.
Durante la mayor parte del año se pueden encontrar árboles con frutos llamados síconos que quiere decir en griego "higos", los cuales realmente son frutos múltiples, es decir dentro de cada uno de ellos se desarrollan las flores que serán polinizadas por una diminuta especie abeja, la cual además es  propia de esta especie,  posteriormente se desarrollarán los frutos verdaderos, denominados "frutículos".  Estos higos de forma redondeada y de  1,5 cm de diámetro, son muy llamativos por su intenso color rojo al madurar y por la gran cantidad que se presentan por árbol, están cubiertos por muchas manchitas claras, más evidentes cuando los frutos están verdes. En la base de cada hoja y a lo largo de las ramitas, se puede ver un solo higo, a diferencia de los matapalos en donde nacen dos por hoja, lo que le ha permitido al árbol desarrollar frutos más grandes, más carnosos y con mejor sabor, para atraer a los murciélagos, que son sus mayores dispersores, así mismo algunas especies de aves, monos, saínos, tepezcuintles y demás animales que gustan de este tipo de frutos. Cabe también señalar que en la época de polinización, estos árboles son muy visitados por pájaros que buscan a las pequeñas abejas que llegan en abundancia. 
Por su amplia copa se le utiliza como sombra en potreros en donde además sus higos sirven como alimento para el ganado,  para atraer fauna, en la protección de suelos y ríos, en la medicina tradicional, y por su facilidad para pegar por estacón como cerca viva.


El chilamate de río
Nombre científico: Ficus insipida
Familia botánica: Moraceae

Como su nombre lo indica, este árbol crece natural y espontáneamente a la orilla de los ríos y quebradas del país desde el nivel del mar hasta los 1000 metros aproximadamente, a veces formando agrupaciones cuyas poderosas y extendidas raíces superficiales crean diques y gaviones naturales que protegen las orillas y vegas de los ríos de la muy dañina y perjudicial erosión. Este árbol además es muy importante porque produce grandes y carnosos higos silvestres de los cuales se alimentan ávidamente las iguanas, los garrobos, los peces de agua dulce y muchas especies de aves y mamíferos silvestres, y aunque no tienen ningún sabor como su nombre científico lo indica, con ellos se pueden elaborar dulces y conservas si se cocinan adecuadamente. Es muy fácil de reproducir por medio de semillas o por medio de postes vivos, y crece muy rápidamente. Los arbolitos pequeños son capaces de crecer y desarrollarse sin ningún problema sobre bancos de piedra o arena, en ausencia total de tierra. Aunque también se le conoce como higuerón de río, en Costa Rica los verdaderos higuerones o matapalos son todos aquellos árboles del género botánico Ficus que nacen y se desarrollan en los troncos o copas de otros árboles o palmeras, a los cuales estrangulan y matan conforme crecen, mientras que los chilamates nacen directamente sobre el suelo.
 
ADQUIERA NUESTRO NUEVO LIBRO ELECTRÓNICO

Manual para el Finquero... de Fin de Semana

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el manejo de las fincas,
y nunca se atrevió a preguntar

Información aquí


La chirca
Nombre científico: Thevetia peruviana
Familia botánica: Apocynaceae

La chirca es un arbolito siempreverde muy llamativo por su atractivo follaje verde  que contrasta fuertemente con las flores amarillas en forma de campana, las cuales se presentan casi todo el año. En otros países se le conoce como campanilla de oro o codo de fraile por la forma particular de sus semillas. Es originario de América Tropical y fue identificada inicialmente en Perú, de ahí que su nombre sea peruviana y el Thevetia se le otorgó como un reconocimiento a un misionero franciscano francés llamado André Thévet que dedicó parte de su vida a recolectar y estudiar muestras vegetales y animales en Brasil, mayormente.
Se desarrolla bien en lugares a pleno sol hasta los 1500 m de elevación, inclusive en lugares con suelos malos. Puede llegar a crecer entre 5 y 8 metros o un poquito más, por lo que es una especie utilizada como ornamental en parques y aceras.  Pero se debe tener cuidado con esta especie, ya que casi todas sus partes poseen una savia lechosa que es muy TÓXICA.  Sus hojas son delgadas, un poco gruesas y pueden llegar a medir hasta 15 cm  de largo  y sus flores que en la mayoría de los casos son amarillas, aunque a veces se pueden presentar con un tono más anaranjado, miden aproximadamente 5 cm  de largo y se encuentran en toda la copa junto con los frutos, los cuales poseen una forma triangular muy particular, lo que es una tentación para los niños que se los encuentran, junto con las dos semillas que se están dentro, ideales para ser usados como juguetes.  Pero ATENCIÓN !!! a pesar de que la pulpa de los frutos maduros es comestible y muy buscada por aves, las semillas son TÓXICAS, ya que poseen sustancias químicas (glucósidos ) que actúan como estimulantes cardíacos, y curiosamente en la medicina popular estas semillas se han empleado para diversos tratamientos, lo cual puede resultar muy peligroso. 

La chirca se reproduce muy fácilmente por semilla, incluso en los alrededores de los árboles se pueden encontrar arbolitos creciendo, los cuales se pueden sacar con cuidado y plantarlos en otros sitios.  Otra característica de esta especie es que soporta las podas, lo que le favorece en el desarrollo de una copa más redondeada y con ella una mayor superficie para la producción de flores.  
 

El chirraco o bálsamo
Nombre científico: Myroxylon balsamum
Familia botánica: Papilionaceae
Durante la era precolombina, este árbol aparentemente fue una de las especies forestales más abundantes y grandes de la porción occidental del Valle Central de Costa Rica, desde Santa Ana hasta la costa Pacífica. Sin embargo, hace ya muchos siglos se descubrió que la savia resinosa de este árbol alivia muy eficazmente una gran variedad de problemas del sistema respiratorio: catarros, asma, bronquitis, tuberculosis, tosferina, etc. A esta resina se le conoce como bálsamo del Perú, bálsamo de El Salvador o bálsamo de Tolú, y para extraerlo se realizan sangrados en una serie de cortes a la corteza por donde fluye y se colecta la savia. Esta técnica ocasiona la muerte de los árboles por inanición o por el ataque de plagas y enfermedades que penetran las grandes heridas. Además, posee una madera preciosa y veteada de color anaranjado intenso, la cual también se utiliza para extraer colorantes de excelente calidad para teñir telas de algodón, cuero en incluso madera. La explotación durante tantos siglos de la resina, de la madera y de los tintes, ha llevado a esta especie a ubicarse en un alto riesgo de extinción. Aunque la especie es de crecimiento relativamente lento, los árboles jóvenes y pequeños son muy atractivos gracias a sus hojas pequeñas y de un color verde claro muy brillante.
 
 
 
Para mayor información acerca de esta especie,
visite
Los Árboles del Corazón.


El ciprés
Nombre científico: Cupressus lusitanica
Familia botánica: Cupresaceae
Originario de los bosques del sur de México y de ciertas áreas de Guatemala, Honduras y El Salvador. Por su nombre científico siempre se ha creído que es originario de Portugal, lo cual se debe a un simple y antiguo error de nomenclatura sin corregir. Este árbol se introdujo a Costa Rica a inicios del Siglo XX y se plantó por primera vez en las zonas montañosas, frías y ventosas de la provincia de Heredia, en las fincas de los criadores de ganado de leche que buscaban un árbol apropiado para crear cortinas tapavientos para proteger a sus hatos lecheros del efecto negativo de los fuertes vientos helados típicos de esta zona, y el ciprés demostró ser el árbol con las mejores características para cumplir con éste y muchos otros objetivos. Actualmente es uno de los árboles más intensiva y extensivamente cultivado en las zonas de mediana elevación en Costa Rica, desde los 1.500 hasta los 2.500 metros de elevación.
 A partir de los años 50 se volvió un árbol muy popular sobre todo en el Valle Central pues se convirtió en el símbolo de la Navidad costarricense. Puede llegar a ser un árbol imponente de hasta 30 metros de altura con troncos de hasta 1 metro y más de diámetro. La copa es por lo general estrecha y tan compacta que no deja pasar ni un solo rayo de luz. Sus hojas son diminutas y recubren las ramitas terminales como escamas de pescado. Los frutos son unas esferas pequeñas y leñosas, de color verde al inicio y café oscuro al madurar, momento en el que se abren para soltar sus semillas pequeñas como escamas que se dispersan impulsadas con la ayuda del viento. Gracias a cierto tipo de aceites esenciales muy complejos, el follaje del ciprés y todos sus demás tejidos están impregnados de un olor muy fragante y característico que en Costa Rica siempre se le asocia con la Navidad. Probablemente el ciprés es el árbol con mayor cantidad de usos tradicionales en nuestro país: creación de cercas vivas para tapavientos y apartos de ganado, plantaciones de madera comercial o troncos para la construcción de cabañas y otras obras rústicas, árbol ornamental por excelencia, leña y carbón, árbol de Navidad, extracción de aceites para la fabricación de jabones y champús. Se reproduce muy fácil por medio de semillas en viveros y almácigos, y su cultivo no requiere de mayores cuidados. Si las condiciones ambientales son favorables puede crecer hasta 1 metro de altura por año. Los árboles adultos son ferozmente atacados por termitas que destruyen el interior de su tronco y hacen que el árbol se desplome sin ningún signo previo de estar enfermo, lo cual representa un grave peligro y ha hecho que la popularidad de esta especie haya caído mucho en los primeros años del presente siglo XXI. Otro motivo que ha vuelto muy impopular al ciprés es el alto poder herbicida de su densa sombra y de la resina contenida en su follaje seco, que al caer al suelo elimina toda la vegetación que se encuentra bajo su sombra y deja al suelo completamente desnudo. Su valor paisajístico es muy alto pero apreciable solamente en zonas frías y montañosas.
 

El ciprés lorito
Nombre científico: Podocarpus guatemalensis
Familia botánica: Podocarpaceae
Para quienes creen que las bellísimas coníferas como los pinos, abetos, cipreses y araucarias son árboles nativos solamente de los países en donde los inviernos son muy fríos, les tenemos una buena noticia. ¡COSTA RICA TIENE SUS PROPIAS CONÍFERAS NATIVAS! Así es. Tenemos 5 especies de coníferas, y una de ellas, el ciprés lorito, no sólo es nativo sino que es la única conífera del mundo entero que crece en los bosques húmedos tropicales a nivel del mar. ¿Se imaginan? Y sin embargo, a pesar de ser una especie tropical, orgullosamente conserva su aire familiar de conífera, con su copa en forma de cono, su tronco recto y cilíndrico y sus hojas pequeñas de color verde claro. Es como encontrar un árbol de Navidad en media selva. Está en la lista de los árboles en mayor riesgo de extinción, y Dios nos dé vida para tener la oportunidad de reproducir y propagar esta soberbia especie.



El cirrí blanco
Nombre científico: Tapirira mexicana
Familia botánica: Anacardiaceae
Corpulento y muy atractivo árbol originario de las elevaciones medianas del país, notable por su tronco recto y cilíndrico y su copa de follaje compacto y muy brillante que lo convierten en una excelente opción como ornamental. En los extremos de las ramas produce grandes y abundantes racimos de frutos pequeños, carnosos y aromáticos que atraen a una gran cantidad y variedad de aves y de murciélagos frugívoros. Es una excelente opción forestal para desarrollar proyectos para la producción de madera comercial en zonas ubicadas entre los 500 y los 2000 metros de elevación ya que los árboles crecen rápido, desarrollan un tronco recto y cilíndrico y su madera es semidura de apariencia muy atractiva y con una excelente trabajabilidad.
 
 
 

Los cítricos
Nombre científico: Citrus (varias especies )
Familia botánica: Rutaceae
Todas las especies de cítricos como la cidra, grape-fruit, calamondín, limón, limón dulce, mandarina, naranja, naranja agria, pomelo, toronja, etc., son originarias de Asia la gran mayoría y de Europa unas pocas. Probablemente es el grupo de árboles y de arbustos que se ha plantado y cultivado con mayor intensidad en todo el mundo. Antiquísimos textos chinos de la Dinastía Xia indican que el naranjo dulce fue probablemente el primer árbol que comenzó a ser sistemáticamente cultivado allá por el año 2.000 a.C., y actualmente los cítricos son los árboles cultivados más abundantes en todo el mundo, tanto en las regiones tropicales como subtropicales. Sólo las plantaciones de cítricos en el Estado de California, ocupan un área 4 veces más grande que el territorio de Costa Rica. Es un grupo de plantas muy popular y abundante que se planta en nuestro país desde la época colonial en todas las fincas y jardines del país, desde el nivel del mar hasta los 1500 metros de elevación y más. A partir de los años 80 el naranjo dulce se comenzó a cultivar a gran escala en plantaciones comerciales para la exportación. Sus tamaños y formas son muy variables dependiendo de la especie y la variedad, desde los naranjos silvestres que pueden alcanzar los 10 metros de altura, hasta los delicados calamondines ornamentales que producen abundantes frutas con apenas 30 centímetros de altura.
¿Quién no conoce a los cítricos gracias a sus exquisitos y variados frutos con miles de usos y aplicaciones en todo el mundo? Los árboles y arbustos cítricos poseen miles de usos y de aplicaciones no sólo por sus frutos carnosos y comestibles, sino también como plantas ornamentales, de sombra, tapavientos, maderables, medicinales, forrajeras, y una lista interminable de beneficios. Se reproduce fácilmente por semilla para reproducir las especies puras o silvestres generalmente de gran tamaño que duran varios años en producir frutos, y por medio de injertos para desarrollar las variedades especiales de porte pequeño y cosecha en 1 ó 2 años. Crecen muy rápido y no son raros los árboles que crecen más de 1 metro de altura por año de vida. Poseen un alto valor paisajístico pues todas las especies y variedades de cítricos se caracterizan por ser árboles de copa muy densa y de forma perfectamente redonda, de follaje brillante y de colores verdes muy intensos.
 

El cobrizo
Nombre científico: Euphorbia cotinifolia
Familia botánica: Euphorbiaceae
A solicitud de: Carlos Paniagua, Costa Rica.
Arbolito nativo de todos los países de la Cuenca del Caribe, en donde se le ha cultivado desde tiempos precolombinos debido a la gran cantidad de propiedades y beneficios que posee. Inconfundible y único por sus hojas redondeadas y de hermoso y brillante color magenta, las cuales contrastan fuertemente con el color blanco de la corteza del tronco y ramas, lo cual se puede aprovechar para crear paisajes muy ornamentales en parques y jardines. El nombre de cobrizo se debe a que cuando la luz del sol da de lleno sobre su follaje, éste despide reflejos metálicos que recuerdan al cobre. Su capacidad de reproducirse y desarrollarse por medio de postes y estacas vivas es asombrosa, no sólo porque las estacas plantadas comienzan a producir brotes y raíces en menos de una semana, sino porque los postes y estacas son capaces de mantenerse vivas hasta 3 meses antes de plantarse. La savia es blanca y espesa, y hay que tener un poco de cuidado ya que a muchas personas les produce irritaciones y quemaduras en la piel, pero es un detalle insignificante en relación con el enorme valor ornamental de esta planta.
 

El cocobolo
Nombre científico: Dalbergia retusa
Familia botánica: Papilionaceae
A solicitud de: Giovanni Canales, Acosta, Costa Rica.
Si los primeros políticos de Costa Rica que comenzaron a hablar de reforestar, proteger los bosques y conservar a la naturaleza, se hubieran tomado la molestia de conocer un poco a nuestras especies forestales, probablemente buena parte de nuestro país se hubiera reforestado con árboles de cocobolo. Este árbol es conocido sólo por la preciosa madera que produce, de colores que van desde el café miel hasta el café oscuro casi negro, y con la cual se elaboran toda clase de artesanías finas y caros souvenirs para los turistas. Sin embargo, muy pocas personas reconocen al cocobolo como uno de los más atractivos y hermosos árboles ornamentales de flores totalmente blancas que existen en Costa Rica. Además, existe la creencia popular de que los árboles de maderas duras y preciosas son de lentísimo crecimiento, lo cual no se cumple con el cocobolo, un árbol que se desarrolla notablemente rápido en suelos agrícolas con climas húmedos y calientes. Los árboles comienzan a producir flores y semillas a partir de los 4 ó 5 años de edad, y al alcanzar tamaños medianos los individuos producen tanta cantidad de semillas, que si en los alrededores hay potreros o abandonos, se forma una verdadera "plaga" de arbolitos de cocobolo. Por último, la corteza de estos árboles es muy áspera e irregular y es uno de los mejores árboles tutores para "pegar" plantas trepadoras como la pimienta negra y la vainilla, y plantas epífitas como las orquídeas, pitahayas, helechos, bromélias, etc. Un árbol perfecto sin lugar a dudas...
 
 
Para mayor información acerca de esta especie,
visite
Los Árboles del Corazón.


El conchudo
Nombre científico: Caesalpinia bonduc
Familia botánica: Caesalpiniaceae
Sobre las hermosas playas del Pacífico Norte de Costa Rica, encontramos un arbolito de copa extendida y follaje muy espeso, creciendo tranquilamente en las difíciles condiciones de suelos arenosos, salinidad extrema, fuertes vientos y máxima radiación solar, condiciones de vida imposibles para casi todas las especies de plantas y de animales. Sin embargo, el conchudo crece verde, lozano y frondoso, y hasta forma pequeños bosquetes sin importarle las terribles condiciones de este ambiente hostil. Se reproduce muy fácilmente por medio de sus grandes semillas. El nombre conchudo (=concho, grosero ) se debe a que su tronco, ramas, hojas y hasta frutos en forma de concha, están cubiertos por miles de espinas pequeñas, curvas y muy afiladas como agujas. Sin exagerar, cualquier persona o animal que roce el follaje de uno de estos árboles queda atrapado. En un país cuyas playas están sufriendo de un acelerado proceso de deforestación, erosión y contaminación a causa del turismo y de la urbanización desenfrenados, la plantación de árboles de conchudo podría ayudar de muchas formas a la preservación de los sectores más frágiles de nuestras playas y litorales sin necesidad de utilizar las horrorosas cercas de hierro y alambre.
 

El corcho australiano
Nombre científico: Melaleuca quinquenervia
Familia botánica: Myrtaceae
Imponente y robusto árbol originario de toda la costa oriental de Australia, desde donde fue llevado e introducido a todos los países tropicales y subtropicales del planeta, principalmente como un ornamental grande de singular belleza y apariencia y de muy rápido desarrollo, y también como un árbol no sólo tolerante a ser plantado en terrenos permanentemente anegados, sino con la capacidad de desecar dichos terrenos y convertirlos en suelos productivos. Sin embargo hay que tener un gran cuidado con el cultivo de este árbol pues al igual que las casuarina, se reproduce y propaga tan rápida y agresivamente que se puede convertir en una plaga imposible de controlar. La característica que diferencia fácilmente a este árbol de todos los demás, es que pareciera que su tronco esta cubierto de muchas capas de papel grueso y de color blanco o gris claro, lo cual no es más que una adaptación del árbol cuyas capas de corteza muerta no se desprenden y caen al suelo durante el año, sino que se mantienen adheridas al tronco probablemente como una estrategia para proteger los tejidos internos del tronco de los rigores ambientales o de ciertas plantas o animales dañinos. Debido a esto, el árbol es conocido mundialmente con el nombre inglés de  paperbark o sea, corteza de papel. En español se le conoce como corcho australiano o simplemente corcho, lo cual podría prestarse a serias confusiones debido a que el corcho que todos conocemos se extrae de la corteza del verdadero árbol de corcho (Quercus suber ), una especie de roble nativo de Europa y el norte de África.
En Costa Rica esta especie fue introducida por primera como un ornamental en barrios de clase alta, muy probablemente en los años 30 ó 40, a juzgar por el tamaño de los bellísimos y enormes ejemplares que existen en los barrios Escalante, Amón y Aranjuez en el sector este de nuestra la ciudad capital y dicho sea de paso, tanto los árboles como las antiguas y hermosas casas señoriales de este sector libran una diaria lucha en contra de quienes planean convertir estos barrios en parqueos públicos y antros de vicio disfrazados de hoteles para mochileros. Llama poderosamente la atención que aunque este árbol produce una madera comercial de excelente calidad, jamás se la ha cultivado en Costa Rica para dicho fin a pesar de su muy rápido crecimiento, su excelente forma y capacidad de crecer en casi cualquier ambiente del país.
 
 

El cordoncillo
Nombre científico: Piper tuberculatum
Familia botánica: Piperaceae
El cordoncillo es un arbolito común y silvestre como muchos dirían, incluso casi indetectable, pero bueno todas las especies de la naturaleza tienen su importancia en el equilibrio de los sistemas ecológicos y por ello queremos darlo a conocer. 
De unos 6 m de alto, aunque en la mayoría de los casos se queda más pequeño, su delgado tronco de escasos 20 cm de diámetro se ramifica mucho desde abajo, dándole la típica forma de arbusto, gracias a sus largas y también delgadas ramas de color grisáceas. En su densa copa se evidencian muchas ramitas rojizas zigzageantes que sostienen simples y alternas hojas verdes que contrastan con pecíolos  también rojizos. Una característica llamativa de estas brillantes hojas verdes es que uno de sus lados es más largo que el otro (base asimétrica) y que su borde es ligeramente aserrado. Las diminutas flores sin pétalos ni sépalos se agrupan en blancuzcas espigas erectas que nacen en la base de las hojas y sobresalen de las ramitas, como si fueran rabillos de ratón, de ahí que algunas personas lo conocen como ratoncillo o cigarrillo. Las flores son polinizadas por abejas y sus simplemente pequeños frutos son un gran atractivo para los murciélagos, los cuales son sus mayores diseminadores, de ahí que sea común ver estos arbolitos creciendo debajo de grandes árboles, que igualmente son visitados por murciélagos.
Se reproduce principalmente por semillas y tanto sus hojas, tallos espigas y semillas poseen una acción biocida utilizada en el control de una plaga llamada Diatraea saccharalis (Lepidóptero) que afecta los cultivos de la caña de azúcar. En algunos países se utiliza en la medicina tradicional como desinfectante de heridas y como antiinflamatorio y con su infrutescencias se prepara un condimento para darle sabor picante a las comidas. Se le encuentra desde el nivel del mar hasta los 1000 ó 1200 m de elevación en ambas vertientes, siendo común a orillas de caminos, en potreros, en las cercas,  en terrenos abandonados o bien dentro de bosques secundarios, ya que soporta tanto la sombra como el sol directo. Especie nativa desde México hasta Brasil, así como en Guadalupe, Guyana, Trinidad y Tobago, Jamaica y República Dominicana.
 

El cortez negro
Nombre científico: Tabebuia impetiginosa
Familia botánica: Bignoniaceae
A solicitud de: Juan Carlos Fonseca Herrera, Costa Rica.
La Familia botánica Bignoniaceae es ampliamente reconocida en las regiones tropicales de todo el mundo por la espectacular floración de la mayoría de las hierbas, trepadoras, arbustos y árboles que pertenecen a ella, y el cortez negro es uno de sus miembros más notables. El nombre de este árbol se debe a que efectivamente los individuos adultos y grandes poseen una corteza de color gris muy oscuro que cuando está húmeda se aprecia negra como el carbón a la distancia. La espectacular floración del cortez negro aparece como por arte de magia inmediatamente después de la luna llena de diciembre, y lamentablemente sólo dura 5 ó 6 días cuando mucho. El color de las flores es morado o púrpura, y entre más baja, seca y caliente la zona en donde crece, la tonalidad de las flores es mucho más oscura. Por su forma y color de las flores, muchas veces se confunde a este árbol con su congénere el roble sabana (Tabebuia rosea ) que es un árbol mucho más grande y robusto que produce su floración muchas semanas después que el primero y además, las flores del roble sabana son blancas o rosadas en muy diversas tonalidades. En condiciones silvestres es un árbol que tiene grandes dificultades para reproducirse en forma natural motivo por el cual es muy escaso. Gracias a su tamaño relativamente pequeño y a su espectacular floración, el cortez negro es una especie ornamental muy apropiada para plantar en espacios pequeños de las zonas residenciales y urbanas.
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del cortez negro y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica.
Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El corteza amarilla o cortez amarillo
Nombre científico: Tabebuia ochracea
Familia botánica: Bignoniaceae
A solicitud de: Cecilia Garro, Quepos, Costa Rica.
No exageramos al decir que esta especie es probablemente uno de los 10 árboles de floración ornamental más hermosos y llamativos del mundo entero. Basta decir que durante la estación seca y caliente que se presenta en la porción noroeste de Costa Rica durante los primeros meses del año, es muy común observar a grupos de turistas o familias enteras tomándose fotografías o vídeos junto a alguno de los muchos árboles en plena floración que aparecen a la orilla de los caminos y carreteras, ya que sinceramente el espectáculo es celestial. Aunque no produce frutos comestibles que atraen y alimentan a la fauna silvestre, las flores de este árbol sí son muy apetecidas por varias especies de animales grandes que las devoran con avidez, como los monos congos (Alouatta ) y los garrobos (Ctenosaura ). Es una especie un poco difícil de cultivar a causa de un feo marchitamiento o quemadura negra que afecta y debilita su follaje durante los últimos meses del año, pero con paciencia y dedicación se puede lograr que se desarrollen sanos y fuertes y que produzcan su primera floración entre los 8 y 10 años de edad. A pesar de que en Costa Rica la dura, fuerte y atractiva madera de esta especie posee una gran demanda para la fabricación de carrocerías, por suerte la población silvestre de esta especie es más o menos abundante y desde hace varios años se han plantado miles de árboles en parques y jardines por todo el país.
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del corteza amarilla y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica.
Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El cuajilote o cacao de mono
Nombre científico: Parmentiera edulis
Familia botánica: Bignoniaceae
A solicitud de: Edward Luis Calzada Medel, Cuba.
Atractivo y curioso arbolito originario de las tierras mayas en donde se le conoce y cultiva muy regularmente. En la lengua Náuhatl, cuajilote significa "el árbol de la mazorca" pues efectivamente sus frutos carnosos son del tamaño de grandes mazorcas de maíz y nacen directamente en los troncos y ramas más gruesas. Estos frutos son comestibles y su sabor dulce y textura fibrosa recuerdan mucho a los frutos de la carambola (Averrhoa carambola ) o del yuplón (Spondias dulcis ). Sin embargo, el árbol se cultiva principalmente para aprovechar sus raíces de las cuales se elabora un muy eficaz remedio para reducir significativamente los niveles de azúcar en la sangre. Además es un árbol de forma muy curiosa que produce grandes, hermosas y aromáticas flores de color amarillo verdoso muy claro. En Costa Rica este árbol es más bien raro y se podría plantar y cultivar como ornamental y frutal en las zonas más bajas y calientes del país, preferiblemente cerca de cursos de agua.
 

El curá
Nombre científico: Viburnum costaricanum
Familia botánica: Caprifoliaceae
A solicitud de: Carlos Paniagua, Costa Rica.
Este arbolito es nativo de América Central, y su enorme valor como planta ornamental se descubrió hasta hace pocos años. En estado silvestre crece solamente en charrales y terrenos abandonados, como un arbusto desgarbado y poco atractivo de ramas largas y desordenadas. Sin embargo, cultivado en espacios abiertos, con mucho sol y bajo los cuidados de un buen jardinero, desarrolla un follaje brillante, denso y compacto, el cual desde el primer año de vida se cubre de gran cantidad de corimbos o ramos aplanados  de flores blancas y perfumadas que hacen las delicias de las mariposas y las abejas. Cada ramo es una obra de arte en verdad, y produce un racimo de frutillos color morado oscuro y jugosos que atraen y alimentan a una gran variedad de aves silvestres y canoras. Es una planta altamente tolerante a las podas intensas, y con una capacidad asombrosa de producir gran cantidad de nuevos brotes y ramas. Se recomienda muy enfáticamente plantar este arbolito en parques y jardines como una de las más interesantes especies no tradicionales.
 
 

El curú o cristóbal curú
Nombre científico: Platymiscium curuense
Familia botánica: Papilionácea
El famoso cristóbal de la península de Osa, tan buscado por su fina madera y actualmente en peligro de extinción, ha sido una de las especies más confundidas en los últimos tiempos con el cristóbal tradicional  (Platymiscium pinnatum) que se encuentra en el resto del país, pero en realidad es una especie diferente, aunque a simple vista son básicamente idénticos. Es endémica de Costa Rica y aunque en forma muy escasa se presenta desde  el Refugio de Vida Silvestre Curú en el Golfo de Nicoya, siendo éste el que le dio su nombre, hasta la Península de Osa, en lugares con elevaciones hasta los 400 ó 500 m. 
Un árbol de tamaño grande alcanzando unos 30 m de altura y desarrollando un tronco cilíndrico y recto, aunque en lugares muy expuestos a la luz, tiende a deformarse  y ramificar muy abajo. Su corteza es grisácea y lisa, sus ramas largas y gruesas, las cuales forman una copa densa y poco extendida, con hojas opuestas formadas por 5 foliolos acuminados (con punta) de color verde oscuro y brillantes.  Durante febrero, marzo y a veces agosto, en las  axilas de las hojas se evidenciarán los pequeños ramos de entre 30 y 40 flores amarillas,   el fruto alado del tipo sámara de color café oscuro, similar a una hoja seca, mide entre 10 y 14 cm.  de largo y no se abre para liberar a su, por lo general, única semilla color marrón claro, la cual posee una peculiar forma de riñón, de unos 3 cm. de largo y 1 cm.  de ancho.  La fina madera de esta especie ha sido muy cotizada desde el siglo pasado, no solo por su bello color naranja pardo y su buen acabado sino por su dureza y gran estabilidad, que le permiten utilizarse en construcciones pesadas, durmientes de ferrocarril, pisos, artesones, vigas, ruedas de carretas, carrocerías, muebles finos, marimbas, chapas decorativas, ebanistería y construcciones en general.  Sin olvidar que por su bella floración puede ser un excelente árbol ornamental. Se reproduce por medio de semilla, la cual gracias al ala del fruto es llevada por el viento lejos de su árbol padre, en donde caerá y germinará fácilmente, aunque si no encuentra las condiciones adecuadas para brotar muy pronto perderá su excelente poder germinativo, de ahí que no se recomienda almacenarlas. Durante la germinación y los primeros 12 meses de vida se le debe ofrecer sombra y en forma gradual ir eliminándola conforme el arbolito se va desarrollando, se debe tener en cuenta que su crecimiento es lento, una característica muy propia de las especies de maderas duras.

 

El dama
Nombre científico: Citharexylum donnell-smithii
Familia botánica: Verbenaceae
A solicitud de: Antonio Solera, Costa Rica.
Uno de los árboles más emblemáticos y mejor conocidos de Costa Rica, ya que su cultivo y aprovechamiento se realiza prácticamente desde la época colonial. El curioso nombre de este árbol se debe a la apariencia de los largos racimos de frutos que produce una vez al año, los cuales recuerdan a las largas trenzas de cabello rubio que antaño lucían las damas de origen extranjero de nuestra sociedad. En las primeras fotografías que existen de las ciudades, pueblos y barrios de Costa Rica, aparecen con mucha frecuencia sendos árboles de dama plantados en los antiguos parques y aceras, lo cual evidencia la antigüedad de su cultivo. Es un árbol verdaderamente hermoso, de muy fácil cultivo y de crecimiento muy rápido y masivo. En los primeros días del año aparecen miles de ramos florales de hasta 50 centímetros de largo, formados de docenas de florcillas blancas y pequeñas que en conjunto despiden un riquísimo aroma que se siente a varios metros de distancia. Pocos días después aparecen los famosos y notables racimos de frutos carnosos y amarillos que son ávidamente comidos por muchas especies de aves. Por todas estas características, el dama es un árbol que no debe faltar en ningún parque, finca o arboreto.
 
 
 
 
ADQUIERA NUESTRO NUEVO LIBRO ELECTRÓNICO

Manual para el Finquero... de Fin de Semana

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el manejo de las fincas,
y nunca se atrevió a preguntar

Información aquí


El danto
Nombre científico: Roupala montana
Familia botánica: Proteaceae
El danto, carne asada, árbol de carne o zorrillo como también se le conoce en algunos otros lugares, por su peculiar aroma a carne asada, que se desprende al estrujar las hojas y de la madera recién cortada, la cual además en el momento de ser cortada presenta una coloración rojiza, similar a la carne. Este peculiar árbol crece en zonas  de la vertiente Pacífica, hasta los 1500 m de elevación, especialmente en zonas alteradas, bosques secundarios, bosques de galería y sabanas, desde México hasta Bolivia, Perú y Brasil. En condiciones favorables puede llegar a desarrollar una altura casi de 20 m y un fuste no muy grueso de alrededor de 50 cm  de diámetro  con ramas bajas.
Este tipo de árbol presenta una característica muy interesante llamada dimorfismo y es que sus hojas pueden ser simples o compuestas, con bordes enteros, ondulados o aserrados; las hojitas nuevas de las plántulas y de los brotes son compuestas con foliolos de bordes dentados, mientras que las hojas más viejas y de árboles adultos son simples con bordes enteros u ondulados, ambas con un fuerte olor a carne al estrujarlas,  al igual que las ramitas jóvenes. Los racimos de diminutas flores  se evidencian entre los meses de diciembre a marzo y pueden alcanzar  unos 10 a 15 cm  de largo; casi siempre repletos de pequeños insectos atraídos por el exquisito aroma que desprenden las mismas. Los frutos que se encuentran gran parte del año son cápsulas  delgadas de unos 4 cm  de largo por 1 cm  de ancho, con forma de hojita pero de color café oscuro o negros al madurar, conteniendo  dos semillas aladas que le permiten dispersarse fácilmente con el viento y crecer en lugares donde no hay árboles padre cerca. Se le ha utilizado en las cercas y por su alto poder calórico como leña y carbón muy reconocidos, además su madera se ha empleado en construcciones navales y  su corteza en la extracción de taninos y saponinas.
 

El espavel
Nombre científico: Anacardium excelsum
Familia botánica: Anacardiaceae
El espavel es otro de los árboles gigantes de los trópicos americanos. En Costa Rica lo encontramos por todo el país desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación más o menos. En la región del Pacífico Norte en donde se presenta una estación seca bien definida de más de 4 meses al año, los árboles de espavel se localizan principalmente en las orillas de los ríos donde alcanzan tamaños espectaculares. A diferencia de casi todos los árboles del grupo de "los gigantes", el espavel no desarrolla gambas o contrafuertes para sostener su gran peso, sino que la base del tronco por lo general es recta y cilíndrica. Es una especie de enorme importancia para la vida silvestre pues sus frutos alimentan a los peces, aves, mamíferos y reptiles que habitan en y alrededor de los ríos donde estos árboles se  desarrollan. Dicho sea de paso los frutos del espavel son muy interesantes pues el pedúnculo es de color verde, carnoso y tan dulce y sabroso como una golosina. Al igual que la ceiba, el espavel es muy vulnerable pues sus grandes troncos son codiciados por el gran volumen de madera que se obtiene para la construcción. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 
 
 

El espino crucilla o escampagallina
Nombre científico: Randia karstenii
Familia botánica: Rubiaceae
Tradicionalmente considerado como una maleza, un estorbo, un fastidio, un peligro, el espino crucilla es probablemente uno de los más interesantes y atractivos miembros de nuestro patrimonio forestal. Raramente supera los 5 metros de altura, pero es inconfundible gracias a sus largas y delgadas ramas que se desarrollan desde el suelo en interminables horquetas cubiertas de hojas pequeñitas de principio a fin, y con fuertes espinas dispuestas en pares. Se le encuentra creciendo naturalmente bajo la sombra de los bosques en las regiones del Pacífico Central desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de altura más o menos. No hay nada mejor que este árbol para establecer cercas vivas permanentes en los apartos y linderos de las fincas, pues son muy resistentes al fuego, a la sequía y al ganado. ¡No pasa ni una gallina! Cultivados en macetas o en espacios pequeños forman verdaderas esculturas y sus ramas espinosas son el ambiente perfecto para la anidación de gran cantidad de aves. Los amantes de las mariposas estarán encantados de saber que las aromáticas flores de esta especie atraen a miles de ellas. No tenemos la menor idea del origen del simpático nombre de escampagallina con el que se le conoce a esta especie en los viveros del país, pero probablemente alguien observó a las gallinas refugiándose bajo este árbol durante un aguacero..
 
 

Los eucaliptos
Nombre científico: Eucalyptus (varias especies )
Familia botánica: Myrtaceae
Hay alrededor de 100 especies diferentes de eucaliptos de los más diversos tipos, todos ellos originarios de Australia y de las islas vecinas. Una docena de estas especies se introdujo desde hace muchos años en todos los países tropicales y subtropicales del mundo, debido principalmente a su crecimiento extraordinariamente rápido, producción de abundante madera comercial y gran capacidad de sobrevivir en condiciones ultra marginales. Hay eucaliptos de todos los tamaños y formas posibles, desde las especies arbustivas hasta el gigante eucalipto real (Eucalyptus regnans ) que puede medir hasta 90 metros de altura. A pesar de la gran variedad de formas y de tamaños, todos los eucaliptos tienen en común sus flores de pétalos diminutos pero con gran cantidad de estambres muy largos y vistosos de colores blanco, rosado, verde claro, amarillo o fucsia según la especie. Muy notables también los frutos pequeños y leñosos en forma de copa estrecha, con un orificio en forma de cruz por donde salen las semillas, las cuales son microscópicas. En todo el mundo, las diferentes especies de eucalipto se han utilizado para infinidad de usos, siendo los más reconocidos: ornamentales, producción de madera, troncos rollizos para construcciones rústicas, postes para cableado, reforestación sobre suelos marginales, sombra para el ganado, desecación de zonas pantanosas, proyectos apícolas, extracción de sustancias químicas, cortinas tapavientos, etc. Su reproducción es muy fácil por medio de semillas, las cuales sin embargo son microscópicas y es imperativo establecer viveros.
Son árboles reconocidos mundialmente por su veloz crecimiento y el eucalipto deglupta (Eucalyptus deglupta ) es capaz de crecer hasta 3 metros de altura por año. En Costa Rica solamente se han introducido unas 8 especies de eucaliptos para fines ornamentales y de producción de madera comercial principalmente, siendo los más conocidos el deglupta (corteza lisa y verde ), el hoja de plata (follaje plateado y muy aromático ), el blanco (corteza lisa y blanca ), el rojo (corteza áspera y rojiza ) y el limón (follaje de penetrante y agradable olor a limón ). El cultivo del eucalipto en nuestro país tomó un enorme auge durante los años 70 y 80, pero decayó muy rápidamente debido a que al caer al suelo, sus hojas liberan una sustancia que elimina toda la vegetación que se encuentra bajo su sombra, motivo por el cual debe seleccionarse muy bien el sitio en donde se vaya a plantar. Otro inconveniente de los eucaliptos es que poseen una extraordinaria capacidad de absorber y evaporar la humedad del suelo, por lo que pueden desecar pantanos, quebradas, lagunas y hasta nacientes de agua. A pesar de lo anterior los eucaliptos son árboles estéticamente muy hermosos y ninguna otra especie de árbol crece tan rápido.
 
 

El fresno mexicano
Nombre científico: Fraxinus uhdei
Familia botánica: Oleaceae
Atractivo árbol originario de México, miembro de una gran familia de más de 60 especies de fresnos ampliamente distribuidos en América del Norte, Europa y Asia Menor. Esta especie en particular ha demostrado una gran tolerancia a los ambientes tropicales, por lo que se le ha plantado con cierta abundancia en muchos países de América Central y del Sur como árbol ornamental para zonas urbanas y plantaciones comerciales. Los fresnos de todo el mundo son famosos y reconocidos por producir una madera fina, suave y de extraordinaria flexibilidad, ideal para la confección y fabricación de artículos que requieren piezas curvas o capaces de absorber tensiones o presiones. Son árboles de copa redondeada y de follaje grácil y hermoso, muy ornamental, pero requiere de mucho espacio alrededor para manifestar al máximo todos sus atributos ornamentales. En Costa Rica el fresno mexicano se introdujo en los años 60, y en aquél entonces se promocionó con bombos y platillos como un árbol de madera comercial muy fina ideal para la difícil zona de los 1.500 a 2.000 metros de elevación.
Se establecieron varias plantaciones de esta especie pero a los pocos años los árboles comenzaron a ser atacados severamente por la larva de una especie de lepidóptero tropical del género Phassus (Hepialidae ), la cual taladra largos y amplios túneles en el interior del tronco malogrando por completo la calidad de la madera comercial y ocasionando severos daños a la integridad del árbol. El fresno tampoco logró popularidad como árbol comercial urbano, ya que en las estrechas áreas verdes de nuestras pequeñas ciudades, los árboles se desarrollaron largos y escuálidos, casi sin follaje, lo cual no convenció ni motivó a nadie a continuar con su cultivo.
 

El fruta de pava o molidero
Nombre científico: Eugenia salamensis
Familia botánica: Myrtaceae
Árbol nativo de las regiones del Pacífico Norte y Central de Costa Rica en donde es bastante común y muy llamativo gracias a su forma muy irregular y a su corteza policroma durante la estación lluviosa, pero de color casi blanco durante la estación seca. Los frutos son carnosos y del tamaño de aceitunas grandes y conforme maduran pasan por los colores amarillo, naranja, rojo, morado hasta negro y cada árbol produce miles de frutos en diferentes estados de maduración y colorido, que recuerda a un árbol de Navidad. Esta especie es entonces, uno de los pocos árboles de porte, corteza y frutos ornamentales al mismo tiempo. El nombre de fruta de pava no es antojadizo pues las frutas atraen y alimentan a toda clase de animales herbívoros durante el día, y por la noche cientos de inofensivos y benévolos murciélagos frugívoros hacen un tremendo escándalo sobre las copas de estos árboles por mientras sacian su apetito. Para el paladar humano estos frutos no son muy agradables pues son de sabor muy astringente, pero nada importa si tantos animales silvestres se alimentan con ellos. Esta especie guarda un enorme potencial como árbol ornamental y ecológica de nueva generación.
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El fruta milagrosa o sinsépalo
Nombre científico: Synsepalum dulcificum
Familia botánica: Sapotaceae
A solicitud de: Vivien Araya, Costa Rica.
Quienes gustan de los árboles raros con características de verdad sorprendentes, encontrarán en esta especie un motivo de conversación y de diversión con sus amigos e invitados. Se trata de un árbol pequeño originario del África Occidental, notable por la gran cantidad de ramas largas y delgadas que produce, las cuales cargan cantidad de hojas simples pequeñas en forma de raqueta. Los frutos son pequeños, de forma ovoidea y de color rojo muy brillante cuando maduran, cáscara y pulpa delgada con una sola semilla grande en su interior. Al probarlos, se experimentará un sabor dulce en la lengua y garganta, que recuerda mucho a los edulcorantes artificiales. Durante varias horas este sabor impregna tanto el paladar que cualquier otra cosa amarga, salada o ácida que se pruebe, se sentirá empalagosamente dulce. Este interesante fenómeno lo produce la miraculina, una proteína presente en la pulpa de la fruta que en presencia de sustancias ácidas o saladas activa y estimula las papilas gustativas del dulce en la lengua. Por todo lo anteriormente expuesto, los frutos de este arbolito se pueden utilizar como un edulcorante, con la gran desventaja de que los frutos solamente aparecen una vez al año. Debido al pequeño tamaño y forma de sus hojas, así como a la gran cantidad de ramas largas y delgadas que produce, esta especie se utiliza mucho en la confección y formación de hermosos bonsáis.
 
 

El gallinazo
Nombre científico: Schizolobium parahyba
Familia botánica: Caesalpiniaceae
Es muy probable que el gallinazo tenga el récord de ser el árbol de más rápido crecimiento en Costa Rica, pues personalmente hemos logrado registrar desarrollos de hasta 3 metros de altura por año. Se le encuentra sólo en la Vertiente Pacífica del país, y en las regiones en donde se presenta una estación seca bien definida, forma grandes poblaciones en las orillas de los ríos y algunos individuos pueden sobrepasar los 30 metros de altura. Se caracteriza principalmente por su tronco recto y cilíndrico de corteza muy clara, y por la presencia de gambas reptantes y largas como aletas, que pueden alcanzar longitudes de hasta 10 metros sobre la superficie. Los árboles jóvenes de 3 a 5 metros de altura poseen enormes hojas bipinadas que a veces sobrepasan los 2 metros de largo, y por eso mucha gente cree que este árbol es más bien una especie de helecho o de palmera. Al igual que todos los árboles de gran tamaño, el gallinazo también es una de las principales víctimas de la motosierra por el gran volumen de madera para la construcción que produce un solo árbol. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del gallinazo y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El gandul
Nombre científico: Cajanus cajan
Familia botánica: Papilionaceae
El gandul, guandú o frijol de palo como también se le conoce es un hermoso y noble arbolito que aparentemente se viene cultivando en el viejo mundo desde hace más de 3.000 años, especialmente en África y la India, por lo que no se ha podido determinar su origen. Puede llegar a crecer unos 3 m de altura y desarrollar una copa tupida al ser podado. Posee hojas trifolioladas, es decir compuestas por tres foliolos u hojitas de unos  6 cm  de largo con forma de lanza, las flores son amarillas con manchas cafés o púrpuras y se encuentran unidas en racimos  al final de las ramitas. Los frutos son vainas de unos 5 cm  de largo, similares a las de las arverjas y en su interior hay de 2 a 6 semillas redondas de color verdes cuando tiernas y blancas  o manchadas al madurar. Se adapta bien a muchos lugares, inclusive en aquellos que se encuentran por encima de su rango normal de crecimiento, que va de los 0 a los  1200 m de elevación, así como en los que se presentan periodos de sequía, aunque necesita de buena humedad en los primeros meses de plantado.  Es muy fácil de reproducir por semilla y una vez plantado inicia su cosecha entre los 3 y los 5 meses, continuándola por varias semanas. Básicamente no tiene plagas ni enfermedades, fuera de los nemátodos y los hongos que pueden estar presente en el suelo. Se puede podar para fomentar una  abundante nueva cosecha. Aunque la definición de la palabra "gandul" según la Real Academia Española significa vago, se le debería cambiar el nombre a esta especie, ya que de vaga no tiene nada, empezando porque es  una excelente trabajadora  en lo que se refiere a la recuperación de suelos pobres y compactos, porque en muy poco tiempo les incorpora mucha materia orgánica, les fija grandes cantidades de nitrógeno y sobre todo los descompacta por la acción de su gran cepa de raíces, mejorando la estructura, la aireación y el drenaje. También ayuda a protegerlos contra la erosión y  puede ser incorporado directamente como abono verde.
Otros usos que se le han dado son como barrera viva, producción de forraje de muy alta calidad, sombra de almácigos, tapavientos, leña, medicinal, repelente de animales e insectos que viven en el suelo porque sus raíces son venenosas y posee un alto potencial como ornamental. Pero indiscutiblemente el mayor beneficio que el gandul nos ofrece son sus semillas comestibles, las cuales son libres de colesterol, muy ricas en proteínas, fibras, carbohidratos, vitaminas y minerales, inclusive la FAO considera que puede llegar a sustituir parcialmente al trigo en la elaboración de harina para pastas. Se pueden consumir verdes como arverjas o bien enlatadas, secas o congeladas y no solo existe una gran demanda internacional sino que en países del Caribe y Centroamérica hay una extensa lista de recetas a base de este grano, sobresaliendo el famoso sancocho de guandú con carne salá que es el plato del Carnaval de Barranquilla en Colombia,  el arroz con guandú caribeño de Panamá o los guandules guisados de República Dominicana que son comidas nacionales.


El gavilán
Nombre científico: Pentaclethra macroloba
Familia botánica: Mimosaceae
A solicitud de: Jorge Sánchez Camacho, Costa Rica.

Un hermoso árbol del bosque húmedo de las bajuras de la zona Atlántica y Zona Norte, especialmente de las Llanuras de Guatuso, San Carlos, Sarapiquí, Tortuguero así como Baja Talamanca, en donde crece hasta alrededor de los 600 ó 700 m de elevación, a orillas de ríos, en sitios pantanosos, planicies y en especial en lugares con suelos arcillosos, de ahí que se le ha asociado como un indicador de suelos pobres. Es una especie originaria de Nicaragua hasta Brasil. En su ambiente natural puede alcanzar los 35 ó 40 m de altura, desarrollando un tronco grueso de hasta poco más de un metro de diámetro de color oscuro con gambas poco desarrolladas y ramas gruesas las cuales sostienen a una copa bastante densa, formada por cientos de hojas compuestas por diminutos foliolos los cuales se cierran en la noche, característica que se denomina "nictinastía".   A campo abierto desarrolla una hermosa y extendida copa ramificada desde muy abajo, lo cual le brinda un aspecto muy llamativo y ornamental, especialmente cuando se llena de hermosos y contrastantes racimos de pequeñas flores blancas repletas de largos estambres al final de las ramitas, las cuales son grandes atrayentes de abejas, mariposas y otros insectos. Durante todo el año se pueden apreciar los largos y leñosos frutos en forma de vaina, los cuales permanecen en el árbol aún después de que explosivamente se han abierto de par en par lanzando a las semillas a larga distancia, quedando  ambas partes del fruto unidas entre sí, lo cual ha dado origen a su nombre común, por la similitud de éstos con las alas extendidas del gavilán, pero no es raro que hayan personas que lo conozcan más como quebracho.
 
Las semillas son de forma romboide, de color café oscuro, aplastadas y de 2 a 3 cm  de diámetro, las cuales contienen sustancias tóxicas que las protegen de los depredadores, lo cual le permite a la especie tener una alta regeneración y unido a la capacidad que poseen las pequeñas plántulas de desarrollarse en sitios sombríos a gran velocidad logra  colonizar grandes extensiones. Comercialmente el gavilán se ha utilizado como madera de construcción gracias a que es una madera de alta calidad, de grano recto, textura media, moderadamente pesada  y no da problemas para trabajarla, logrando un buen acabado, de ahí que se emplee en vigas, pisos, muebles, chapas, pulpa para papel, puertas y marcos de ventanas, cerchas, andamios e inclusive como durmientes de ferrocarril, debido a que es muy resistente a la pudrición. Posee además propiedades medicinales, taninos en su corteza y de sus semillas se extrae un aceite para cocinar y para elaborar jabones y lubricantes, pero aún esta especie ofrece más beneficios como es la obtención de leña, carbón, propiedades raticidas (semillas ), sombra gracias  a su gran copa y sobre todo la capacidad de recuperar suelos degradados gracias a la fijación de nitrógeno que realizan las bacterias Rhizobium que viven en sus raíces.
 

El granado real o granadero.
Nombre científico: Punica granatum
Familia botánica: Punicaceae
A solicitud de: Patricia Cuadra, Costa Rica.
Aunque es originario de la porción sur del continente asiático, la reproducción y cultivo de este hermoso arbolito se realiza desde las primeras páginas de la historia de la Humanidad, y ya desde los inicios de la colonización europea fue introducido rápidamente a todas las regiones tropicales y subtropicales del mundo. La razón de esta rápida distribución se debió principalmente a que los muy atractivos y apetecibles frutos de color rojo brillante de este árbol, conocidos como granados, poseen una gran cantidad de semillas cubiertas de una pulpa carnosa de color rojo translúcido, comestible, dulce y de sabor muy refrescante y agradable, que desde hace mucho siglos se ha utilizado para elaborar licores muy finos y muy costosos. En la actualidad los frutos del granado real son la materia prima de una muy dinámica y creciente industria que elabora toda clase de dulces, postres, tintes, esencias, colorantes comestibles, saborizantes, licores, refrescos, helados y hasta gaseosas. Por su forma compacta, follaje denso, hojas pequeñas y brillantes, y por sus hermosas flores de color rojo, el granado real es uno de los árboles emblemáticos para cultivar en parques y jardines conceptuales, y una de las especies favoritas de los grandes maestros del Bonsai en todo el mundo.
 

El grano de oro.
Nombre científico: Duranta repens
Familia botánica: Verbenaceae
Contrario a lo que comúnmente se cree, el grano de oro es un arbusto grande totalmente nativo de nuestro país, y con un amplio rango de distribución desde el sur de los Estados Unidos hasta la cuenca del Amazonas. Es muy fácil de reconocer e identificar gracias a sus hojas pequeñas que nacen en grupos compactos a lo largo de sus ramas largas, delgadas y arqueadas. También produce atractivas flores de color lavanda y con olor a violeta, agrupadas en ramos alargados que se forman en la punta de las ramas. Al ser polinizadas por las abejas y las mariposas, las flores producen racimos de frutos amarillos, carnosos y redondos, los cuales no son comestibles para las personas pero atraen y alimentan a más cantidad y variedad de aves silvestres que ninguna otra especie de arbusto. El denso y compacto follaje permanece lozano aún durante la estación más seca y caliente, y las flores y frutos se producen sin interrupción durante todo el año. Es una planta sumamente fácil de reproducir por medio de semillas, estacas y ramas; su cultivo y mantenimiento no requiere de mayores cuidados y no se le conocen plagas ni enfermedades de importancia. Por todas las anteriores características, el grano de oro es uno de los arbustos ornamentales más gustados y populares del país y muy probablemente de los trópicos de todo el mundo.
 
 
ADQUIERA NUESTRO NUEVO LIBRO ELECTRÓNICO

Manual para el Finquero... de Fin de Semana

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el manejo de las fincas,
y nunca se atrevió a preguntar

Información aquí


La gravilia
Nombre científico: Grevillea robusta
Familia botánica: Proteaceae
A solicitud de: Guido Soto Cortés, Costa Rica.
La gravilia es otra de las muchas especies forestales originarias del continente australiano que han sido introducidas y propagadas a lo largo y ancho del planeta, tanto a la intemperie como en ambientes artificialmente controlados. Se caracteriza por ser un árbol muy corpulento que puede alcanzar hasta 40 metros de altura, de tronco cilíndrico y muy recto, y de copa verticalmente extendida. Su follaje posee una textura visual muy atractiva gracias a sus hojas parecidas a las frondas de un helecho, y durante todo el año produce flores alargadas de color amarillo o naranja que se agrupan en ramos alargados con la apariencia de un coral u otro extraño ser marino. Estas flores producen abundantes cantidades de néctar dulce y aromático que atraen y alimentan a muchas especies de aves así como a las ardillas, monos y murciélagos. Produce una madera de excelentes propiedades y con una figura que recuerda mucho a los robles (Quercus ), motivo por el cual es una de las maderas favoritas para la confección de artesanías ornamentales. ¡ATENCIÓN! Algunas personas pueden sufrir de muy severas alergias en la piel al contacto con las flores, hojas y aserrín de la madera de la gravilia.
En Costa Rica la gravilia se comenzó a plantar muy probablemente a finales del Siglo XIX, a juzgar por las más antiguas fotografías de la ciudad de San José en donde se pueden observar claramente árboles de cierto tamaño plantados abundantemente en las aceras y parques de la capital. En otras fotografías de la misma época también se pueden observar postes vivos de gravilia plantados en las antiguas aceras, lo cual revela por un lado la capacidad de esta especie de reproducirse fácilmente por este medio, y por otro lado el desconocimiento de las personas de la época acerca de los enormes tamaños que alcanza esta especie en pocos años, de ningún modo compatible para zonas residenciales. Durante muchos años las gravilias se utilizaron exitosamente como árboles de sombra en los cafetales ubicados al sureste de la provincia de San José y parte media de la provincia de Cartago, pero fueron eliminadas con la introducción de la variedades de cafeto tolerantes al sol. De esas gravilias que una vez adornaron las calles y avenidas de nuestra otrora hermosa ciudad capital, no quedó nada más que sus fotografías.
 

Los guabos y cuajiniquiles
Nombre científico: Inga (varias especies )
Familia botánica: Mimosaceae
Todas las especies de guabos y cuajiniquiles son originarias de los trópicos americanos, desde México hasta la Patagonia, pasando por América Central y por todas las islas antillanas. Son árboles por lo general corpulentos, y hay especies de tronco bajo y copa amplia, y especies de troncos gruesos y cilíndricos pero de copa estrecha. Todas las especies del género Inga poseen hojas compuestas perfectamente paripinadas, con una curiosa glandulita sobre el raquis, justo donde se une cada par de folíolos. Esta glandulita es un nectario que produce un líquido dulce del cual se alimentan ciertos tipos de hormigas. Además, en ambos lados del raquis siempre encontramos tejido laminar formando como una especie de alas. Probablemente Costa Rica es el país en donde se encuentra la mayor cantidad de especies de guaba y de cuajiniquil en todo el continente americano, con más de 50 especies en todas las regiones del territorio nacional, desde el nivel del mar hasta los 2500 metros más o menos. En Costa Rica a algunas especies de guabos también se les conoce como cuajiniquiles.
La diferencia es que los guabos por lo general son árboles más grandes y corpulentos, de frutos grandes y comestibles, mientras que los cuajiniquiles son más pequeños y menudos, y de frutos no comestibles. Son los árboles perfectos y más serviciales que hay. Las diferentes especies de guabo se han utilizado en Costa Rica para una enorme diversidad de usos, incluyendo frutos comestibles, leña, madera, postes vivos para cercas, forraje para el ganado, plantaciones para cafetales y cacaotales, mejoramiento y protección para el suelo, barreras tapavientos, fijación de nitrógeno, atracción y alimentación de fauna silvestre, etc. Los guabos son mejor conocidos en Costa Rica por sus frutos, unas grandes legumbres en cuyo interior encontramos varias semillas cubiertas de un tejido blanco esponjoso y de sabor dulce y muy agradable al paladar para casi todas las personas. Durante la época de cosecha es común encontrar lugares o personas que venden estos frutos, especialmente la guaba machete (Inga spectabilis ), la guaba peluda (Inga tonduzii, foto ), la guaba caite (Inga sapindoides ) y el guabo mecate (Inga edulis ). Son muy fáciles de reproducir en almacigales por medio de semillas y algunas especies se reproducen muy fácilmente por medio de postes vivos. La mayoría de las especies crece de rápida a moderadamente. Algunos guabos poseen una magnífica forma de tronco bajo y copa extendida, y muchos cuajiniquiles son de tamaño pequeño con muy atractivo follaje y abundante floración blanca.
 

El guachipelín.
Nombre científico: Diphysa americana
Familia botánica: Papilionaceae
Uno de los árboles emblemáticos de la cultura costarricense por la gran cantidad de beneficios que ha ofrecido a nuestra sociedad desde hace siglos. Fue uno de los primeros árboles utilizados en nuestro país para establecer cercas vivas gracias a su notable capacidad para reproducirse rápida y eficazmente por medio de postes vivos o postes de pega. Su madera es dura, pesada y extraordinariamente resistente a la pudrición ocasionada por la humedad y los hongos del suelo. Es el primer árbol que florece justo unos días antes de iniciar la estación seca, y es cuando su copa se cubre de un espeso manto de flores color amarillo encendido. Uno de los árboles favoritos para desarrollar individuos ornamentales en áreas verdes gracias a su alta tolerancia y excelente respuesta a las podas de formación. En lengua maya, el nombre guachipelín significa algo así como el-árbol-de-los-siete-cascabeles, debido a que cuando el árbol bota todas sus hojas cuando produce sus frutos, y al soplar el viento estos producen un particular sonido cuando se rozan entre sí. Gracias a su corteza áspera y gruesa, el guachipelín es uno de los mejores árboles tutores para "pegar" y cultivar toda clase de plantas epífitas como las guarias moradas y otras orquídeas, helechos, bromélias o piñuelas, cactos aéreos, etc.

Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del guachipelín y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El guácimo
Nombre científico: Guazuma ulmifolia
Familia botánica: Sterculiaceae
Lindo árbol muy común a lo largo y ancho de todo el territorio comprendido desde el Valle Central Occidental hasta el Pacífico Norte, desde el nivel del mar hasta los 1200 metros más o menos. En los potreros abandonados tiene la capacidad de reproducirse masivamente y formar "guacimales" o bosques casi puros de su misma especie. Su forma es muy variada pues así como hay individuos de tronco recto y copa redonda, también los hay de troncos múltiples y retorcidos con la copa amplia y muy irregular. Es fácil de reconocer gracias a sus característicos frutos negros, leñosos y ásperos (recuadro ) que podemos encontrar en las ramas y/o en el suelo cualquier día del año. En nuestros países mesoamericanos los árboles son aprovechados intensivamente como fuente de excelente leña. Además, el follaje y los frutos son una abundante fuente de forraje muy nutritivo para el ganado. Recientemente se ha descubierto que su madera semidura no posee rival para elaborar piezas torneadas de excelente acabado. Su corteza áspera y gruesa, y sus ramas bajas y horizontales, lo convierten en un excelente árbol percha o tutor, ideal para "pegar" y cultivar toda suerte de plantas epífitas o trepadoras como bromélias, orquídeas, cactos arbóreos, pimienta, vainilla, filodendros, etc. La reproducción es muy fácil por medio de semillas, las cuales germinan masiva y vigorosamente en el suelo como una plaga sin necesidad siquiera de abrir el fruto.
 

El guaitil, jagua, genipa o caruto
Nombre científico: Genipa americana
Familia botánica: Rubiaceae
Uno de los árboles más interesantes de América desde el punto de vista antropológico, cultural y etnobotánico. Como dato curioso, en las regiones húmedas los árboles de guaitil llegan a ser muy grandes y corpulentos, mientras que en las regiones en donde se presenta una estación seca de varios meses los árboles se desarrollan pequeños y a veces arbustivos. El árbol es especialmente llamativo e interesante por sus largas ramas simpodiales y verticiladas, por sus amplias y brillantes hojas opuestas y por sus grandes frutos parecidos a guayabas que nacen solamente en las puntas de todas las ramas. Los frutos son de color blanquecino en su interior y curiosamente contienen un jugo transparente que en contacto con el aire se convierte en un poderoso tinte azul oscuro, cualidad que ha sido aprovechada desde la antigüedad por los pueblos indígenas americanos para pintar y teñir el algodón, el cuero, la madera, la cerámica y hasta su propia piel en donde permanece indeleble más de una semana. Se necesitaría de mucho espacio para poder citar todas las aplicaciones, usos, ceremonias, remedios y supersticiones derivados de todas las partes del guaitil entre los pueblos de América. Los frutos maduros son comestibles para las personas y su pulpa agridulce se puede consumir al natural o en conservas y refrescos, aunque su sabor no es del agrado de todos. Por último, esta especie posee una enorme importancia ecológica pues los frutos atraen y alimentan a los peces de ríos, lagos y lagunas. La palabra guaitil es un vocablo azteca que significa precisamente árbol azul.
 

El guamacho o rosa del desierto
Nombre científico: Pereskia bleo
Familia botánica: Cactaceae
Junto con el mateares y el rosa del Brasil, el guamacho pertenece a un grupo de plantas muy primitivas, casi fósiles vivientes, que son el eslabón evolutivo entre los primeros árboles con flores con pétalos, y la enorme familia de los cactos. Hace millones de años, los primeros cactos que aparecieron sobre el planeta tenían la apariencia de árboles medianos, con tronco leñoso, ramas largas, hojas grandes y espinas muy largas y abundantes. El guamacho es un arbolito pequeño pero verdaderamente espectacular cuando produce sus flores, tan hermosas y llamativas como rosas rojas, gracias a lo cual se ha ganado el nombre de rosa del desierto ya que es capaz de producir abundantes flores en las puntas de cada rama aún en las condiciones más áridas y secas de las regiones tropicales. Los frutos son carnosos, en forma de cono perfecto invertido, y al madurar se vuelven de color amarillo y son comestibles, con un agradable sabor agridulce y textura mucilaginosa con la propiedad de aliviar muy rápida y efectivamente los trastornos digestivos. Gracias a su fácil reproducción, a sus abundantes espinas y a su veloz crecimiento, el guamacho es una excelente opción para establecer cercas vivas impenetrables en lugar del horrible y muy peligroso alambre de púas. Recientemente se descubrió que esta planta contiene un compuesto químico que actúa muy eficazmente en contra del desarrollo de ciertos tipos de cáncer que afectan a las mujeres principalmente.

Forme parte de la
Red de Coleccionistas de Árboles
Solicite su boletín gratuito haciendo CLICK AQUÍ.


El guanacaste
Nombre científico: Enterolobium cyclocarpum
Familia botánica: Mimosaceae
El Árbol Nacional de Costa Rica. Uno de los más bellos y nobles árboles de las regiones tropicales de América, notable e inconfundible por su majestuosa copa extendida de  diámetro hasta 4 veces la altura total del árbol. Fue bautizado por los antiguos indígenas mesoamericanos como cua-necaxtli, que traducido al español significa el árbol de las orejas a causa de que los frutos que produce este árbol son unas legumbres cuya forma efectivamente recuerda a una enorme oreja humana. A pesar de ser un símbolo patrio legalmente declarado, nunca hemos logrado comprender por qué en Costa Rica se permite la destrucción de estos magníficos árboles en proyectos urbanísticos y de explotación maderera. A pesar de ser un árbol de madera muy pesada y dura, los individuos crecen sorprendentemente rápido y comienzan a producir frutos y semillas a partir de los 8 años de edad. La especie posee una sorprendente capacidad para reproducirse masivamente a partir de unos pocos individuos adultos, y puede llegar a formar bosques casi puros en terrenos abandonados. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 
Visite Tradiciones de Costa Rica (www.tradicionesdecostarica.com ) en donde podrá obtener más información acerca de la cultura, símbolos patrios y tradiciones costarricenses.



El guapinol
Nombre científico: Hymenaea courbaril
Familia botánica: Caesalpiniaceae
A solicitud de: Abel Vargas Salazar, Costa Rica.
Presentamos al "duro" del Reino de los Árboles, y no es ninguna exageración. Su madera color rojo oscuro se cuenta entre una de las más duras y pesadas del mundo entero, y la corteza del tronco y ramas posee la textura, dureza y apariencia de una piedra, de lo cual puede dar fe cualquiera que haya intentado clavar un clavo en el tronco de este árbol. A pesar de todo esto el guapinol es célebre por sus grandes frutos leguminosos cuya gruesa cáscara sólo se puede quebrar con la ayuda de un martillo. En el interior de los frutos encontramos varias semillas grandes cubiertas por un tejido harinoso, comestible y muy nutritivo conocido como pinole, pero cuyo fuerte olor y sabor a muchas personas les resulta desagradable. Durante la época precolombina los indígenas mesoamericanos recolectaban y almacenaban grandes cantidades de frutos de guapinol durante la estación seca, para aprovechar el pinole que era un alimento sagrado por su alto valor nutritivo y energético. Por último, la corteza del guapinol y la cáscara de sus frutos contienen grandes cantidades de ámbar vegetal o sea, una resina transparente y espesa que al exponerse al aire se endurece como un cristal, y no es raro encontrar todo tipo de insectos que en algún momento quedaron atrapados dentro de gotas o bolas de ámbar.
 
 
Para mayor información acerca de esta especie,
visite
Los Árboles del Corazón.


Los guarumos
Nombre científico: Cecropia (varias especies )
Familia botánica: Cecropiaceae
A solicitud de: Ana Gabriela Hindelang, Costa Rica.
Árbol imposible de confundir con cualquier otro gracias a su tronco largo y delgado, con raíces aéreas y curvadas en la base, ramas muy pocas pero también largas y delgadas en cuya punta nacen grupos de enormes hojas simples compuestas de lóbulos ásperos y muy prominentes con la apariencia de manos abiertas (foto ). En Costa Rica hay 5 especies muy semejantes entre sí distribuidas por todo el país. En la mitología de muchos pueblos de América tropical, estos extraños árboles son considerados seres místicos del bosque con grandes poderes sobrenaturales, por la creencia de que son capaces de atraer rayos y quedar intactos. Los guarumos poseen una invaluable importancia ecológica pues son los primeros árboles que nacen y aparecen abundantemente en los terrenos destruidos por el fuego, la deforestación, los derrumbes y las inundaciones, iniciando un complejo y maravilloso proceso de regeneración natural de la vegetación en donde unas especies de plantas modifican el ambiente para el desarrollo de otras, y así sucesivamente. Los frutos son diminutos y nacen en racimos largos que son devorados ávidamente por muchas especies de aves y de murciélagos. Por último, las hojas ásperas de los guarumos son uno de los alimentos favoritos de los simpáticos perezosos o pericos ligeros (Bradypus y Choloepus ). Se sabe que la palabra guarumo es una derivación del vocablo yagrumo de origen antillano, pero su significado es impreciso.
 

El guastomate
Nombre científico: Ardisia revoluta
Familia botánica: Myrsinaceae
Si usted es amante y protector de las aves, de los ríos y de la vida silvestre en general, se alegrará mucho de saber que existe una especie de árbol especialmente creado para satisfacer estas labores y necesidades. En efecto, se trata de una especie que gusta crecer y desarrollarse principalmente a orillas de los ríos y quebradas bajo la sombra de otros árboles más grandes. En la lengua Náhuatl, el nombre de esta especie (cuauitl-tomatl = gua-tomate ) significa el árbol de los tomatitos en alusión directa a los miles de frutillos carnosos y rojos que produce una vez al año, cuyo tamaño, forma y posición permiten que muchas especies de aves y de murciélagos los puedan capturar y devorar en pleno vuelo. Al caer, los frutos maduros son ávidamente engullidos por los peces de agua dulce de las quebradas, ríos y lagos. Su tamaño pequeño - mediano, follaje compacto y brillante de follaje perenne durante todo el año, y enormes ramos de flores blancas y fragantes, convierten al guastomate en una de las especies forestales nativas de mayor valor ornamental, paisajístico y ambiental. En algunas partes del país también se le conoce como tucuico, aunque preferimos reservarnos este nombre sólo para otra especie de árbol de la misma Familia botánica, también descrita en el presente álbum.
 
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El guayabo
Nombre científico: Psidium guajava
Familia botánica: Myrtaceae
¿Habrá alguien en Costa Rica que no conozca al guayabo o no haya comido al menos una vez en su vida uno de sus exquisitos frutos? Desde las playas de ambas costas hasta las altas montañas, en climas secos, muy húmedos, fríos o calientes, sobre los suelos muy fértiles hasta los muy rocosos, siempre encontraremos árboles de guayabo creciendo totalmente indiferente e inmune a los rigores ambientales. Se reproduce tan fácilmente por medio de sus semillas en cualquier sitio, que éstas son capaces de germinar aún dentro de su propio fruto maduro antes de caer al suelo. Es uno de los mejores árboles para plantar en proyectos forestales para la atracción y alimentación de la fauna silvestre, ya que sus frutos dulces y carnosos son irresistibles para los animales herbívoros como los mapaches, pizotes, monos, ardillas, venados, guatuzas, tepezcuintles y toda clase de aves y de murciélagos frugívoros (comedores de frutas ). El guayabo es célebre no solamente por las jaleas, dulces y conservas que se elaboran a base de sus frutos, sino también por la extraordinaria dureza, peso y firmeza de su madera la cual posee la reputación de ser "la mejor leña para cocinar" del país. ORIGEN DEL NOMBRE: El nombre guayabo proviene de la lengua Náhuatl y significa algo así como arbolillo o árbol muy pequeño en sentido despectivo.


El guayabón o surá
Nombre científico: Terminalia oblonga
Familia botánica: Combretaceae
A solicitud de: Maikel Mendoza, Venezuela.
Quien no ha oído hablar del famoso "surá", tal vez la mayoría nunca ha podido tener la oportunidad de ver un árbol, pero muchos si han visto y sentido un piso o unas tablillas de esta excelente madera.  Este enorme y maravilloso árbol es nativo desde México hasta América del Sur, creciendo a la orilla de los ríos y las quebradas desde el nivel del mar hasta los 1.000 metros de elevación, siendo común en casi todo el país tanto en las zonas con una estación seca bien definida de varios meses como en las zonas en donde llueve todo el año, con preferencia en las zonas más húmedas, de hecho no tiene problemas para crecer en suelos con mal drenaje e inundados, para ello ha logrado desarrollar fuertes gambas en su base de hasta unos 2 m de alto, que le ayudan a mantenerse firme y bien anclado en los inestables suelos.
Puede llegar a alcanzar los 40 m de altura y desarrollar un tronco recto de entre 70 cm y un metro de diámetro, cubierto por una delgada y lisa corteza marrón que exfolia en largas láminas, dejando expuesta la nueva corteza de color claro, dando su típico aspecto similar a un árbol de guayabo (Psidium guajava) o cas (Psidium friedrishstalianum) muy grande. La densa copa está formada por torcidas ramas con un crecimiento simpodial (como candelabro), mismo que siguen las ramitas, de las cuales nacen al final de ellas las simples y alternas hojas de color verde brillante,  las cuales tienen por detrás (el envés) unos pelitos café llamados tricomas agrupados en la axila de las nervaduras. Las pequeñas flores que son de un color verde amarillento sin pétalos (apétalas) crecen agrupadas en racimos llamados espigas, ubicadas en las axilas de las hojas y pueden llegar a medir hasta 15 cm de largo y los secos frutos caracterizados por tener tres alas membranosas, una más pequeña que las otras, son de un color crema o paja y le sirven para viajar largas distancias empujadas por el viento; cuando están celes son la delicia de las loros y los pericos. Cada fruto tiene una sola semilla que en condición fresca y sin necesidad de tratamientos pregerminativos puede alcanzar poco más del 60% de germinación, la cual se reduce drásticamente con el paso del tiempo.
Durante muchos años se le consideró un árbol sin mayor importancia y de difícil aprovechamiento a causa de sus enormes gambas que hacían complicada la corta del árbol, pero a partir de los años 60 y 70 en Costa Rica se produjo un boom en la construcción de viviendas para la clase media, las cuales se diseñaron con pisos, vigas y artesonados a base de la madera del guayabón la cual se conoce comercialmente como surá, no solo caracterizada por su dureza (0.65 gr/cm3), resistencia, jaspe y durabilidad natural media sino por el excelente acabado que adquiere gracias a características como su jaspe, grano recto, textura media y uniforme pero principalmente por sus grandes y muy acentuadas vetas color café verdoso sobre un fondo color miel, razón por la cual miles de árboles fueron talados a la orilla de los ríos que protegieron durante tantos años, y convertidos en madera para satisfacer la enorme demanda para la construcción y aunque es un poco difícil de secar porque tiende a torcer, rajar y reventar se le emplea en construcción  interna y externa, tablillas, contrachapados, ebanistería, parquet y  columnas, entre otros usos. En las zonas rurales los troncos huecos se emplean como tubos para transportar agua de un lugar a otro y por su belleza se encuentra como ornamental y como sombra.
 

El guayacán real
Nombre científico: Guaiacum sanctum
Familia botánica: Zygophyllaceae
A solicitud de: Orlando Castillo Rojas, Costa Rica.
Bellísimo y extraordinario árbol que se ha convertido en el símbolo de la resistencia en contra de la extinción de las especies forestales en Costa Rica. Naturalmente sólo se le encuentra en los pequeñas reductos de suelos calcáreos de los alrededores de Bahía Salinas y dentro del Parque Nacional Palo Verde. Los árboles no son muy grandes pero son corpulentos y majestuosos, con su corteza gris claro que se desprende en grandes placas leñosas de forma irregular. Su madera de color verde oscuro es de las más duras y pesadas del mundo, lo cual provocó la corta de casi todos los pocos árboles silvestres allá por los años 40. Por fortuna en muchos viveros del país hoy día esta especie se reproduce de manera exitosa y abundante. Es un árbol de forma y flores muy atractivas e ideal para plantar en áreas urbanas por su crecimiento lento.
 
 
Para mayor información acerca del guayacán real,
visite Los Árboles del Corazón.


El guayaquil
Nombre científico: Pseudosamanea guachapele
Familia botánica: Mimosaceae
El guayaquil es uno de esos árboles que mucha gente los ha visto especialmente cuando pasa por las pampas guanacastecas pero curiosamente se quedan con la idea de que contemplaron un cenízaro (Samanea saman) por su gran parecido.  Nuestro guayaquil es un árbol grande que puede llegar a medir entre 25 y 30 m de altura, de tronco irregular de alrededor de 70 cm a menos de 1 m de diámetro, con una hermosa, amplia y densa copa  formada por largas y delgadas ramas que nacen desde muy abajo y que por el peso cuelgan elegantemente.  Su tronco se caracteriza por estar cubierto por una grisácea corteza que se desprende en largas y delgadas tiras como si fueran flecos, incluso desde muy jóvenes tienen esa característica, aspecto que lo diferencia del cenízaro.   Las hojas compuestas y alternas están formadas por pequeños foliolos de color verde intenso cubiertos por una fina pubescencia que los hace muy suaves al tacto a diferencia de la gruesa textura de los del cenízaro, así mismo poseen una pequeña glándula llamada nectario en la base del pecíolo. Durante el mes de diciembre es muy fácil reconocer este árbol porque sus foliolos antes de caerse se tornan amarillos y le dan una apariencia de estar lleno de flores. Los racimos de blancuzcas flores llamados umbelas por su forma de sombrilla pueden medir unos 7 cm de largo y sobresalen por los abundantes estambres, que al caer al suelo ya secos forman una llamativa capa color naranja. Los secos frutos son legumbres de unos 15 cm de largo,  muy delgadas por lo que se pueden ver fácilmente unas 10 a 20 pequeñas semillas donde sobresalen, las mismas de forma ovalada y aplanada son muy duras y de color blanco, las cuales poseen un alto porcentaje de germinación incluso después de largos periodos de almacenamiento, por lo que reproducir esta especie es muy sencillo únicamente se requiere colocar las semillas en un sustrato adecuado y mantenerlas húmedas, para que en muy poco tiempo puedan crecer fuerte y vigorosamente los arbolitos, los que en unos 4 meses ya pueden ser plantados en el campo.  
La madera de color café grisácea con vetas oscuras es pesada, semidura (0.5 a 0.6 gr/cm3),  muy fuerte, de lustre y textura media y aunque su secado es un poco difícil porque tiende a torcerse, es utilizada en horcones, vigas, tablas, tablones, pisos, muebles, durmientes, ebanistería y construcción en general, además es una buena fuente de postes y leña de excelente calidad porque dura mucho para quemarse y no produce mucho humo. Se le ha utilizado también como sombra,  forraje, abonos verdes, ornamental, atracción de abejas e insectos, protección de suelos y fuentes de agua. Una especie propia de Guatemala hasta Ecuador encontrándose en Costa Rica  en la vertiente Pacífica hasta más o menos los 1000 a 1200 m de elevación, especialmente en las riberas de los ríos, bordes de caminos, en potreros y en bosques secundarios.



El güísaro
Nombre científico: Psidium guineense
Familia botánica: Myrtaceae
Nuestros abuelos jamás padecieron problemas de los riñones ni de enfermedades similares, porque sabían que allí cerquita, en el potrero, en la cerca, en el solar, en la plaza, a orillas del camino o en el tajo, estaba el siempre fiel y presente güísaro con sus hojas, ramitas, flores y frutos con más remedios y soluciones para la salud que una farmacia moderna. Es uno de los árboles más rústicos que conocemos y le da lo mismo crecer y vivir sobre piedra, arena, barro o caliche, por lo que también se le conoce como guayaba sabanera o guayaba iguanera. De lejos se parece mucho al árbol de guayaba (Psidium guajava ), pero el güísaro tiene mucho más cantidad de ramas, las hojas son más tiesas y blanquecinas por debajo y los frutos son mucho más pequeños y amarillentos. También es uno de los pocos árboles en el mundo que produce flores y frutos desde su primer año de vida, y los frutos poseen un exquisito sabor agridulce perfecto para comer al natural y para preparar conservas y jaleas.
 

El güitite
Nombre científico: Acnistus arborescens
Familia botánica: Solanaceae.
Junto con el zorrillo de comer, el güitite es la única especie de árbol de la Familia botánica Solanaceae a la que pertenecen el tomate, los chiles, la berenjena y muchas otras hortalizas. Este árbol es famoso y conocido principalmente por su corteza gruesa, amarillenta, suave y esponjosa, la cual se ha utilizado desde hace muchos años para "pegar" orquídeas de todo tipo las cuales se adhieren muy bien al tronco y ramas de estos árboles. Esto ha ocasionado un muy activo y abundante comercio informal de troncos y ramas de güitite los cuales se venden como soportes para el cultivo de orquídeas. Lamentablemente los árboles de güitite se resienten mucho y se enferman cuando se cortan muchas de sus ramas sin curar las heridas, y mueren a las pocas semanas, lo cual aunque parezca increíble, tiene a esta especie en peligro de extinción aunque hace algunos años era de las más abundantes y comunes del país. Aparte de todo lo anterior, el güitite es uno de los mejores árboles ornamentales nativos de Costa Rica gracias a las artísticas formas naturales que adquieren su tronco y sus ramas, y a su notable floración consistente de miles de flores aromáticas y de color crema que nacen a lo largo de las largas y delgadas ramas. Los frutos son idénticos a tomates en miniatura y son la delicia de gran cantidad de aves frugívoras y canoras que llegan por centenares a alimentarse ellos.




Los higuerones
Nombre científico: Ficus varias especies
Familia botánica: Moraceae
Los higuerones son árboles originarios de las regiones tropicales del mundo entero, en donde reciben nombres muy diversos como higueras, árboles higo, sicomoros, banyanes, banianos, etc. Son árboles por lo general grandes, y algunas especies son monumentales principalmente por la amplitud de sus ramas y el grosor de la base de su tronco. Todas las especies son muy semejantes entre sí anatómicamente y fáciles de reconocer de inmediato, no solamente por sus hojas simples gruesas y carnosas, sino también por sus muy prominentes raíces superficiales. Además, tanto las hojas como la corteza poseen una savia blanca, espesa e inofensiva sin sabor ni olor. Lo que pareciera ser los frutos, en realidad son receptáculos redondos y carnosos llamados siconos, en cuyo interior se desarrollan las diminutas flores y los frutos. Estas flores internas son polinizadas únicamente por una especie de avispa diminuta la cual ingresa en el interior del falso fruto por medio de un agujerito llamado ostiolo. En Costa Rica hay unas 15 especies de higuerón distribuidas por todo el país, desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de elevación, y algunas son muy comunes y abundantes, como el de Guanacaste (F. cotinifolia ), el del Pacífico (F. goldmanii ), el del Valle Central (Ficus jimenezii )  y el tico (F. costaricana ) y el de montaña (F. tuerckheimii, foto ). Los higuerones verdaderos son árboles del género Ficus cuyas semillas son depositadas por las aves y los murciélagos sobre las ramas de otros árboles, rocas y hasta muros de edificios, sobre los cuales nacen y se desarrollan.
 Los árboles del género Ficus que nacen y crecen directamente en el suelo se conocen en Costa Rica como chilamates y hay unas 6 especies. Aunque parezca extraño, a pesar de que en Costa Rica los higuerones son tan abundantes no se aprovechan como en otras latitudes del mundo, y sólo se han utilizado como árboles de sombra para el ganado y como postes vivos para cercas, y raramente como ornamentales. No obstante, los frutos de muchas especies son comestibles si se preparan adecuadamente, otras son maderables y el mayor beneficio de todas las especies es su enorme capacidad de producir toneladas de materia vegetal para elaborar abono orgánico y para enmendar, enriquecer y cubrir suelos empobrecidos para volverlos productivos. La reproducción por medio de semillas es complicada ya que son microscópicas y difíciles de manejar, lo cual no hace mucha falta ya que la reproducción por medio de estacas, postes vivos, acodos e injertos es muy fácil y efectiva. Si se planta en suelos profundos y fértiles, un poste o estaca de este árbol puede desarrollase a razón de 1 a 2 metros de altura anualmente, y su copa desarrollarse en las mismas proporciones hacia los lados. Como ornamentales son majestuosos y atractivos árboles que mantienen su follaje verde, fresco y denso aún durante la época más caliente y seca del año, ideal para proporcionar sombra abundante durante el verano. Debido a la fortaleza y extensión de sus raíces superficiales, no se deben plantar a menos de 10 metros de infraestructuras, mamposterías o cañerías.
 

El higuerón chumico o higuerón guaria.
Nombre científico: Ficus macbridei
Familia botánica: Moraceae
Aunque es una de las menos conocidas de las 40 y tantas especies de magníficos higuerones nativos y foráneos que hay en Costa Rica, el higuerón chumico tiene características muy especiales que ameritan dedicarle su propio espacio. Comencemos por mencionar que se trata de uno de los árboles de más fácil y rápida reproducción del país y probablemente del mundo entero, pues basta con cortar una ramita del grosor de un mondadientes y colocarla en tierra húmeda para que comience a producir sus primeras raíces y hojas en menos de 15 días sin ningún tratamiento adicional. Otra característica sobresaliente es que si los arbolitos de este árbol se colocan a raíz desnuda sobre rocas, postes, gaviones, techos, tapias, ramas o troncos de árboles, al igual que se hace con las orquídeas o guarias, no solamente son capaces de sobrevivir en ausencia total de tierra sino que sus raíces se comienzan a desarrollar velozmente en busca de suelo y humedad. Es la especie de higuerón o Ficus más fácil de reconocer ya que sus grandes hojas no son lisas ni carnosas como el resto, sino más bien delgadas, de textura papelosa y muy ásperas al tacto. Todas las anteriores cualidades se pueden aprovechar para cultivar y disfrutar de esta especie de árbol de mil formas diferentes.
 
 

El higuerón paleto o paleto
Nombre científico: Ficus obtusifolia
Familia botánica: Moraceae
De las 40 ó 50 especies de higuerones nativos y extranjeros que tenemos en Costa Rica, el paleto es uno de los más hermosos y notables gracias no solamente a sus grandes y brillantes hojas carnosas cuya forma recuerda mucho a una paleta o raqueta para caminar en la nieve, sino que también desarrolla una copa muy amplia que "cae" o pende con mucha elegancia, lo cual es notable aún en árboles con pocos años de edad. Un detalle muy curioso de esta especie de higuerón, es que antes de madurar sus frutos carnosos siempre están envueltos por una especie de tejido color café llamado bráctea. Se reproduce muy fácilmente por medio de estacas o postes vivos y crece muy rápido, y es especialmente recomendable para plantar en todos aquellos sitios en donde se desee llegar a tener un árbol único de porte muy majestuoso.
 

El higuito
Nombre científico: Ficus pertusa
Familia botánica: Moraceae
¿A quién no se le ha partido el corazón al observar a los arbolitos de esta especie sobreviviendo a duras penas en la grieta de una pared, un caño, una acera, una alcantarilla, un techo y hasta una carrocería? Esto se debe precisamente a la extraordinaria capacidad que esta especie de árbol ha desarrollado para adaptarse a nacer y a sobrevivir en los ambientes urbanos más extremos. ¿Cómo logran llegar hasta allí y nacer las semillas de este árbol? Durante las noches y madrugadas, los murciélagos frugívoros se alimentan hasta la saciedad de los frutos de los higuitos maduros, y al volar por millones sobre las ciudades, estos animales arrojan al defecar un verdadero diluvio de semillas, muchas de las cuales logran introducirse en grietas o agujeros estrechos en donde nacen y sobreviven de manera increíble. A este árbol se le conoce como higuito precisamente porque es la especie del gran grupo de los higuerones (Ficus ) que posee las hojas más pequeñas y gráciles, lo cual es ampliamente aprovechado para la confección de magníficos bonsáis. Si algún día por cualquier motivo los seres humanos abandonáramos nuestras ciudades, es muy probable que los higuitos serían los primeros árboles en colonizar y cubrir por completo todos los edificios, torres y carreteras.
 

El hisopo o calístemon
Nombre científico: Callistemon, varias especies
Familia botánica: Myrtaceae
Interesante árbol originario de las regiones áridas de Australia Occidental, pero actualmente ha sido introducido en las regiones tropicales de todo el mundo por sus propiedades como ornamental de muy rápido crecimiento, y por ser un árbol que se adapta muy bien a los ambientes agrestes en donde imperan los climas muy secos y los suelos muy marginales. Inconfundible por su corteza gruesa y áspera, sus abundantes ramas largas y delgadas cubiertas por hojas pequeñas y estrechas, y por sus flores de largos estambres rojos, agrupadas al final de las ramas en ramos largos en forma de hisopo o cepillo para limpiar botellas. Produce una hermosa copa redondeada y "llorona" de largas y delgadas ramas colgantes. Aunque en su nativa Australia los árboles son pequeños y usualmente no sobrepasan los 5 metros de altura, cuando se planta en ambientes favorables puede llegar a triplicar esa altura. Es un árbol ornamental de alto valor y rápido crecimiento que en menos de 1 año ya produce flores, y una de esas pocas especies de árboles capaces de formar bosquetes densos en el muy corto período de 2 ó 3 años con todos los beneficios ecológicos que esto implica.
En Costa Rica es un árbol muy popular en todo el país sobre todo como especie ornamental en las zonas urbanas, pero aún no se aprovecha su principal cualidad como especie forestal capaz de crecer y desarrollarse sin problemas en los suelos más marginales del país en donde no hay otras opciones para reforestar rápida y efectivamente. Es uno de los árboles más fáciles de reproducir por medio de semillas a pesar de que éstas son diminutas y un poco difíciles de manejar. La reproducción de arbolitos por medio de acodos también es muy utilizada y muy exitosa. En condiciones favorables de clima y suelos, los arbolitos pueden crecer a razón de 2 y más metros por año, produciendo una abundante y amplia copa, y en ambientes marginales el crecimiento sólo un poco menos rápido. Recientemente en Costa Rica se creó el mito de que este árbol es ideal para plantar en pequeños espacios urbanos y residenciales pues no daña las aceras ni las cañerías, lo cual es infundado. Existen varias especies del género Callistemon (citrinus, laevis, linearifolius, linearis, pinifolius, rigidus, viminalis, etc. ) todas ellas muy difíciles de diferenciar unas de las otras, por lo que no es posible asegurar cuál o cuales especies son las que hay en nuestro país.
 

El hormigo
Nombre científico: Triplaris melaenodendrom
Familia botánica: Polygonaceae.

El hormigo,  como su nombre lo dice mantiene una estrecha relación de mutuo beneficio con un tipo de hormigas que habitan en su tronco y ramas,  es una especie nativa de toda Centroamérica  desde el nivel del mar hasta más o menos los 500 m de elevación y en Costa Rica se le puede identificar fácilmente en la época de floración en Guanacaste, Puntarenas  y en la zona de influencia del Pacífico Seco del Valle Central y en ocasiones zonas un poco más húmedas de la Zona Sur, por su espectacular cobertura de flores rojas, muy llamativas desde la distancia. Le gusta mucho el sol y de ahí que se le encuentra a orillas de los caminos, potreros y en terrenos que han sido afectados por la naturaleza o por la influencia del hombre. Es un árbol común que más bien se pierde entre los demás cuando no tiene flores, puede llegar a alcanzar unos 15 m de altura aproximadamente, de tronco delgado y torcido, caracterizado cuando los árboles son jóvenes, por su grisácea y muy lisa corteza que al desprenderse en placas deja ver la nueva corteza de color blanco lo que es muy llamativo por el contraste.
Su copa a diferencia de lo que se puede pensar es pequeña y rala ya que posee ramas cortas, pero se nota densa, por el gran tamaño de sus hojas, las cuales son simples y con cierta similitud con las hojas del tabaco, de ahí que se le conozca también como tabaquillo; además de que tienen la particularidad de que nacen  enrolladas en una membrana y al abrirse dejan ver un lindo tono rojizo. Otra de las características importantes de esta especie es que hay árboles hembra y árboles macho, siendo los hembra los que producen las hermosas flores rojas en racimos más cortos mientras que los machos únicamente producen largos racimos de pequeñitas flores amarillentas. Las flores hembra toman su color rojo de la coloración que adquieren los sépalos del cálix al madurar la misma, como una estrategia de atracción de los polinizadores, debido a que las flores verdaderas están ocultas. Los frutos que encierran una única semilla utilizan estos sépalos que se mantienen unidos a ellos para viajar con ayuda del viento como si fueran pequeños helicópteros. La madera es bastante tosca y difícil de trabajar de ahí que no tenga mayores usos, por lo que básicamente se puede pensar en esta especie como un árbol para ornamental, para protección de pendientes ya que posee un sistema radical muy desarrollado y fuerte, así como para cercas vivas.  Como la mayoría de las especies que les gusta la luz el hormigo se reproduce muy fácilmente por medio de semillas y no requieren grandes cuidados. 

Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del hormigo  y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El hule
Nombre científico: Castilla elastica
Familia botánica: Moraceae.
Presentamos a una de las mejores especies de árboles tropicales para la restauración de zonas deforestadas y ambientalmente degradadas. Este árbol posee un crecimiento asombrosamente rápido y si se plantan varios individuos en un determinado sitio, al cabo de 2 ó 3 años ya se obtiene un verdadero bosquete. Es notable por su tronco recto y sus ramas muy delgadas y larguísimas cuya porción basal cuelga pero su extremo se levanta formando una figura como una "S" horizontal. Posee enormes hojas ásperas como lijas que se forman a ambos lados de cada rama. Produce gran cantidad de frutos grandes y carnosos que son una importante fuente de alimento para aves, murciélagos, tepezcuintles, guatusas, dantas, cerdos silvestres, peces, iguanas y muchos más, lo cual explica por qué al pie de los árboles más grandes de hule siempre encontraremos viveros naturales con cientos de arbolitos de hule y de otras especies. Llegan a ser árboles muy grandes. El nombre de hule se debe a que el árbol posee una abundante cantidad de látex blanco, espeso y pegajoso que al mezclarlo con la savia de unas plantas campanuláceas se vulcaniza -endurece- formando un material muy elástico con el cual los antiguos Mayas elaboraban unas pelotas muy duras y pesadas que sin embargo rebotaban muy bien, con las que jugaban su famoso juego ritual llamado poka-pok.
 
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El icaco
Nombre científico: Chrysobalanus icaco
Familia botánica: Crisobalanaceae.

Otro peculiar arbolito para muchos desconocido y para otros, especialmente vecinos de las zonas costeras, portador de grandes recuerdos. El icaco o como se le conoce en inglés coco-plun, es un pequeño árbol presente no solo en  América, especialmente desde Florida hasta el sur de Brasil y Las Antillas, sino que también se le ubica en África desde Guinea hasta Angola, característica que poseen muy pocas plantas, de crecer naturalmente en dos continentes diferentes.  En Costa Rica se le puede ver en ambas vertientes, en la isla del Caño y del Coco, a orillas de las costas desde el nivel del mar hasta por lo general a unos 10 m de altitud, así como en charrales y bordes de ríos cercanos a las playas. Aunque se desarrolla bien en sitios más altos, como en Esparza en donde se encuentra el árbol de la foto. Por su sencillez y nobleza es una especie nada exigente en cuanto a condiciones para desarrollarse, adaptándose muy bien a sitios marginales con suelos secos, arenosos o rocosos, inclusive es una de las especies  más resistentes a la salinidad de los suelos.
De porte mediano que puede alcanzar unos 6 m de alto,  de tronco delgado y muy torcido cubierto por una corteza oscura y con ramas desde lo bajo,  que le dan una copa densa y con forma arbustiva, un tanto enmarañada.  Sus ramitas llaman la atención porque se tornan rojizas cuando viejas lo que ayuda a reconocer a esta especie.  Las hojas son simples y de forma redondeada, de un color verde muy brillante  y con un pecíolo (palito que une la hoja a la ramita) muy corto, las cuales no se caen en la época seca, lo que le permite al árbol ofrecer una sensación de frescura a los lugares donde se encuentra. Las flores son de color blancuzco a verdoso, sin pétalos y con un poco más de 10 estambres y nacen en pequeños racimos terminales  de unos 3 cm  de largo y aunque no son llamativas se presentan casi todo el año en forma esporádica atrayendo gran cantidad de mariposas, abejas e insectos. Los frutos son carnosos y muy astringentes, de forma redondeada que pueden medir entre 2 y 4 cm  de largo, los cuales al madurar se tornan de color casi negro, pero primero han pasado por tonos rosados y púrpuras; por dentro poseen una pulpa blanca comestible muy nutritiva y apetecida por los conocedores de su dulce y jugoso sabor, el cual también es buscado por muchos pájaros que luego se encargarán de diseminar sus semillas.  Cada fruto posee una única semilla de forma aristada,   dura y  muy rica en aceites que se emplean en la elaboración de candelas y para prender los fuegos, siendo también un deleite para grandes y chicos consumirlas crudas o tostadas.
Entre sus otros usos están formación de cercas vivas, la preparación de refrescos y bebidas fermentadas, mermeladas y postres con los frutos o con las semillas tostadas, sus ramas y troncos sirven como leña o para muebles rústicos, sus semillas también se usan para hacer collares, pulseras y aretes, con sus hojas y frutos se obtiene un colorante negro. La medicina tradicional lo ha utilizado en el tratamiento de diversos padecimientos. Por su forma y la belleza del follaje es una especie con alto potencial como ornamental y por sus características de adaptación se puede utilizar para estabilizar suelos en sitios marginales. Se reproduce por medio de semillas las que han de requerir un periodo de germinación entre 2 y 3 meses, o bien por medio de estacas pero se debe tener presente que esta especie inicialmente crece bastante  lento pero a partir de los 3 años puede empezar a producir frutos. Como dato curioso en otros países se le llama "fat pork" por la similitud de su pulpa blanca con la grasa de los cerdos.


El igualo o loro
Nombre científico: Dilodendron costaricense
Familia botánica: Sapindaceae.

He aquí otra especie forestal muy característica y representativa de la vegetación natural del Valle Central Occidental de Costa Rica. Es un árbol de tamaño mediano y de copa esférica, inconfundible no sólo por sus grandes hojas encrespadas de idéntica apariencia a ciertos helechos ornamentales, sino también por su curiosa corteza de color gris oscuro cubierta por grandes manchas de líquenes de color blanco. Sus flores son pequeñas y se forman agrupadas en grandes inflorescencias semejantes a las del mango (Mangifera indica ). Las semillas son pequeñas, duras, negras y brillantes como piedrillas, y son un verdadero manjar para las loras y los pericos que las comen con avidez. Es otra de las pocas especies de árboles capaces de adaptarse y desarrollarse de manera óptima en aquellos terrenos deteriorados en donde hubo una intensa actividad ganadera, y es 100% resistente a los efectos de la estación seca. Los excelentes atributos ornamentales hasta el momento no han sido aprovechados al menos en Costa Rica.
 

El ilán-ilán
Nombre científico: Cananga odorata
Familia botánica: Anonaceae
A solicitud de: Ignacio Cabrerizo, Costa Rica.
Originario de las islas Java, Sumatra, Reunión, Madagascar y Comoras, es probablemente el árbol más común y abundantemente plantado en todas las islas de los océanos Índico y Pacífico, gracias a sus múltiples virtudes y beneficios, extendidas a todas las regiones tropicales del mundo. Es un árbol de crecimiento recto y vertical que puede alcanzar hasta 40 metros de altura con troncos de más de 1 metro de diámetro en su porción basal. Posee una copa perfectamente cónica que de lejos le hace parecer una conífera. Inconfundible por sus ramas extraordinariamente largas y delgadas, curvadas hacia arriba y con hojas a todo lo largo. Las flores de 3 sépalos y 3 pétalos largos y amarillo-verdosos son muy atractivas y exóticas y liberan un aroma que se percibe a mucha distancia.
El nombre ilán-ilán es nativo y significa algo así como "la flor de las flores". Desde siempre esta especie ha sido aprovechada por los pueblos de su lugar de origen como una fuente de sustancias aromáticas para cultos y rituales de la más diversa índole. Finísimos perfumes y cosméticos de famosas marcas se elaboran a base de los aceites aromáticas de estas flores. Además, sus troncos gruesos y largos se han utilizado en la construcción de templos, viviendas y embarcaciones pues su madera blanca y liviana es de muy buena calidad. A Costa Rica este árbol se introdujo como ornamental en parques públicos en la década de los años 60, pero rápidamente perdió popularidad debido a que en los árboles grandes, las ramas se secan y caen enteras y pesadamente, constituyendo una amenaza a los transeúntes. Se reproduce por medio de semillas las cuales muestran ciertas dificultades para germinar y desarrollarse normalmente en condiciones de vivero. Los árboles jóvenes pueden crecer hasta 2 metros de altura por año. No se recomienda plantar estos árboles cerca de las viviendas ni oficinas, no solamente por las grandes dimensiones que alcanzan en pocos años sino también porque cuando florece, su penetrante aroma puede causar molestias dolores de cabeza e irritaciones nasales a las personas luego de una prolongada exposición.
 

El indio desnudo
Nombre científico: Bursera simaruba
Familia botánica: Simarubaceae
El indio desnudo, jiñote o jiñocuabe como también se le conoce es una de las especies de árboles más popular en las fincas ubicadas en las bajuras y hasta los 1200 m aproximadamente de elevación; presente desde el sur de Florida hasta Brasil. En condiciones naturales puede llegar a alcanzar unos 20 m de alto y desarrollar un tronco grueso, aunque en la mayoría de los casos éste se ramifica desde muy abajo, debido a las constantes podas que se le realizan para obtener postes de pega para reforzar o hacer nuevas cercas, de ahí su abundante presencia en las orillas de los caminos, combinándose muchas veces con el madero negro (Gliricidia sepium ). Lo más llamativo de esta especie es la corteza que cubre el o los troncos y las ramas, la cual es muy delgada y de un fuerte color café con tonalidades cobrizas recordando el color de la piel de los indígenas, y constantemente está desprendiéndose en láminas, lo que le da una apariencia similar a la piel cuando se empieza a caer después de un largo día bajo el sol en la playa sin bloqueador por lo que en varios lugares lo han bautizado como el "árbol turista". Bajo las láminas de corteza que se caen queda una nueva corteza de color verde brillante, por lo que el árbol será muy fácil de reconocer por las tonalidades verdes y cobrizas y por otro lado en las épocas secas, que es cuando bota las hojas, mantendrá su proceso de fotosíntesis a través del tronco y las ramas.
La copa está formada por hojas compuestas con 5 foliolos de color verde brillante y es una de las especie que tiene flores masculinas y femeninas por separado, ambas se presentan en racimos, aunque el de las femeninas es más corto y son polinizadas por abejas y otros insectos. Los frutos secos muy evidentes en las ramitas desprovistas de hojas son de forma ovalada y al madurar se tornan rojizos y se abren para liberar tres pequeñas semillas con dos lados planos cubiertas por un arilo rojo, muy buscadas por los monos, las ardillas y otros pequeños mamíferos. Es una especie de muy rápido crecimiento y poco exigente en cuanto a condiciones ambientales, por lo que se le encuentra en sitios muy áridos, con suelos malos, rocosos, calcáreos o salinos y muy resistente a los fuertes vientos, de ahí que sea una especie ideal para la recuperación de suelos y terrenos devastados, especialmente en condiciones de pendiente. En la medicina tradicional en varios de los países donde se le conoce se emplea para el tratamiento de muchas dolencias y padecimientos.
 

El jabillo o javillo
Nombre científico: Hura crepitans
Familia botánica: Euphorbiaceae
A solicitud de: Manuel Baccaro, Guatemala.
A orillas o muy cerca de cualquier río o quebrada en cualquier parte del país desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación, hay grandes probabilidades de encontrar un árbol de jabillo, inconfundible por su tronco grueso y columnar, con una corteza de color gris claro repleta de agujones negros y cortos curvados hacia arriba como espolones. Uno de los detalles más llamativos de esta especie, son sus frutos en forma de mandarinas, que al madurar y secarse explotan violenta y ruidosamente como granadas de mano, lanzando a las semillas duras y circulares a grandes distancias, lo cual es una estrategia evolutiva muy avanzada que se conoce como dispersión mecánica. Los individuos crecen muy rápidamente y llegan a alcanzar dimensiones asombrosas, lo cual ha sido su perdición ya que esto los convierte en presas fáciles de los madereros que de un solo tronco obtienen miles de pulgadas cúbicas de una madera suave de enorme demanda en el sector de la construcción para elaborar formaletas o encofrados. La especie se reproduce fácil y rápidamente tanto por semillas como por medio de estacas  y postes vivos. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 
 

El jaboncillo o chumico.
Nombre científico: Sapindus saponaria
Familia botánica: Sapindaceae
Desde tiempos muy remotos, las mujeres indígenas de Costa Rica y de otros países tropicales de América, lavaban su ropa y sus tejidos a la orilla de los ríos y quebradas, y utilizaban jabón muchos siglos antes de que éste se inventara y se comercializara por primera vez. ¿Cómo? Gracias a que precisamente en las orillas de los ríos en donde las mujeres lavaban, también crecían y vivían unos árboles no muy altos pero de tronco muy grueso y de apariencia muy irregular, y que constantemente producían frutos redondos que al caer al agua, se suavizaban y comenzaban a soltar una sustancia resbalosa que nuestros indígenas descubrieron que tenía la capacidad de eliminar la suciedad y el mal olor de los tejidos de algodón. Esta sustancia resbalosa es un tipo de grasa que se conoce como saponina, y también está presente en muchas otras plantas y animales, y es la base para la fabricación de muchos tipos de jabón doméstico e industrial. Por tal motivo nuestro árbol se conoce popularmente como jaboncillo, y además posee la insólita particularidad de que sus frutos redondos son translúcidos y a través de su cáscara y pulpa se puede ver la semilla negra y redonda que tiene adentro. Excelente opción forestal para reforestar ríos y quebradas desnudas.



El jaboticaba.
Nombre científico: Myrciaria cauciflora
Familia botánica: Myrtaceae
A solicitud de: Alex Carmiol, Costa Rica.
La jaboticaba o árbol brasileño de la uva es uno de esos arbolitos curiosos que llaman la atención de quien tiene la suerte de verlo en plena floración y sobre todo cuando está cargado de frutos. Porque  a diferencia de la gran mayoría de las especies, éstos aparecen cubriendo casi totalmente todos los troncos y ramas, inclusive en las secciones expuestas de la base de las raíces, de ahí el origen de su nombre científico, el cual en latín significa "cauli" tronco y "flora" flores.  Se encuentra creciendo mayormente en sitios frescos con buenos suelos en Brasil, Bolivia y Paraguay. En Costa Rica fue introducido como frutal y son pocos los lugares en donde se puede ver entre algún patio o solar. De unos 12 m de altura,  con múltiples y delgados troncos, cubiertos por una fina y lisa corteza, que se desprende en placas muy similar a la de la guayaba (Psidium  guajaba), presenta una densa y simétrica copa, con hojas simples, opuestas y de un brillante color verde, aunque cuando son jóvenes son rojizas. Sus pequeños racimos de flores blancas que crecen unidos al tronco atraen muchos insectos por su delicado aroma. De igual manera sus carnosos y jugosos frutos, de sabor agridulce, muy buscados por sus principales dispersadores las aves, así como por pequeños animales, niños y adultos,  son uno de sus mayores atractivos, no solo para consumirlos directamente sino para preparar refrescos, vinos, vinagres y mermeladas.    Estos frutos del grupo de las bayas son redondos, de 3 a 4 cm de diámetro con la cáscara lisa, delgada, astringente y de color morado a negro al madurar; por dentro poseen una pulpa de color muy claro que fermenta en muy pocos días.  Dentro de sus propiedades nutricionales estos frutos son muy ricos en fósforo, hierro, vitaminas del complejo B, vitamina C y niacina. 
Se puede reproducir por medio de semillas, las que se presentan en número de 1 a 2 por fruto, aunque no es raro encontrar 3 ó 4, pero se presenta el problema de que requieren casi un mes para que germinen unas cuantas  y su desarrollo es bastante lento, de hecho para alcanzar el metro y medio necesita entre 3 y 5 años, de ahí que se prefiera reproducirlo por medio de acodos, estacas de raíz e injertos, aunque siempre su desarrollo será lento pero no tanto. Los árboles en los primeros años se deben mantener en sitios semi sombreados y con buen riego. Sus primeras cosechas se dan entre los 7 y 14 años. Además de sus frutos, se utiliza en la medicina tradicional para el tratamiento de múltiples afecciones, inclusive se han aislado componentes anticancerígenos, antiinflamatorios y antioxidantes muy potentes. Como ornamental posee mucho potencial y precisamente por su lento crecimiento es una de las especies más buscadas para bonsai.
 

La jaca, jaquero o jackfruit
Nombre científico: Artocarpus heterophyllus
Familia botánica: Artocarpaceae
NOTA. No confundir a este árbol con el fruta de pan o castaño (Artocarpus altilis ). El jaquero o jaca es un prodigioso árbol originario de la India en donde se le cultiva desde los albores de la civilización por todos los bienes y servicios que ofrece. Es un árbol muy corpulento que puede alcanzar hasta los 25 metros de altura, de tronco grueso, recto y cilíndrico y una copa tan densa y compacta que ni siquiera permite el paso de un rayito de sol, ideal para sombra permanente y para establecer cortinas tapavientos. Sus hojas son de tamaño mediano y con la textura y grosor del cuero, de color verde oscuro muy brillante y de color rojo intenso antes de marchitarse y caer al suelo. Su característica más sobresaliente es que produce los frutos más grandes del Reino Vegetal en condiciones naturales, que pueden tener hasta 1 metro de largo y 40 kilogramos de peso. Cada uno de estos frutos es en realidad un conjunto de cientos de frutos verdaderos mucho más pequeños que durante un prolongado proceso evolutivo se agruparon en una sola estructura compacta conocida como fruto compuesto o sincarpo. Estos enormes frutos compuestos nacen directamente del tronco y de las ramas más gruesas, y resulta todo un espectáculo observar árboles con troncos de 10 centímetros de diámetro sosteniendo varios frutos de hasta 3 veces ese grosor.
El principal valor de esta especie forestal es que sus frutos gigantes son comestibles y muy nutritivos, y actualmente existen muchas variedades a escoger, desde los que se comen crudos por su sabor que recuerda a una mezcla de banano y piña, hasta las que son especiales para preparar hojuelas tostadas tanto o más sabrosas que las mejores papas fritas. Otras variedades se consumen en guisos y sopas como la yuca o camote, y algunas producen semillas especiales para tostar y comer salteadas con un sabor idéntico a la macadamia. La madera del jaquero es muy dura, fuerte y de hermosa apariencia, tan fina como la teca (Tectona grandis ) y muy apreciada en el mundo entero para la confección de piezas para armas y artículos deportivos de lujo. En Costa Rica los primeros árboles de esta especie tienen que haber sido introducidos y plantados en la zona caribeña hará más de cien años, y muy de vez en cuando se le encuentra en parques y jardines como un ornamental que sólo llama la atención cuando comienzan a aparecer los frutos en el tronco, los cuales la gente arranca sin dejarlos desarrollarse a plenitud.
 

La jacaranda.
Nombre científico: Jacaranda mimosaefolia
Familia botánica: Bignoniaceae
Hermoso árbol floral originario de las regiones húmedas y cálidas de la cuenca del Amazonas, que hoy en día se ha introducido, plantado y naturalizado en prácticamente cualquier región del mundo en donde este árbol puede sobrevivir tanto al aire libre como en interior de invernaderos con clima controlado, desde el sur de Australia hasta los países escandinavos. Este árbol ejerce una extraordinaria fascinación en la mayoría de las personas debido a sus famosas propiedades ornamentales como la forma redondeada de su copa, el aspecto suave y mullido de su follaje, sus hojas idénticas a las de los helechos y sus abundantes flores campanuladas de un llamativo color lavanda poco común en la naturaleza. Es una especie de muy fácil reproducción y cultivo, y crece tan velozmente que en tan sólo 4 ó 5 años ya se puede lograr un árbol de buen tamaño capaz de producir abundantes ramos de flores. ¡ATENCIÓN! Este árbol es sumamente exigente en cuanto a luz solar se refiere, pues si se planta en espacios estrechos o con algo de sombra, comienza a crecer verticalmente y a desarrollar larguísimas ramas que le dan un aspecto no muy agradable.
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del jacaranda y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El jamaica, bayrum, all-spice o pimiento de Jamaica.
Nombre científico: Pimenta dioica
Familia botánica: Myrtaceae
Pocos árboles tropicales son tan conocidos y reconocidos en el mundo gracias a la gran cantidad de servicios y beneficios que ofrece al ambiente y a la sociedad. Las hojas, los frutos, las flores y la corteza poseen un aceite esencial muy aromático y resinoso llamado bayrum con el cual se elaboran delicados perfumes, lociones, colonias, licores, jabones, cosméticos, condimentos, tabacos, cremas, dulces y desodorantes de gran demanda en el mundo entero. Los frutos en grano, conocidos como pimienta de Jamaica, son pequeños y redondos de color café o negro cuando maduran, y al molerlos se obtiene el all-spice (todas-las-especias ) que es un exquisito condimento muy apreciado en la alta cocina pues los expertos aseguran que su sabor es una mezcla con sabor a canela, clavo de olor y nuez moscada juntas. En mucho viveros comerciales venden bayrum, all-spice y jamaica como si fueran tres especies diferentes cuando la realidad es que es una sola. Además, los árboles son muy ornamentales no sólo por su denso follaje y grandes hojas de textura dura, sino por su corteza perfectamente lisa y de color gris que recuerda mucho al árbol de cas (Psidium friedrichsthalianum ). Los amantes de las aves encontrarán en este árbol un excelente colaborador pues sus frutos atraen a una gran cantidad y variedad de ellas. Durante las primeras horas de la mañana, sobre todo durante la estación lluviosa, el follaje de estos árboles despide un exquisito y muy característico olor a especias o condimento que se percibe a mucha distancia, y hay quienes aseguran que este aroma es muy bueno porque limpia el sistema respiratorio.


El jazmín africano o ciruelo de Natal.
Nombre científico: Carissa grandiflora
Familia botánica: Myrtaceae
A solicitud de: Annette Rosenow, Costa Rica.
Uno de los árboles más emblemáticos de la porción sur del continente africano, en donde ha sido de enorme utilidad para sus habitantes desde tiempos prehistóricos. En realidad se trata de un árbol pequeño, a veces arbustivo, muy notable por su follaje compuesto de ramas largas y delgadas, hojas con la textura del cartón, y unas formidables y afiladas espinas de 4 puntas únicas en el Reino Vegetal. Una vez al año durante la estación más seca y caliente del año, aparecen las flores en abundante cantidad, con 5 pétalos de color blanco y un fuerte y agradable aroma a jazmín, que atrae a gran cantidad de mariposas. Una vez polinizadas las flores, aparecen los frutos que son unas bayas carnosas y de color magenta brillante cuando están maduras. Estos frutos son comestibles, y aunque no tienen mucho sabor si se comen crudos, son exquisitos cocinados y preparados en dulces y mermeladas. A las raíces de esta planta se le atribuyen muchas propiedades medicinales, principalmente para aliviar infecciones de los órganos internos. Desde la prehistoria, esta planta ha sido ampliamente utilizada por las tribus sudafricanas para construir densas cercas o setos espinosos alrededor de las aldeas para impedir el paso de los leones y hienas, y además para aprovechar sus frutos carnosos durante las sequías así como las propiedades curativas de sus raíces. Es una planta muy tolerante a la aridez e incluso se desarrolla sin ningún problema en los suelos arenosos de las playas y dunas. Ideal para plantar y cultivar en macetas en espacios reducidos gracias a su extraordinaria tolerancia a la sombra y poca humedad en el suelo.
 

El jicarito o jácaro
Nombre científico: Crescentia alata
Familia botánica: Bignoniaceae
A solicitud de: Juan Matías López Morel, Paraguay.
De los árboles nobles y útiles, uno de los mayores. Se trata de un árbol más bien pequeño que muy raramente sobrepasa los 10 metros de altura, pero capaz de desarrollar una amplia copa formada por una gran cantidad de ramas largas y delgadas cubiertas de hojas en toda su longitud. Las flores son grandes y nacen directamente del tronco y de la parte más gruesa de las ramas, y poco tiempo después aparecen los frutos, duros, lisos y de color verde, redondos o ligeramente ovalados, del tamaño de una naranja grande. En todos los países de Mesoamérica estos frutos se dejan secar y se utilizan artesanalmente para hacer grabados en su superficie o como recipientes para agua u otros menesteres. Aunque esto pareciera algo muy ordinario, lo cierto es que miles de familias campesinas e indígenas viven de la artesanía de estos frutos. En Nicaragua es uno de los árboles más importantes desde el punto de vista alimentario ya que de sus semillas molidas se elabora una gran variedad de cereales, refrescos y alimentos de alto consumo tradicional y popular. Sus hojas tienen la forma de una cruz por lo que muchas personas aseguran que es un árbol santo o sagrado que no se debe cortar bajo ninguna circunstancia. Existe otra especie de jícaro (Crescentia cujete ), y en ambos casos los árboles son casi idénticos y se pueden confundir muy fácilmente, pero en este último las hojas son simples y alargadas y los frutos son mucho más grandes y pesados.
 
 

El jícaro guacal, guacal o cujete
Nombre científico: Crescentia cujete
Familia botánica: Bignoniaceae
A solicitud de: Ana Ossenbach, Costa Rica.
Allí donde el clima es tan seco y caliente, y los suelos son tan duros y compactos que no permiten que crezca ninguna otra especie de planta, los árboles de jícaro guacal nacen y viven en grandes poblaciones, desafiando las leyes de la Naturaleza. Es un árbol con una formidable capacidad de nacer, crecer y desarrollarse bajo las más adversas condiciones imaginables. Notable por su copa compuesta de ramas muy largas y delgadas, cubiertas en toda su longitud por hojas simples y alargadas que nacen erectas en grupitos de hasta 10 en un mismo punto; cada uno de estos grupitos de hojas se conoce como tomo o fascículo y es algo insólito en el mundo de los árboles. Las flores son grandes y llamativas, de color amarillo verdoso y nacen directamente en la corteza del tronco y de las ramas. Los frutos son verdes y redondos, del tamaño de melones, rellenos de una pulpa muy carnosa y de cientos de semillas pequeñas. Como dato muy interesante, si a uno de estos frutos se le abre un agujero grande y se echan semillas de cualquier planta en su interior, éstas germinarán fácilmente y las plantitas vivirán muchos meses alimentándose de la pulpa carnosa. ¡ATENCIÓN! Los campesinos más viejos de Costa Rica cuentan que antes eran muy comunes los árboles de jícaro guacal de copa tan amplia como un corral o picadero, cuyos gruesos troncos y largas ramas estaban totalmente recubiertos de abajo hasta arriba por cientos de guarias moradas (Guarianthe skinneri ) y de otras orquídeas de la zona, formando jardines colgantes. Hoy en día, la insaciable depredación que practican cada vez más personas, ha acabado con este maravilloso fenómeno de la Naturaleza.


ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El jobo
Nombre científico: Spondias mombin
Familia botánica: Anacardiaceae
Árbol muy común a lo largo y ancho de las bajuras calientes, húmedas o secas, en ambas vertientes del territorio nacional. El jobo es un elegante árbol de tronco recto y esbelto, con una copa no muy amplia formada por unas pocas ramas muy largas. Se le puede confundir muy fácilmente con el cedro amargo pero lo jobos son muy fáciles de reconocer gracias a su corteza gruesa y áspera cubierta de gruesos verdugones verticales que parecen cicatrices. Sus frutos son amarillos al madurar, carnosos, jugosos, de sabor agridulce y las personas los pueden comer, pero hay quienes experimentan fuertes reacciones alérgicas en la boca y garganta. Sin embargo, cuando los árboles están de cosecha, sus copas son visitadas por gran cantidad de aves, murciélagos, monos y otros mamíferos arborícolas que buscan alimentarse de estos suculentos frutos. Los cerdos, tanto los domésticos como los silvestres, muestran una predilección casi obsesiva con estos frutos y son capaces de olfatearlos y encontrarlos en el suelo a cientos de metros de distancia. La especie se reproduce muy fácilmente por medio de postes vivos con los cuales se pueden establecer arboledas o cercas vivas rápida y fácilmente. La corteza del jobo es muy gruesa y corchosa, y en todo el mundo se le utiliza como materia prima para elaborar artesanías, esculturas y piezas talladas de gran belleza. Es uno de los árboles favoritos de los baquianos e indígenas ya que sus raíces contienen gran cantidad de agua pura y un trozo pequeño basta para calmar la sed. Nuestros abuelos y campesinos mezclaban la ceniza de la madera del jobo con sebo de res, y calentaban esta mezcla a fuego lento para obtener un jabón de excelente calidad. El nombre jobo es un derivado de los vocablos obo u hobo de la lengua créole de Haití.



El jocote
Nombre científico: Spondias purpurea
Familia botánica: Anacardiaceae
Se desarrolla en suelos malos en donde muchas otras especies no logran adaptarse, permitiendo que con el tiempo los mismos puedan recuperarse por el aporte de materia orgánica y por la actividad de las raíces, además por su rápido crecimiento y facilidad de reproducción por medio de estacones, los cuales es mejor cortarlos en la menguante, es ampliamente utilizado para reforzar las cercas de las fincas y como beneficio adicional sus frutos también son aprovechados por la fauna silvestre; y como si fuera poco sus hojitas tiernas se pueden comer solas, con sal y limón o en ensalada. 


El jorco
Nombre científico: Garcinia intermedia
Familia botánica: Clusiaceae
¡Deliciosísimo jorco! A todo lo largo del Pacífico Central de Costa Rica, y con muy poco frecuencia en los alrededores del Valle Central Occidental, encontramos un árbol que se las trae desde todo punto de vista, ya que no solamente posee un brillante follaje denso de color verde muy oscuro, sino que produce una enorme cantidad de frutos carnosos de color naranja muy llamativos cuya pulpa es comestible y posee una textura al paladar que nos recuerda mucho a la de los frutos del pejibaye (Bactris gasipaës ), pero con sabor a plátano bien maduro. Durante la estación seca mantiene todo su follaje verde y lozano, y produce una exagerada cantidad de frutos que literalmente alfombra el suelo bajo la copa. Estos frutos tienen la particularidad de que nacen a lo largo de todas las ramas las cuales se doblan hacia abajo por el peso excesivo. Es una especie ideal como árbol frutal no tradicional, de follaje ornamental, para sombra permanente, para establecer setos y cercas vivas y excelentes cortinas tapavientos. Se desarrolla bien sobre suelos poco fértiles y durante la estación lluviosa produce gran cantidad de brotes foliares de color blanquecino en sus primeros estadíos de desarrollo, que luego se van tornando rosados, amarillentos y verde claro, hasta alcanzar su característico color verde muy oscuro que a veces lo hace confundirse con un cítrico. Es un poquito difícil de reproducir y de cultivar en viveros por medio de semillas ya que estas pueden durar hasta 6 meses en germinar, pero bajo cualquier árbol adulto siempre encontraremos cientos y cientos de arbolitos que se pueden transplantar a otros sitios. ¡La cajeta o dulce de pulpa de jorco es un manjar de dioses!
 
 
NOTA. En octubre de 2006, Correos de Costa Rica publicó una estampilla o sello postal de esta especie forestal como parte de la edición titulada Frutos Indígenas Silvestres. Ver todos los detalles en www.elmundoforestal.com/filatelia


El juche, flor blanca o frangipani
Nombre científico: Plumeria rubra
Familia botánica: Apocynaceae
Esta especie de árbol es una de las más conocidas en todo el mundo pues probablemente no hay nadie que no haya visto sus flores con las que se elaboran los mundialmente famosos collares hawaianos o leis. Es una especie nativa de Costa Rica, y se le encuentra en estado silvestre creciendo sólo sobre los terrenos arenosos y/o pedregosos de los acantilados, cañones y orillas de ríos y playas. Es muy notable y fácil de reconocer ya que produce muy pocas ramas, las cuales son muy largas y del mismo grosor en toda su longitud como si se tratara de tubos. Durante la época de floración, del extremo de cada rama nace un gran ramo de flores de exquisito aroma. Algunas personas consideran a este árbol como la "especie de árbol ornamental perfecta", y aunque en Costa Rica no es muy popular en este sentido, en muchos otros países tropicales y subtropicales se producen, cultivan y aprovechan por millones.
 
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del juche y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El laurel
Nombre científico: Cordia alliodora
Familia botánica: Boraginaceae
Humilde pero importantísimo árbol que encontramos en casi todo el territorio nacional desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación más o menos. Se reproduce y crece sobre los potreros y abandonos como si fuera una hierba, formando bosques o rodales puros en muy pocos años. Esta forma de "reforestación" natural ha sido aprovechada desde hace muchos siglos por los finqueros del país para obtener madera en forma constante. La madera del laurel posee excelentes propiedades desde todo punto de vista y desde hace muchos años siempre ha sido una de las especies de mayor consumo por parte de la industria de la construcción y de la mueblería. Aparte de su madera, los árboles de laurel -principalmente los que se desarrollan en la región del Pacífico Norte y Valle Central de Costa Rica- poseen una corteza muy áspera y rugosa que resulta excelente para "pegar" y cultivar plantas ornamentales epífitas o trepadoras, como bromélias, orquídeas, cactos, helechos, vainilla, pimienta, etc., de tal manera que en un espacio muy reducido y con la presencia de unos pocos árboles de laurel, se podría crear magníficos jardines colgantes con plantas ubicadas en varios estratos a lo largo de los troncos de los laureles. ¿Cuánto costaría una estructura similar construida con hierro, cemento o varilla?
 
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del laurel y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El laurel de la India
Nombre científico: Ficus benjamina
Familia botánica: Moraceae
Árbol originario de la India e islas Filipinas, pero intensiva y extensivamente plantado en las regiones tropicales y subtropicales del mundo entero. Puede alcanzar alturas superiores a los 30 metros de altura, con troncos gruesos y ramas macizas. Desarrolla una copa muy densa y compacta de espeso follaje verde muy brillante durante todo el año.  Conforme el árbol crece va desarrollando nuevos troncos desde su base que se engruesan rápidamente hasta formar una masa o cepa que en los árboles más viejos puede llegar a medir hasta 5 metros de diámetro. Muy fácil de reconocer por sus hojas pequeñas y por la gran cantidad de frutillos carnosos y redondos color verde, rojizo o amarillo que cubren el suelo bajo la copa. En Costa Rica este árbol fue introducido y plantado por primera vez como ornamental y de sombra durante los años 60, y desde entonces se plantó abusiva y excesivamente en todas las zonas las zonas urbanas de nuestro país, sin considerar que en muy poco tiempo produce un poderoso y muy extenso sistema de raíces superficiales capaz de destrozar cualquier obra de infraestructura que se encuentre cerca. La falta de información y de conocimiento a la hora de plantarlo años atrás, es la causa de que actualmente este árbol se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza por lo daños y problemas que está ocasionando, pues ya muchos individuos se hicieron enormes y les falta mucho más aún por desarrollarse.
A pesar de estos inconvenientes, el laurel de la India se podría aprovechar en zonas rurales para producir toneladas de materia vegetal para elaborar abono orgánico y para enmendar, enriquecer y cubrir suelos empobrecidos y volverlos productivos. Otro de los beneficios de esta especie es que sus frutos son muy atrayentes de aves y de murciélagos, los cuales arrojan en sus excretas miles de semillas al suelo, creando verdaderos viveros de una gran variedad de plantas bajo la copa de cada árbol. Es uno de los árboles más fáciles de reproducir por medio de estacas, postes vivos y acodos aéreos o subterráneos, y de un solo individuo joven se pueden obtener cientos de clones a un costo muy bajo, lo cual explica por qué este árbol se propagó tan rápida y extensivamente como una plaga. En Costa Rica existe la creencia de que hay varias especies de laurel de la India que se diferencian por la forma de la copa, el color y tamaño de los frutos, y por la coloración del follaje, pero la realidad es que se trata de variedades o cultivares de una misma especie, las cuales también se han introducido al país desde el extranjero.


El laurel muñeco
Nombre científico: Cordia eriostigma
Familia botánica: Boraginaceae
A solicitud de: Teresa Oreamuno, Santa Ana, Costa Rica.
Esta especie es probablemente uno de los más hermosos y a la vez más desconocidos e ignorados árboles florales nativos del Valle Central de Costa Rica. Se reconoce fácilmente a la distancia por su copa estratificada, lo cual quiere decir que forma amplias capas de follaje como alas gigantes en todas direcciones. Durante la estación seca la copa se cubre de miles de flores blancas y muy aromáticas sobre todo en horas de la mañana. Cualquier fotografía de esta floración tomada contra el cielo, evoca la imagen de un árbol conífero de las zonas templadas cubierto de una espesa capa de nieve. Las blancas flores ceden su espacio a los frutos, miles de bayas carnosas pequeñas de color rojo o naranja brillante que atraen y alimentan a una gran variedad de aves frugívoras que ocasionan un verdadero alboroto sobre estos árboles. El árbol crece muy rápido y en cosa de 8 a 10 años comienza a producir sus primeras flores y frutos, por lo que bien vale la pena destinar un rincón en cualquier parque, jardín o arboreto para plantarlos y disfrutarlos a plenitud.


El laurel negro
Nombre científico: Cordia gerascanthus
Familia botánica: Boraginaceae

Una especie que engalana las tierras desde el sureste de los Estados Unidos hasta Bolivia y las Antillas. Y específicamente en Costa Rica a Guanacaste, aunque ya es una especie muy poco común, se puede observar concentrándose mayormente en sitios con suelos calcáreos y rocosos pero con buen drenaje, dentro de áreas silvestres protegidas y uno que otro olvidado en los potreros y remanentes de bosque, por lo que es preciso reproducirla e introducirla en todos los sitios posibles, en donde pueda llegar a desarrollarse, incluyendo aquellos con influencia pacífica y hasta los 1000 ó 1200 m de elevación. Es un árbol de tamaño mediano, alcanzando unos 10 a 20 m de altura, tronco  delgado y recto, que puede desarrollar unos 40 cm  de diámetro, cubierto por una corteza oscura, agrietada y de textura muy áspera; su copa es poco densa, formada por ramas delgadas y hojas simples de color verde, siendo común que en una misma rama hayan hojas muy grandes y otras muy chiquitas, pero todas se caen en la época seca. 
Los racimos de flores blancas, grandes atrayentes  de colibríes, mariposas y abejas por su delicado aroma y su abundante cantidad de néctar, son un gran atractivo, convirtiendo a esta especie en una excelente opción como ornamental, las cuales posteriormente se quedarán unidas al pequeño fruto, de una sola semilla carnosa con forma de perita, para ayudarle a moverse con el viento. Los pétalos cambian su hermoso color blanco por un fuerte color café y su suave textura por una consistencia como de papel. Uno de los principales factores por los que esta especie se encuentra dentro de la lista de especies vedadas, es decir que su corta está prohibida, es por lo valiosa que es su madera, la cual fue ampliamente explotada para diversos usos como la fabricación de muebles finos y acabados de construcción, por su dureza, textura, grano fino, hermoso jaspe y color café oscuro fuerte casi negro con vetas muy oscuras que resaltan con el acabado. Además se le utilizó en ebanistería, chapa, contrachapado, implementos agrícolas, artesanía, construcciones rurales, en  medicina tradicional y en la fabricación de marimbas. Su reproducción por semilla es muy sencilla y al cabo de unas dos semanas se inicia la germinación, otro método es por medio de estacas de unos 40 cm  de largo y unos 3 cm  de grueso. Aparentemente  posee la ventaja que rebrota muy bien, por lo que hay que intentar esta otra opción.
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del laurel negro y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.



La leucaena
Nombre científico: Leucaena leucocephala
Familia botánica: Mimosaceae
La leucaena o como lo llaman en México su país natal "guaje", es un árbol que  llega a alcanzar unos 10 m de alto, posee una copa rala con ramas largas cubiertas de pequeños y finos foliolos. Sus flores  en forma de mota blanca le dieron origen a su nombre en griego, el cual hace referencia a una cabeza blanca o leucocephala, siendo leuko blanco y cephala cabeza; sus frutos son grandes vainas  muy delgadas, que a simple vista dejan ver en el centro sus  múltiples semillas, las que una vez maduras son de un fuerte color café  brillante.  Se adapta bien a lugares marginales pero con buen drenaje, especialmente en zonas  secas bajo los 1200 ó 1400 m  de elevación. Posee crecimiento muy rápido y se reproduce muy fácilmente por medio de semillas lo que le permite llegar a cubrir toda un área si se le permite.
El valor de este árbol no radica tanto en su atractivo físico sino en los innumerables beneficios que ofrece tanto a los animales, al suelo y al hombre mismo. Al ser una leguminosa aporta grandes cantidades de nutrientes al suelo, especialmente nitrógeno tanto por medio de sus raíces como por la mucha hojarasca que bota y  es ideal para restaurar zonas degradadas, inclusive en Hawaii utilizan aviones para regar sus semillas en este tipo de áreas. Muy utilizada como medicinal, como forraje para animales, como leña y los árboles adultos pueden brindar madera para aserrío y pulpa para papel. Pero uno de los mayores aportes que esta sencilla especie forestal ofrece es que tanto sus retoños u hojas tiernas, flores, frutos y semillas se comen y la gastronomía mexicana es el mejor ejemplo de ello,  especialmente la de Oaxaca,  siendo uno de los estados que más la consume; de hecho su nombre viene del vocablo “Uaxin”, que significa “lugar donde crecen guajes”. Las semillas, que poseen mucha proteína pueden consumirse frescas, crudas o asadas en un comal con un poco de sal, o bien asarlas, molerlas con chile, tomate y sal, o preparar un mole con chile guajillo conocido como guaximolli. También se puede hacer una pasta seca con la que se forman tortitas, que se guardan para poderse comer a lo largo del año.



El liquidámbar o estoraque
Nombre científico: Liquidambar styraciflua
Familia botánica: Hamamelidaceae
Originario del este de los Estados Unidos y México, el liquidámbar es probablemente uno de los árboles ornamentales más hermosos de todo el continente americano. Posee una gran cantidad de características sobresalientes que lo diferencian de cualquier otra especie de árbol, entre las cuales se destacan sus hojas simples de 5 ó 7 lóbulos puntiagudos, su corteza gris profundamente fisurada, y la forma perfectamente cónica de su densa copa. Durante el otoño de las regiones templadas, el follaje se marchita y adquiere diferentes tonalidades de rojo, amarillo, dorado y rosado, creando soberbio espectáculo visual antes de caer. Es un árbol interesante porque los individuos producen flores masculinas y flores femeninas por aparte, y al ser polinizadas, las flores femeninas generan unos frutos redondos cubiertos de apéndices puntiagudos semejantes a armas medievales. En muchos lugares del mundo se cultiva comercialmente pues su madera posee excelentes propiedades para la fabricación de muebles modernos y artículos de precisión. El nombre liquidámbar significa ámbar líquido, lo cual revela la principal propiedad y beneficio de este árbol, cual es su espesa y aromática resina conocida comercialmente como estoraque, con antiquísimas y reconocidas propiedades químicas, industriales y medicinales. En Costa Rica los primeros árboles de liquidámbar se introdujeron y se plantaron como ornamentales en el Valle Central, pero muy rápidamente mostraron una gran intolerancia a los rigores del calor y de los fuertes vientos propios de la estación seca de fin y principio de año, y además las raíces de los árboles jóvenes son muy delicadas y requieren de suelos con propiedades muy particulares. A pesar de lo anterior, los árboles de liquidámbar que han logrado sobrevivir y desarrollarse bien en nuestro país, son verdaderamente hermosos.
 

El llama del bosque o tulipán africano
Nombre científico: Spathodea campanulata
Familia botánica: Bignoniaceae
A solicitud de: Maleny Murillo M., Costa Rica.
Atractivo y majestuoso árbol nativo de las regiones húmedas del África Occidental, hoy día plantado abundantemente en los países tropicales y subtropicales del mundo entero. Es un árbol que ofrece la particularidad de desarrollar un tronco alargado y esbelto libre de ramas en sus dos tercios inferiores, y con una copa elevada muy amplia de formas redondeadas. Es uno de los árboles ornamentales favoritos del mundo entero a causa de sus abundantes ramos de enormes flores color rojo brillante en forma de campanas, visibles desde larga distancia. En Costa Rica este árbol fue muy popular como un ornamental infaltable en todos los parques del país, e incluso los niños utilizaban sus flores carnosas como pistolas de agua y las cáscaras leñosas de sus frutos como barquitas para jugar en el agua. Lamentablemente este árbol ha perdido mucha popularidad debido a que una enfermedad del suelo ataca y mata a los árboles a partir de los 5 años de edad en adelante. ¡ATENCIÓN! Al caer, sus grandes flores carnosas permanecen frescas en el suelo muchos días, y pueden ser tan resbalosas y peligrosas para los transeúntes como cáscaras de banano, por lo que se recomienda jamás planta árboles de esta especie sobre calzadas o aceras.
 

El lorito
Nombre científico: Cojoba arborea
Familia botánica: Mimosaceae
Árbol grande y corpulento más o menos abundante en Costa Rica sobre todo en las regiones central y sur de la Vertiente Pacífica. Su principal característica son sus frutos, unas legumbres carnosas, largas y retorcidas de color rojo brillante que al madurar se abren longitudinalmente para exponer su parte interna blanca, y sus semillas de color negro brillante con apariencia de aceitunas. Como dato muy curioso, los monos cariblancos o carablancos (Cebus capucinus ) tienen la extraña costumbre de pintarse la cara de color rojo restregándose las cáscaras de estos frutos en la piel. En los años 70, el lorito se comenzó a reproducir comercialmente y a promocionar de manera irresponsable en los viveros locales como una especie ornamental para plantar en aceras, jardines y parques, sin tomar en cuenta que 30 años después estos árboles se iban a hacer enormes y a causar estragos en las aceras, calles y construcciones, y sin tomar en cuenta que la especie arroja al suelo gran cantidad de frutos, semillas, hojas y flores que obstaculizan el tránsito y los drenajes. Sin embargo, el lorito es hoy por hoy una de las mejores opciones en proyectos forestales cuyo objetivo es la recuperación pronta y eficaz de la cobertura vegetal sobre pendientes fuertes para la protección de los suelos y de las nacientes de agua.




El lorito o arrayán
Nombre científico: Weinmannia pinnata
Familia botánica: Cunnoniaceae

El lorito o arrayán como también se le conoce, es típico de las zonas altas, especialmente entre los 1500 y menos de 3000 m de elevación, en donde la humedad y el frío son fieles compañeros de los bosques muy húmedos y nubosos, desde México hasta Bolivia, Perú y Venezuela. Se le puede encontrar entre robledales (Quercus costaricensis )  y en sitios con suelos ácidos y profundos, gracias a la cantidad de materia orgánica presente. Por lo general es un árbol que puede llegar a crecer  unos 15 a 20 m de altura con troncos de alrededor de unos 50 a 60 cm  de diámetro, aunque en el Parque Nacional los Quetzales superan fácilmente esos tamaños.  Su copa no es muy amplia y está conformada por ramas largas cubiertas de hojas verde oscuro compuestas por pequeñas hojitas o foliolos unidas a un eje central alado llamado raquis y que se tornan rojizas al envejecer, lo que le da un lindo atractivo; sus flores blancas están agrupadas en pequeños racimos de unos 10 cm  de largo, que sobresalen al final de las ramitas. Los frutos presentes casi todo el año,  son pequeños y al madurar se ponen rojos y son muy apetecidos por una gran cantidad de aves que se mueven constantemente entre su copa.
 
Su madera es resistente a insectos y hongos, es pesada, rojiza, de textura fina, grano entrecruzado y lustre medio, lo que le permite ser  trabajada sin problemas y obtener un acabado excelente. Se reproduce fácilmente por semillas lo que aumenta su gran capacidad para colonizar sitios, de ahí que sea una especie ideal para la recuperación de terrenos y el control de la erosión. Tradicionalmente se ha empleado para la fabricación de carbón, cajas, carpintería en general, construcción interior, muebles de calidad, chapa decorativa, contrachapado, medicinal y como ornamental. 
 
 
 

La macadamia
Nombre científico: Macadamia integrifolia
Familia botánica: Proteaceae
Otro miembro de la gran legión forestal australiana que conquistó al mundo, junto con los eucaliptos, casuarinas, gravilias, etc. La macadamia es originaria de la costa este de Australia, y es mundialmente famoso y muy apreciado por las exquisitas semillas comestibles que produce en grandes cantidades, reconocidas como uno de los alimentos más completos y nutritivos de todo el mundo. Es un árbol mediano de no más de 15 metros de altura, de muy denso y brillante follaje compuesto de curiosas hojas simples y alargadas con apéndices espinosos a todo lo largo del borde. En los extremos de las ramitas produce largos ramos colgantes de flores pequeñitas de color blanco verdoso, las cuales a su vez producen racimos de frutos verdes y esféricos muy duros, cada uno de los cuales contiene una sola semilla o nuez de macadamia. A Costa Rica la macadamia fue introducida en los años 60 y llegó para quedarse, pues actualmente hay varias plantaciones comerciales para la producción de nueces que mantienen a una activa y muy vigorosa industria que las procesa en los más diversos productos como turrones, aceites, galletas, repostería, cajetas, granolas, helados, panes, chocolates rellenos, o al natural solas o en combinación con otras semillas comestibles.
 
 

El madero negro
Nombre científico: Gliricidia sepium
Familia botánica: Papilionaceae.
Es probablemente el árbol nativo más intensamente reproducido y plantado en todo el país desde tiempos inmemoriales. Aparentemente tiene su origen en la zona Atlántica en donde los indígenas aprendieron a cultivarlo hace miles de años para dar sombra a sus valiosos cacaotales. Durante la época colonial comenzó a propagarse abundantemente por todo el país debido a su gran facilidad de reproducirse por postes vivos para establecer sombra y cercas vivas a las fincas, pues de un poste o rama grande se puede obtener un árbol bien establecido y formado en tan solamente 3 años (foto ). Es un árbol pequeño que raramente excede los 10 metros de altura, y posee una forma muy irregular con el predominio de ramas muy largas y delgadas sin ninguna disposición ni orden definido. Los árboles más viejos que se han desarrollado a partir de postes vivos desarrollan troncos con una superficie muy irregular y sinuosa excelente para "pegar" y cultivar plantas epífitas y trepadoras como bromélias, orquídeas, cactos, filodendros, vainilla, pimienta, etc. Su madera dura, pesada y de color café oscuro es una de las fuentes de leña más reconocidas del país. Además, sus raíces poseen la virtud de incorporar nitrógeno al suelo lo cual beneficia directamente a otros cultivos y durante la estación seca produce una muy atractiva floración de color púrpura intenso.
 
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del madero negro y otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El madroño o sálamo
Nombre científico: Calycophyllum candidissimum
Familia botánica: Rubiaceae
Bellísimo árbol ornamental nativo de las zonas bajas del noroeste de Costa Rica en donde se presenta una estación seca bien definida de más de 4 meses al año. Inconfundible por su copa amplia y su corteza de color rojo herrumbre que al secarse se vuelve de color gris claro y se desprende en grandes escamas formando una combinación de colores única y muy atractiva. Cada año el árbol anuncia la llegada de la época navideña cubriendo toda su copa de un denso manto de flores blancas y muy aromáticas que recuerdan mucho la fragancia de las flores de los cafetos (Coffea). Es el Árbol Nacional de Nicaragua, país en donde las festividades religiosas de diciembre se celebran decorando los templos, iglesias y altares con las aromáticas y vistosas flores de este extraordinario árbol.
 
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del madroño y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


Las magnolias ticas
Nombre científico: Magnolia poasana y Magnolia sororum
Familia botánica: Magnoliaceae
Al hablar de las magnolias, siempre pensamos en los majestuosos árboles de flores hermosas y gigantes que son todo un símbolo y orgullo de los pueblos y ciudades del sureste de los Estados Unidos. Sin embargo, dos miembros de esta exótica y muy primitiva familia de árboles con flores, hace muchos millones de años se escaparon y se vinieron por las cordilleras de México y de América Central hasta llegar y quedarse en las zonas altas y templadas de Costa Rica para formar dos nuevas especies endémicas. Las flores de nuestras dos magnolias criollas no son tan grandes ni tan espectaculares como las especies y variedades norteamericanas, pero se defienden muy bien. Sometidas a un cultivo y manejo adecuados, estas dos especies podrían llegar a ser una de las mejores opciones de porte, follaje y floración ornamental para los parques y jardines de la muy difícil zona de los 2000 metros de elevación en adelante. Recordemos que las magnolias fueron los primeros árboles que produjeron flores verdaderas en la historia evolutiva de este planeta, así es que se podrían considerar como fósiles vivientes.
 

El majagua o clavelón de playa
Nombre científico: Hibiscus pernambucensis
Familia botánica: Malvaceae
No se sabe con exactitud, pero aparentemente este árbol de porte arbustivo tuvo su origen genético en las costas del sureste asiático, desde donde sus frutos y semillas se distribuyeron por las costas tropicales del mundo entero flotando en el mar hace millones de años. Es muy notable porque más bien parece un arbusto muy grande con troncos y ramas muy irregulares, y son muy comunes los individuos que crecen y se desarrollan postrados sobre los suelos arenosos y pedregosos de las playas y esteros, su hábitat natural. Posee hojas muy grandes y suaves con la forma de un corazón perfecto, y las flores son grandes como los clavelones comunes, y muy atractivas, de color amarillo intenso recién abiertas, tornándose de color rojo encarnado antes de marchitarse y caer. El follaje es muy denso y es muy resistente a los vientos fuertes. En Costa Rica es muy abundante en ambas costas, y en algunas playas forma rodales puros que marcan la línea de la marea alta. En los últimos años la majagua se ha comenzado a plantar y a cultivar lentamente como un ornamental de nueva generación en los parques y jardines de todo el país, y se está volviendo muy popular, con la enorme ventaja de que es muy fácil de reproducir por medio de estacas vivas. Es una especie ideal para establecer tapavientos de muy rápido desarrollo, y como arbolito ornamental para espacios pequeños en zonas residenciales y urbanas.
 

El malinche o flamboyán
Nombre científico: Delonix regia
Familia botánica: Caesalpiniaceae
A solicitud de: Rocío Coronado, Costa Rica.
Desde la exótica y misteriosa isla de Madagascar, hace varios siglos llegó al continente americano este magnífico árbol, en donde encontró un ambiente ideal para quedarse y naturalizarse. Durante la estación seca de inicios de año, ¿quién no se ha quedado con la boca abierta cuando la copa de este árbol explota en miles de grandes flores de color rojo brillante? Y es que al menos en Costa Rica, ninguna otra especie de árbol grande produce flores de color rojo brillante en cantidades tan enormes, por lo que se le planta intensamente en parques y jardines. ATENCIÓN. Se recomienda muy enfáticamente no plantar árboles de esta especie a menos de 5 metros de distancia de construcciones y demás obras de infraestructura, pues sus raíces son grandes y muy poderosas y se desarrollan muy superficialmente. ORIGEN DEL NOMBRE: Aunque mundialmente este árbol recibe el nombre de flamboyán, en Mesoamérica se le conoce como malinche en alusión directa a Doña Marina "La Malintzin", la famosa mujer indígena que participó en la conquista española de México y quien siempre vestía un manto de brillante color rojo.
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del malinche y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El mamey
Nombre científico: Mammea americana
Familia botánica: Clusiaceae
Quien aún no ha tenido la suerte de saborear la carnosa pulpa agridulce y exquisita de un fruto maduro de mamey, de verdad que se ha perdido de toda una experiencia. El mamey es originario de las Antillas y de Colombia y Venezuela, y en Costa Rica lo encontramos principalmente en los jardines, fincas y parques de la Zona Atlántica. Es un árbol de verdad hermoso, notable desde lejos por su copa densa, compacta y de forma a veces alargada y a veces cónica. El follaje es muy brillante y muchas veces llega hasta el suelo. Las hojas son gruesas como un cartón y de color verde muy oscuro, casi negro. Una vez al año todas las ramas se llenan de flores carnosas de pétalos blancos que despiden un exquisito aroma. Los frutos son perfectamente redondos y pueden pesar hasta 1 kilogramo, de cáscara o piel granulosa, con una o dos semillas carnosas. La pulpa es de color naranja y perfuma toda la casa, y posee una textura al paladar que recuerda mucho a la manga, y su sabor es indescriptible. La madera es dura, pesada y muy fina, con un gran parecido al almendro de lapa o de montaña (Dipteryx panamensis ). A pesar de todas estas bondades, hemos comprobado con mucha tristeza que la población de estos árboles es cada vez más escasa ya que su amplia copa ocupa mucho espacio en los predios y en los jardines y simplemente los cortan. ¡Así es que, a plantar mameyes!
 
 

El mamón
Nombre científico: Melicoccus bijugatus
Familia botánica: Sapindaceae
El mamón es una especie nativa de América Central, las Antillas, Colombia y Venezuela pero se le ha estado introduciendo en otros países tropicales de África y de Asia para producción de frutos.   En el país no es una especie muy común, por lo que se le puede encontrar ocasionalmente en alguna finca o potrero hasta aproximadamente los 1000 m de elevación, en donde se le ha dejado o plantado para aprovechar sus frutos y aunque se puede desarrollar en gran parte del país, prefiere las condiciones que predominan en las zonas bajas del Pacífico Norte. Es un árbol de tamaño mediano y corpulento que puede alcanzar los 20 metros o más de altura con una copa densa y perfectamente redonda formada por cientos de hojas compuestas, la cual se llena de pequeños y hermosos ramos de delicadas y muy aromáticas florcitas de color blancuzco, que atraen gran cantidad de abejas, colibríes e insectos. 
Tal vez lo más representativo de esta especie son sus redondeados y carnosos frutos sin los cuales este árbol puede ser confundido con muchas otras especies ya que carece de detalles anatómicos contundentes. De color verde claro y como de 2 centímetros de diámetro los frutos  poseen una  cáscara muy delgada y suave, la cual se rompe fácilmente para dejar ver en la mayoría de los casos 1  semilla en su interior cubierta por un tejido amarillento como gelatina y de exquisito sabor agridulce, muy ricos en hierro y potasio. Éstos se producen en gruesos y abundantes racimos y son muy buscados por los chiquillos que pasan cerca de un árbol en cosecha, desobedeciendo las recomendaciones de sus mamás, las cuales les han advertido del peligro de tragarse una de estas resbaladizas semillas y ahogarse.  
Además consumir los frutos frescos, éstos se emplean también para hacer bebidas, conservas, cervezas y sus semillas tostadas se consumen como cualquier otra semilla de marañón (Anacardium occidentale ) o maní (Arachis hypogaea ) e incluso como sustituto de la yuca (Manihot esculenta ). Su madera aunque no es muy durable se usa en carpintería por su buena apariencia y trabajabilidad. En medicina tradicional esta especie posee varias aplicaciones para el tratamiento de diversas afecciones. Durante muchos años se acostumbraba plantar este árbol en las fincas y en los cafetales por su abundante sombra y exquisitos frutos, pero hoy día ya no se valoran estas cualidades y por el contrario su población disminuye de manera alarmante día con día. La reproducción por medio de semillas es muy fácil para ello se toma un puñado de estos frutos, y sin extraer la semilla se colocan en el área de germinación, se cubren con una delgada capa de tierra y se riegan constantemente. En un período de 15 a 30 días las semillas germinarán y del interior del fruto saldrá un nuevo arbolito; su crecimiento es de moderado a lento y se requiere de al menos unos 5 años para desarrollar un individuo de unos 2 metros de altura en el mejor de los casos. Insustituible ya que se trata de uno de los pocos árboles del país capaz de desarrollarse sin ningún problema sobre suelos arenosos y pedregosos, proporcionar una densa sombra durante todo el año y además, producir grandes cantidades de exquisitos frutos. Puede ser considerado como uno de los más hermosos y a la vez menos preciados árboles del país.


El mango
Nombre científico: Mangifera indica
Familia botánica: Anacardiaceae
El mango es probablemente el árbol originario de la India más y mejor conocido, y los motivos sobran. Se podrían escribir enciclopedias completas acerca de la historia, propiedades, beneficios, usos y cultivo de este árbol, pues ya muchos siglos antes de la colonización europea, se escribieron elaborados y muy completos textos acerca del cultivo y beneficios del árbol y de los atributos de sus frutos, lo cual permitió la distribución de esta especie hacia otros países y reinos muy cercanos de entonces como China, Siam y Burma. Tantos siglos de cultivo, selección y mejoramiento, han permitido el desarrollo hasta la fecha de unas 200 variedades diferentes que producen frutos adecuados para diferentes necesidades: fruta de mesa, jaleas, conservas, encurtidos, ensaladas de frutas o de vegetales, refrescos, vinagres, dulces, néctares, postres, helados, confituras, licores, cosméticos y hasta medicamentos. El mango es prácticamente la única fruta comestible en el mundo que se puede consumir en cualquiera de sus estados de madurez: verde o cele, medio maduro o pintón, maduro y sobremaduro. Las variedades conocidas en Costa Rica como "mangas" producen frutas grandes y carnosas, de cáscara o piel roja y pulpa amarilla dulce y no fibrosa, de delicioso sabor que la han hecho merecedora del título de la Reina de las Frutas Tropicales. Aparte de sus frutos, el mango es un árbol muy valioso como ornamental, protector de ríos, quebradas y nacientes, atrayente de fauna silvestre mayor como monos, loras, pizotes, saínos, tepezcuintles, etc. Su denso follaje siempreverde lo hacen ideal como árbol de sombra y para establecer cortinas tapavientos de comprobada eficacia. Los árboles más grandes conocidos en el país son muy corpulentos y alcanzan alturas de hasta 25 metros.
 
 

El manú negro.
Nombre científico: Minquartia guianensis
Familia botánica: Olacaceae
Este árbol fue muy común y muy abundante en todas las bajuras lluviosas de Costa Rica, hasta que alguien se descubrió que su madera dura y pesada presentaba una insólita resistencia a todos los elementos que ocasionan el deterioro y la pudrición de cualquier otra madera en las selvas tropicales. Por tal motivo el manú negro se convirtió desde hace muchas décadas en una de las maderas más buscadas para la construcción de puentes, ranchos, cercas y corrales de muy larga duración. Con la llegada de los ferrocarriles, miles de árboles de manú negro fueron talados para elaborar todos los durmientes o traviesas de las líneas ferroviarias. Como si esto no hubiera sido suficiente, en los años 80 y 90 se produjo un gran auge en la producción de la vainilla y la pimienta negra, plantas trepadoras de alto valor comercial cuyo cultivo requiere de largos postes llamados tutores (foto ) a los cuales adherirse para poder desarrollarse y producir sus frutos, y nuevamente cientos de árboles de manú negro fueron tumbados para obtener los postes que esta actividad demandaba. En muy pocos años los precios de la vainilla y la pimienta negra se desplomaron, la producción se detuvo por completo y todos los postes de esta extraordinaria madera terminaron como leña en los fogones. El manú negro es probablemente uno de los mejores ejemplos de lo fácil que una sola especie de árbol puede llegar a ser aniquilada para satisfacer diferentes necesidades a lo largo del tiempo.
 

El manzanita o cerezo australiano.
Nombre científico: Syzygium paniculata o Syzygium paniculatum
Familia botánica: Myrtaceae
A solicitud de: Antonio Solera, Costa Rica.
Especie forestal originaria de la coste oriental de Australia, e introducida a Costa Rica hace muy pocos años. Es un árbol ornamental por excelencia, ya que la forma de su tronco y copa, la apariencia de su follaje, su floración y frutos son sumamente atractivos. Es un árbol sumamente maleable, lo cual significa que su follaje se puede podar intensivamente para obtener diversas formas y estructuras para satisfacer diversas necesidades (sombra, setos vivos, tapavientos, bosquetes, floración y/o fructificación abundante, etc. ). Es un árbol notablemente resistente y capaz de mantener su follaje verde y fresco aún bajo los más implacables vientos y sequías. Una de sus características más llamativas son sus frutos pequeños y carnosos, de cáscara color magenta y pulpa blanca y esponjosa, la cual es comestible, jugosa pero muy insípida. Los árboles podados utilizando técnicas especiales, son capaces de cubrirse de flores y de frutos por completo, ofreciendo un espectáculo inigualable en parques y jardines.
 

El manzano de agua o marañón japonés
Nombre científico: Syzygium malaccense
Familia botánica: Myrtaceae
A solicitud de: Irma Guevara, El Salvador.
Uno de los árboles procedentes de las regiones tropicales de Asia mejor conocidos y aprovechados en Costa Rica no solamente por sus exquisitos y refrescantes frutos carnosos de color rosado brillante por fuera y blanco por dentro, sino también por la densa y sabrosa sombra que produce el follaje de este árbol, cuya copa posee la particularidad de adquirir casi siempre la forma de un cono. Durante la época reproductiva produce abundantes flores que nacen en mayor cantidad en la base de las ramas, formando densas floraciones cerca del tronco. Las flores son verdaderamente hermosas, con pétalos muy pequeños pero con docenas de estambres largos de un inigualable color rosado o magenta que es lo que atrae a los insectos y a las aves polinizadoras. Cuando las flores son polinizadas, los estambres caen al suelo formando una espesa alfombra de color rosado que llama mucho la atención a los paseantes. A los propietarios de árboles de manzana rosa plantados en jardines, se les recomienda recoger del suelo todos los frutos caídos ya que al descomponerse liberan una gran cantidad de gas que aunque inofensivo para las personas y animales, marchita a las plantas que se encuentran cerca del árbol.
 

El manzano rosa
Nombre científico: Syzygium jambos
Familia botánica: Myrtaceae
Este es otro de los árboles originarios del sudeste asiático que desde hace ya varios siglos fue introducido a todos los países tropicales y subtropicales del mundo, a causa de la infinidad de bienes y servicios que ofrece a la sociedad. Es uno de los árboles favoritos en zonas rurales en donde el viento es abundante y la leña muy escasa, pues cada vez que se corta el tronco, de su base brotan abundantes tallos que en pocos meses crecen formando una masiva copa redonda y compacta. El árbol se desarrolla particularmente bien a la orilla de los ríos y es una excelente opción para la protección hídrica. Las flores producen gran cantidad de estambres carnosos comestibles y de agradable y refrescante sabor, al igual que sus frutos carnosos de color verde amarillento y altamente nutritivos. Es una especie de árbol poliembrionario, lo cual significa que de una sola semilla nacen de 5 hasta 10 arbolitos independientes.  El nombre de manzana rosa se debe a que los tejidos de las flores y de los frutos contienen abundante acetato 2-feniletilo, la misma esencia que le da a las rosas de jardín su particular y exquisito aroma. Este noble árbol no puede faltar en ninguna finca.
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El mapuche.
Nombre científico: Plumeria pudica
Familia botánica: Apocynaceae
A solicitud de: Annette Rosenow, Costa Rica.
Presentamos al pariente perdido del juche (Plumeria rubra ). Durante muchos años se pensó que esta especie se había extinto en Costa Rica pues los botánicos y naturalistas del Siglo XVIII la mencionan en sus textos acerca de la flora nacional y durante muchas décadas no se volvió a saber nada acerca de este árbol. Sin embargo recientemente ha vuelto a aparecer en nuestro país en algunos parques y jardines del Valle Central en donde se le cultiva y admira como una especies de gran belleza y atractivo. Efectivamente esta especie tiene su origen desde Costa Rica hasta Colombia, y posee un alto valor ornamental y paisajístico gracias al porte erecto y estilizado de su tronco y copa, a su compacto y brillante follaje de color verde muy oscuro, a sus grandes hojas panduriformes (con forma de guitarra o violín ) y sobre todo, a los grandes ramos de flores blancas y de garganta amarilla que produce en las puntas de todas las ramas. Estas flores son prácticamente idénticas las de su congénere el juche, pero la gran diferencia es que no poseen el exquisito aroma jazminado característico de estas últimas. Por todas estas características, probablemente no hay mejor especie arbórea que el mapuche para plantar y decorar los espacios reducidos en zonas urbanas y residenciales.
 

El marañón
Nombre científico: Anacardium occidentale
Familia botánica: Anacardiaceae
Otra de las especies de árboles conocida por sus sabrosos frutos y semillas, aunque en realidad la parte carnosa de color rojo, amarillo o naranja no es el fruto sino el pedúnculo o seudofruto (palito que sostiene el fruto ) y lo que se conoce como la semilla es el fruto, el cual corresponde al grupo de los frutos secos, de color gris con forma similar a un riñón y dentro de él está la semilla, la cual es la que se compra en los diferentes puestos a orilla de la calle y comercios. Este árbol propio de las zonas bajas hasta los 800 m puede crecer hasta unos 8 ó 10 m de alto, su tronco es delgado, no más de 30 cm  de diámetro, tiene una forma irregular y se ramifica desde muy abajo, lo que le permite tener una copa amplia formada por muchas hojas grandes agrupadas al final de las ramitas, combinando los colores verde de las hojas maduras con el rojo de las hojas jóvenes, lo que le da un bonito aspecto. Las flores se encuentran en racimos al final de las ramitas, éstas son pequeñas y de un color rosáceo con un agradable perfume. De sus semillas se extrae un aceite llamado cardol usado ampliamente en la elaboración de medicamentos, pinturas, insecticidas, plásticos, etc.; así como en la medicina doméstica para quemar verrugas y los granos.
Con su madera se elaboran mangos para herramientas por su dureza y resistencia y con la pulpa del seudofruto, la cual puede comerse directamente se puede preparar una gran cantidad de recetas como jaleas, dulces, refrescos, vinos, vinagres, etc. y es una buena opción para los amantes de las mariposas, colibríes e insectos ya que sus flores son muy buscadas por éstos. Como dato curioso los portugueses en 1568 se encargaron de llevar semillas de marañón desde Brasil hasta la India por su rico sabor y por sus valores nutricionales, país que pocos años después lograría grandes exportaciones de semillas y el monopolio mundial por muchos años.
 

El María colorado.
Nombre científico: Miconia argentea
Familia botánica: Melastomataceae
El María colorado es un arbolito de muy rápido crecimiento que le gusta crecer a pleno sol,   muy común en sitios que se han dejado "enmontar" y por su alta capacidad de diseminar sus diminutas semillas puede invadir rápidamente grandes extensiones, característica que le permite recuperar terrenos degradados en poco tiempo. Se le encuentra en ambas vertientes  hasta los 1200 msnm aproximadamente y puede soportar periodos largos de sequía. Es originario del Sur de México hasta Panamá y en otros países se le conoce como  lengua de vaca, oreja de mula, capirote, canillo o Santamaría. Es un árbol pequeño de copa redondeada que en pocas ocasiones supera los 20 m de altura, presenta corteza áspera, hojas grandes las cuales en individuos jóvenes son todavía mucho más grandes y una característica de éstas, lo cual da origen a su nombre, es que por encima (haz ) son de color verde y por debajo (envés ) son marrón.
Sus flores blancas son pequeñas  con un suave y perfumado aroma,  agrupadas en racimos llamados panículas, los cuales pueden llegar hasta los 20 cm  de largo. Los frutos son pequeños,  redondos, carnosos y muy jugosos, lo que lo convierte en un manjar para aves, murciélagos, pequeños animales e inclusive más de uno no se aguanta las ganas de comerlos cuando se tienen cerca de las manos. Muy característico de estos frutos cuando maduran es su color azul fuerte, casi morado, el cual tiñe los dedos, la lengua y los dientes, de ahí que también se le conozca como "lengua de vaca", porque es muy común ver a estos animales con la lengua morada después de haber comido de estos frutos. Su madera es de poca duración pero aún así se le emplea en la fabricación de muebles de bajo costo, mangos de herramientas, horcones, cajas de empacar, construcciones rurales, así como para leña y como medicinal. Pero su mayor uso se da en la atracción de aves y abejas y se puede considerar como ornamental por el contraste en el color de sus hojas y de sus frutos.
 

El matapulgas o sardino.
Nombre científico: Thouinidium decandrum
Familia botánica: Sapindaceae
A solicitud de: Carlos Lachner, Costa Rica.
El sardino es una hermosa especie que se encuentra desde México hasta Costa Rica, creciendo desde el nivel del mar hasta los 1200 m de elevación aproximadamente, prefiriendo condiciones secas sin importarle la calidad de los suelos. Bastante común a todo lo largo y ancho del Pacífico Seco de Costa Rica, desde el nivel del mar hasta los 1200 metros de elevación; se le puede ver creciendo en la vertiente del Pacífico dentro del bosque, a orilla de ríos y quebradas, cerca de las carreteras o bien olvidado en algún potrero.
Puede llegar a alcanzar más de 25 m de altura, aunque lo más común es que ronde los 15 m, su fuerte tronco de alrededor 40 a 50 cm  de diámetro cubierto por una corteza grisácea  sostiene una amplia copa redondeada formada por ramas largas y gruesas, así como por  cientos de hojas compuestas de delgados foliolos muy llamativos por su borde aserrado y su forma de lanza, los cuales son de un color verde claro y al estrujarlas sueltan un desagradable olor. Durante las primeras semanas del mes de enero cuando la estación seca comienza a hacerse sentir en la zona, la copa de este árbol se vuelve amarilla y desde la distancia se aprecia como una floración, pero en realidad se trata de las hojas viejas que se marchitan rápidamente, se tornan amarillentas y caen todas casi al mismo tiempo, pero en cuestión de 2 ó 3 días son reemplazadas por el nuevo follaje que al inicio es de un atractivo color verde muy claro, casi blanco, hasta alcanzar su característico color verde limón. Un verdadero espectáculo.
En los primeros meses del año se llena de hermosos racimos terminales de flores blancas, muy ornamentales, las cuales atraen gran cantidad de insectos y posteriormente producirán frutos secos muy característicos por sus tres alas unidas en el centro donde se aloja su única semilla, que le permiten ser llevados  fácilmente por el viento.  Sus semillas germinan fácilmente sin necesidad de algún tratamiento pregerminativo y el desarrollo de los arbolitos es un poquito lento.  A pesar de que su amarillenta madera de grano entrecruzado  ligeramente y textura homogénea es bastante dura, fácil de trabajar y con una alta durabilidad natural no ha sido considerada como una especie de importancia, de ahí que corre el riesgo de llegar a la lista de especies en vías de extinción.  Dentro de los usos que se le han dado a esta especie en algunos lugares sobresalen madera de construcción, para fabricar puentes, estacas, durmientes de ferrocarril,  postes para cercas o como cerca viva, además como leña y rompevientos, pero uno de los más utilizados es como sombra ya que durante la mayor parte de la época seca logra mantener su denso follaje lo que resulta en una agradable y confortable condición. Como ornamental no puede dejarse de lado ya que sea con o sin flores siempre va a lograr mantener características muy atractivas que llamarán la atención de quienes lo observen. Tradicionalmente su follaje se usaba para hacer escobas y para matar pulgas de ahí su nombre de "matapulgas".  


El matasano.
Nombre científico: Casimiroa edulis
Familia botánica: Rutaceae
Corpulento y atractivo árbol más o menos común en las zonas del interior de Costa Rica ubicadas entre los 500 y los 2500 metros de elevación. Es muy fácil de reconocer gracias a la gran cantidad de lenticelas o ronchitas blancas en forma de puntos y rayas que cubren el tronco y las ramitas cuya corteza es de color gris muy claro. Mejor conocido por sus frutos redondos y amarillentos del tamaño de una toronja, los cuales son carnosos y comestibles aunque algo insípidos. Cuenta la leyenda que el ex-presidente de Costa Rica Ascención Esquivel Ibarra (1844 - 1923), mandó a cortar todos los árboles de matasano que hubiera en el Valle Central pues en su época se creía que cuando los campesinos trabajadores y sus familias los comían, adquirían "un comportamiento anormal, lento y muy retraído", lo cual explica el nombre común de este árbol. Muchos años después se descubrió que efectivamente las semillas y la pulpa del fruto del matasano poseen grandes concentraciones de un aceite rico en sustancias que provocan sueño, hipnosis y reducción en el ritmo cardíaco, similar al que se extrae de la flores y frutos de los cítricos con el que se elabora el muy conocido espíritu de azahar. A pesar de lo anterior el matasano es un árbol muy noble y hermoso, y debería ser plantado sin reparo en todas las áreas verdes del país.




El mateares o mastuerto
Nombre científico: Pereskia lychnidiflora
Familia botánica: Cactaceae
Sobre las llanuras de la provincia de Guanacaste, habita un extraño árbol que es un verdadero fósil viviente. Se trata del eslabón evolutivo entre la familia de los cactos y el grupo de las primeras plantas con flores verdaderas, y como tal está lleno de misterios y de secretos. El mateares es un cacto muy primitivo, con tronco, corteza y ramas alargadas, erizadas de largas y delgadas espinas como agujas, y con hojas verdaderas que nacen a todo lo largo de las ramas. De lejos es muy fácil confundir a este árbol con un jícaro guacal (Crescentia cujete ), pero la presencia de sus enormes espinas de hasta 10 cm  de largo disipan cualquier duda. Produce unas bellísimas flores anaranjadas con la textura del papel crepé, semejantes a claveles. Desde hace muchos, muchos años, este árbol ha sido considerado como una desgracia por parte de los finqueros, quienes se han encargado de eliminarlo pues sus terribles espinas ocasionan severas heridas al ganado que se acerca a comer sus hojas carnosas que nacen en el tronco, y el resultado de esta eliminación sistemática ha sido su extinción virtual pues en Costa Rica solamente hay reportados unos 4 individuos silvestres de esta especie.
 
Gracias a la preocupación y al gentil patrocinio de



en el  2007 logramos investigar, reproducir y promocionar al mateares y contribuir a salvarla de su extinción.  (Misión: Árboles de la Esperanza )


El mirto australiano
Nombre científico: Melaleuca linearifolia
Familia botánica: Myrtaceae
Hermoso y muy grácil arbolito ornamental que raramente alcanza los 8 metros de altura, originario del sureste asiático y de Oceanía. Muy característico por su delicado follaje compuesto de abundantes ramas delgadas cubiertas de hojas pequeñas y estrechas que de lejos le hacen parecer alguna especie de conífera. El tronco siempre es muy delgado y estirado, cubierto de una corteza blanca, gruesa y de textura papelosa que lo pueden confundir fácilmente con su congénere el corcho australiano (Melaleuca quinquenervia ) y la forma más fácil de diferenciar ambas especies es por el aroma de sus hojas al estrujarlas, muy fuerte y alcanforado -como a ungüento medicinal- en el primero, y ligero y dulce en el segundo. A los 2 ó 3 años de edad el mirto produce una abundante y muy fragante floración consistentes de una infinidad de flores blancas y estaminadas que se forman en agrupaciones al final de cada una de las delgadas ramitas, las cuales atraen grandes cantidades de colibríes, mariposas y abejas. En muchos países del mundo, los aceites esenciales de las hojas son extraídos para elaborar una amplia variedad de medicamentos empleados para el alivio eficaz de infecciones internas y externas. Es una de las pocas especies de árboles en el mundo que parece que fueron creadas especialmente como ornamentales para zonas urbanas y residenciales por las escasas dimensiones de su tronco, ramas y hojas. Por todas las anteriores características, el mirto australiano es uno de los árboles favoritos de los aficionados y expertos del bonsái. En Costa Rica esta especie fue introducida en fecha desconocida, pero es casi una suerte encontrar individuos en los parques y jardines de nuestras ciudades.
 

El mole
Nombre científico: Amphipterygium molle
Familia botánica: Anacardiaceae


En el extremo noroeste de Costa Rica encontramos las Islas Murciélago, nuestro único archipiélago verdadero formado por una cadena de 9 islitas al sureste de la Península de Santa Elena, la zona geológicamente más antigua del país, y justamente estas islas son el hogar del mole, un arbolito verdaderamente raro de la misma familia del mango (Mangifera indica ) que crece solamente sobre los suelos rocosos de las mencionadas islas y en algunos puntos muy específicos de dicha península. Es muy fácil de reconocer por sus ramas largas y delgadas, por sus hojas aterciopeladas con 3 folíolos y por su corteza de color rojizo que se desprende en láminas delgadas muy semejante a la del muy conocido indio desnudo o jiñote (Bursera simaruba ). Especies tan raras y aisladas como ésta, deben ser objeto de mucha investigación para evitar su extinción.




El mora
Nombre científico: Maclura tinctoria
Familia botánica: Moraceae
A solicitud de: Kelly Esperanza Jiménez Luque, Bogotá, Colombia.
Hermoso y corpulento árbol que habita a lo largo y ancho de la costa Pacífica de Costa Rica. Se caracteriza porque la corteza vieja del tronco y de las ramas más gruesas se desprende en fragmentos muy grandes los cuales caen constantemente, y además las ramas más delgadas presentan espinas muy fuertes. Se cree que este hábito del árbol de desprenderse de su corteza vieja en grandes fragmentos, es para evitar que sobre su tronco se adhieran otras plantas, hongos o líquenes que le podrían causar perjuicios. El mora es una especie dioica, lo cual significa que las flores masculinas y las flores femeninas nacen en individuos separados, por lo cual se puede decir que hay árboles machos y árboles hembras. Los árboles masculinos son más corpulentos y de tronco más recto y cilíndrico, mientras que los individuos femeninos poseen troncos más irregulares y mayor cantidad de ramas, y las espinas son más pequeñas. El nombre de mora se debe a que los frutos maduros se parecen vagamente a las moras. Actualmente esta especie se encuentra en gran peligro de extinción en Costa Rica porque su población natural ha sido severamente explotada, no sólo por el aprovechamiento de su fina y preciosa madera de color miel, sino que al hervirla se obtiene un excelente colorante llamado caqui utilizado durante décadas para teñir las telas de algodón más baratas y populares. Por lo demás son árboles extraordinariamente fuertes y resistentes, y tienen la capacidad de reproducirse eficazmente por medio de postes vivos sin ningún problema.
 
Para mayor información acerca de esta especie,
visite Los Árboles del Corazón.


La morera
Nombre científico: Morus alba
Familia botánica: Moraceae
Uno de nuestros árboles favoritos debido a su fácil reproducción y cultivo, y a su veloz y masivo desarrollo. Es una especie originaria de las regiones templadas de Asia, en donde se le conoce y cultiva desde hace miles de años ya que sus hojas son el alimento del gusano Bombyx mori que produce la magnífica y legendaria seda. Es un árbol pequeño de abundante follaje y ramificación cuyos frutos son las verdaderas moras de sabor muy dulce y agradable, pues lo que en Costa Rica se conoce como moras en realidad son zarzamoras (Rubus) de sabor más ácido. Unas 3 ó 4 veces al año cada árbol produce una gran cantidad de moras por las cuales hay que competir con las aves, los murciélagos y las ardillas las cuales son atraídas por estos manjares. Si se logra cosechar una buena cantidad de moras, se pueden elaborar deliciosos dulces, postres, conservas y pasteles. Produce follaje tan abundante que resulta ideal plantarlo en filas y establecer telones vivos y/o cortinas tapavientos. Además sus hojas son un excelente follaje para alimentar a una gran variedad de animales domésticos como cabras, vacas, caballos y conejos, y a varias especies de animales silvestres como venados, perezosos e iguanas. Gracias al veloz desarrollo y alta productividad de esta especie forestal, resulta ideal para aprender y poner en práctica todas las artes de la arboricultura como la reproducción, plantación, podas, injertos, acodos, etc.
 
AL ADQUIRIR NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
O LOS ARBOLITOS QUE TENEMOS A LA VENTA, USTED ESTARÁ FINANCIANDO
NUESTRO PROYECTO DE INVESTIGACIÓN, REPRODUCCIÓN Y PROMOCIÓN DE ESTA ESPECIE DE ALTO VALOR SOCIOAMBIENTAL. MUCHAS GRACIAS.



El murta
Nombre científico: Myrcia oerstediana
Familia botánica: Myrtaceae.
A solicitud de: Iván Mora Carranza, Costa Rica.
Su esplendorosa apariencia es una de las características más notables de esta especie forestal nativa de Costa Rica. En efecto, el murta resalta desde la distancia por su copa redonda, follaje denso y de color verde muy brillante, que contrasta notablemente con las hojas más nuevas que al nacer son casi blancas, luego se tornan rosadas, luego rojizas y por último pasan por varias tonalidades de verde. La combinación de hojas nuevas y hojas viejas forman un conjunto de verdad espectacular, convirtiendo a este árbol en una de las más atractivas opciones para plantar en áreas urbanas y residenciales como ornamental de nueva generación. Produce una enorme cantidad de frutillos carnosos que atraen y alimentan a muchas especies de aves. Además, es una excelente especie para crear y desarrollar bonsais.
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El nance
Nombre científico: Byrsonima crassifolia
Familia botánica: Malpighiaceae.

Un árbol muy conocido por sus frutos carnosos, los cuales poseen la característica de tener un fuerte aroma que atrae a muchos como abejas  a la miel, pero a otros los repele totalmente. El nance es un pequeño árbol que crece naturalmente en potreros, laderas, sabanas y en áreas expuestas totalmente, además de que es frecuente en cercas y patios de las casas especialmente en zonas rurales. Prefiere los climas cálidos del Pacífico y crece hasta aproximadamente los 1000 m de elevación, aunque se le ha plantado en sitios un poco más elevados. Se le encuentra desde México hasta América del Sur, especialmente en Paraguay, Perú, Bolivia y Brasil, así como en Las Antillas. Una especie resistente a incendios y amante 100% del sol (heliófita) con el cual su crecimiento es muy rápido y al no ser exigente en cuanto a suelos, puede crecer casi en cualquier lugar, a excepción de aquellos con ciertos periodos de inundaciones.

Es un árbol de raíces abundantes y profundas, de porte bajo ya que puede crecer entre 8 y 15 metros, desarrollando un tronco muy irregular y una copa un poco amplia que sale desde muy abajo, en la cual se evidencian las ramitas nuevas cubiertas por una fina capa de pelitos llamada pubescencia de color "herrumbre" muy llamativas. La corteza es de color gris y en árboles adultos se cae en placas rectangulares.  Sus hojas son un poco duras y gruesas, de ahí parte del significado de su nombre, el cual deriva del latín crassifolius, es decir hojas gruesas. Las pequeñas flores de aproximadamente  1,5 cm  de diámetro y de color amarillas o naranjas se presentan en racimos terminales de aproximadamente 10 a 12 cm  de largo, muy vistosos desde lejos con lo cual es sencillo reconocer a esta especie, especialmente entre los meses de junio a agosto, aunque en muchos lugares la época de floración es más extensa. Los frutos son amarillos, carnosos y de forma redonda, como de 2 cm  de diámetro y muy típico es que en ellos permanece el cáliz. Poseen un sabor ácido y un muy fuerte olor, motivo por el cual no es muy apreciado a pesar de poseer mucha vitamina C. Dentro de estos frutos por lo general hay 1 semilla redondita de color blanco, aunque no es raro encontrar 2 ó 3 semillas. El nance posee la ventaja de que es una especie que inicia su cosecha en un periodo muy corto de tiempo y de hecho en sitios con muy buenas condiciones, especialmente de suelos, puede empezar a cosechar al año, lo que es un atractivo para utilizarla como atrayente de aves y como ornamental.

Los frutos son muy buscados para consumo, especialmente por los niños más atrevidos, muchos de los cuales los comen aún verdes, pero la mayoría de las veces se comen maduros al pie del árbol o recién comprados, o bien con ellos se pueden preparar un sin fin de recetas como jaleas, confituras, refrescos, helados, vinos, enchiladas, cremas,  etc. Además posee muchos otros usos como leña, carbón, setos vivos, sombra de café y cacao, forraje para cerdos, colorantes naturales (corteza y cáscara del fruto ), ornamental, atracción de aves y pequeños animales, mejorador de la fertilidad del suelo y en la cría de la abeja Centris spp. como complemento en su alimentación. Otro de los usos que se le han dado es como medicinal y en por poseer una madera amarillenta de textura fina se le ha empleado en pequeñas construcciones así como en fabricación de gabinetes, marcos de puertas y ventanas, molduras y tornería entre otros.
 
 

El nazarenillo o chapernillo
Nombre científico: Lonchocarpus atropurpureus
Familia botánica: Papilionaceae
Esta especie de árbol de tamaño mediano  que no llega a superar los 10 m de altura y de tronco no muy grueso, se encuentra desde México hasta Venezuela y Ecuador en lugares con climas secos a húmedos ubicados en elevaciones hasta alrededor de los 1000 m.   Su tronco se encuentra cubierto por una delgada corteza de color café oscuro, pero en árboles jóvenes es blancuzca y su madera es de un color crema. Sus hojas compuestas están formadas por unos cuantos foliolos grandes de color verde oscuro y más claras por detrás que ofrecen un lindo contraste con los pequeños racimos de pequeñas y delicadamente perfumadas flores moradas que aparecen al final de las delgadas ramitas y que son muy visitadas por abejas y otros pequeños insectos que gustan de su néctar. De igual manera es un placer ver en la parte alta de la copa, distintos tonos de rojo, naranja y amarillo dados por las hojas nuevas.  Los delgados y aplanados frutos son unas legumbres de alrededor de unos 10 cm  de largo como máximo y dentro pueden llegar a tener 1, 2 ó 3 pequeñas semillas de color café, las cuales mayormente son dispersadas por el viento.  Como especie leguminosa  ofrece un buen aporte de nitrógeno al suelo por medio de sus raíces así como nutrientes en la hojarazca que se acumula en su base. A pesar de lo atractivo de su follaje nuevo y racimos de flores es una especie que no se ha utilizado en ornamentación y no se le conocen mayores usos, por lo cual es preciso rescatarla e iniciar un proceso de búsqueda de usos acorde a sus características.
 

El nazareno
Nombre científico: Peltogyne purpurea
Familia botánica: Caesalpiniaceae.
Este árbol existe solamente en las tierras bajas y muy húmedas de la costa Pacífica de Costa Rica y Panamá, pero es mundialmente conocido por su madera dura, preciosa y de un impresionante color púrpura intenso como el manto de Jesús de Nazareth. Internacionalmente a esta madera se le conoce como purple-heart (corazón púrpura ) y durante muchos años fue objeto de un activo comercio en el mundo entero para la confección de artículos de alto lujo y elevado precio, desde bolas de boliche hasta cubiertas de yates. Esta explotación excesiva redujo la población silvestre de esta especie a unos cuantos individuos que sobreviven dentro de los parques nacionales y áreas protegidas ubicadas en la zona central y sur de la costa pacífica de Costa Rica. Los árboles adultos pueden llegar a ser muy grandes y altos, fáciles de reconocer en el bosque por su tronco recto y perfectamente cilíndrico, con una corteza de color gris muy claro cubierta de gran cantidad de lenticelas o verrugas negras. Los árboles pequeños poseen un crecimiento demasiado lento, pero aún así es un deber de cada ciudadano de este país plantar y cultivar tantos nazarenos como pueda como un legado para las futuras generaciones.
 

El níspero chicle
Nombre científico: Manilkara chicle
Familia botánica: Sapotaceae
Uno de los árboles más grandes, corpulentos y atractivos de los bosques de Costa Rica, y probablemente uno de los más fáciles de reconocer en el interior del bosque ya que su tronco es muy recto y cilíndrico, la base muy voluminosa, y la corteza es de color gris muy oscuro, y cuando está húmeda por el agua de la lluvia es casi negra como si estuviera carbonizada; además está cubierta de gran cantidad de fisuras verticales y horizontales que forman una especie de cuadriculado sobre el tronco. Son árboles de crecimiento muy lento que una vez al año producen miles de frutos dulces y carnosos que alimentan a una incalculable variedad de fauna silvestre terrestre y arborícola, como tepezcuintles, pizotes, guatuzas, cerdos de monte, venados y monos principalmente. Produce una de las maderas más resistentes a la pudrición en todo el mundo, lo cual ha sido su perdición pues desde hace muchos siglos estos árboles se han talado para la extracción de madera para casas, cercas, corrales, pisos, puentes, muelles, cubiertas, puntales, postes, calzadas y cualquier otra pieza durable y resistente a todos los agentes que pudren la madera expuesta a la intemperie.
 
 
Para mayor información acerca de esta especie,
visite Los Árboles del Corazón.


El níspero japonés, níspero dulce o loquat
Nombre científico: Eriobotrya japonica
Familia botánica: Rosaceae
A solicitud de: Darío Molina Di Palma, Costa Rica.
Aunque es originario de China, desde hace siglos este bondadoso árbol frutal fue introducido y cultivado en Japón con mucho esmero y dedicación, y actualmente es uno de los árboles más importantes y reverenciados en dicho país. Es un árbol más bien pequeño que raramente sobrepasa los 10 metros de altura, de tronco recto y vigoroso y follaje muy denso compuesto de hojas simples y muy grandes. Una característica muy notable de este árbol es que la superficie de sus hojas y ramitas terminales está cubierta de una especie de algodón muy ligero que se desprende fácilmente al frotarlo con los dedos. Las flores son pequeñas y aparecen en grandes ramos en el extremo de las ramas, y una vez polinizadas aparecen los frutos con forma de pera, de color amarillo por fuera y de jugosa pulpa blanca cuyo sabor puede variar desde muy dulce hasta muy ácido, dependiendo de la procedencia del árbol. Cada fruto contiene en su interior una o dos semillas de color café muy brillante. Este árbol se ha cultivado ampliamente en todo el mundo y actualmente existen muchas variedades de frutos apropiados para postres, refrescos, licores, mermeladas, néctares, helados, etc. En Costa Rica pareciera que el níspero japonés se introdujo ya hace muchos años, y fue precisamente en las zonas frías y montañosas ubicadas entre los 1.500 y 2.500 metros en donde se adaptó magníficamente para producir frutos grandes y muy dulces, y para servir como un muy eficiente árbol tapavientos sobre todo en las fincas lecheras de altura. El único inconveniente que presenta es su alta susceptibilidad al ataque de las hormigas zompopas (Atta), las cuales defolian por completo a los individuos que se debilitan demasiado y en muchos casos se marchitan y mueren.
 

El níspero zapotillo
Nombre científico: Manilkara zapota
Familia botánica: Zapotaceae
A solicitud de: Mikel Mendoza, Venezuela.

Para muchos el simple hecho de mencionar al chicle les hace textualmente agua la boca, y no es para menos, ya que precisamente la sabia que emana de este apreciado árbol fue una de las primeras materias primas utilizadas en la elaboración de la dulce golosina que entretiene a miles alrededor del Mundo. El níspero zapotillo, chicozapote o chicle como también se le conoce es originario de México hasta Colombia y Venezuela, en donde se le encuentra desde el nivel del mar hasta los 900 m, y en ciertos lugares con condiciones especiales puede crecer hasta los 1000 ó 1200 m de altitud, especialmente en la vertiente pacífica; siendo común encontrarlo en sitios escarpados o planos, así como en las vegas de ríos. No es una especie exigente en cuanto a suelos y en ocasiones puede soportar periodos cortos de inundaciones.
En condiciones naturales puede alcanzar los 30 m o más de alto y desarrollar un diámetro de más de 1 m, inclusive se han visto árboles bastante gruesos que pueden llegar hasta 1,50 m.  Su tronco es recto y está cubierto por una gruesa corteza de color muy oscuro que exfolia en placas rectangulares. La copa es amplia y muy densa, gracias a las múltiples y fuertes ramas, que mantienen muchas ramas menores con crecimiento simpodial, similar a un candelabro y éstas a su vez poseen una buena cantidad de grandes y simples hojas color verde brillante agrupadas al final de las ramitas. Sus blancas, acampanadas y pequeñas flores pueden apreciarse en forma individual en la base de las hojas o al final de las ramitas en donde atraen a gran cantidad de abejas e insectos por su delicado y suave aroma, en donde luego aparecerán los redondos y grandes frutos carnosos, de alrededor de 10 cm de diámetro, de color café y de textura rugosa sobresaliendo el cáliz (remanente de la flor). La pulpa de los frutos es muy jugosa y dulce, de hecho es la más dulce de toda la familia Sapotaceae y por ello es muy buscada por muchos animales, especialmente aves y murciélagos y obviamente por el hombre mismo. En cada fruto pueden haber unas 5 semillas aplastadas de color negro brillante con el hilo blanco en el borde, las cuales germinan fácilmente aunque su porcentaje de germinación es relativamente bajo.
La rojiza madera es muy fuerte, dura y resistente tanto a los esfuerzos físicos como a los insectos y a las condiciones ambientales,  de textura fina y grano recto que le permiten trabajarla con facilidad y lograr un buen acabado  por lo que es utilizada en vigas, pisos, parquet, durmientes, columnas, muebles de lujo, armazones de barcos, ebanistería, dinteles, decoración de interiores, construcciones rurales, mangos de herramientas, artesanías, esculturas e  instrumentos musicales, entre muchos otros usos. Las culturas prehispánicas la emplearon en la construcción de los templos de sus Dioses.  Dentro de los otros usos que se le han dado al níspero zapotillo sobresalen sus frutos como fruta de mesa y en la elaboración de jaleas, jarabes y postres,  sus hojas son un buen forraje y con su látex se elaboran pinturas, barnices, gomas adhesivas y aislantes en cables eléctricos. Por otro lado el árbol se usa como sombra, como medicinal, como recuperador de suelos, como refugio de animales y  por su belleza posee un fuerte potencial como ornamental. 
Pero el mayor uso y por el cual es más conocido es por su blanco látex, presente en todas las partes del árbol, y en mayor concentración en su tronco, por lo cual es común ver los árboles con cicatrices en forma de zig-zag, evidenciando el proceso de obtención del valioso producto utilizado en la fabricación de goma de mascar o chicle que en náhuatl significa chictli. Para ello a los árboles seleccionados (mayores a 25 años) se les hacen una serie de cortes no muy profundos en la corteza por donde escurrirá la pegajosa, espesa y amarga sabia blanca, la que posteriormente en horas de la tarde se recogerá en unas bolsas previamente colocadas al final de los cortes y se llevará a los centros de procesamiento. Por árbol se puede recoger de  kilo a kilo y medio y hasta pasados 2 ó 3 años se podrá volver a sacar látex del mismo árbol. Actualmente está práctica se ha reducido mucho por la utilización de productos del petróleo para la fabricación de la famosa goma de mascar.

  
El ojoche
Nombre científico: Brosimum alicastrum
Familia botánica: Moraceae
A solicitud de: Erika Vohman, Guatemala.
Algún día el Gobierno de Costa Rica deberá declarar al árbol de ojoche como Héroe y Mártir Nacional por haber evitado la muerte por hambre de miles de personas cuando en 1953 y 1954 hubo una sequía sobre el Pacífico Norte que duró 24 meses. Todos los cultivos se perdieron, los pozos y las nacientes se secaron, pero en forma providencial los árboles de ojoche produjeron abundantes frutos durante todo este largo período, y las hambrientas personas pudieron alimentarse con las grandes y redondas semillas (foto ) ricas en grasa y almidón, con las que pudieron hacer sopas, bebidas, rosquillas y tortillas. Una década después se descubrió que la madera de este árbol era excelente para hacer tablilla y vigas para los cielo rasos artesonados que se pusieron muy de moda en los años 60, y "en agradecimiento" por su heroico servicio, miles de árboles de ojoche fueron llevados al aserradero colocando a esta especie al borde del exterminio, y ya no podrá ayudar a la gente en caso de que se presentara una nueva sequía.
 
 
  
El ojoche colorado
Nombre científico: Clarisia racemosa
Familia botánica: Moraceae

El ojoche colorado es una especie común en la región Latinoamericana, desde México hasta Brasil, pasando por Colombia en donde se le conoce  como caraco, aji o arracacho, en Bolivia le llaman tulpay o mururé, en Ecuador matapalo, Perú chichillica o  guariuba y en Brasil oity. En Costa Rica especialmente se le encuentra en la vertiente pacífica y con suerte en el lado del Arenal.  Puede llegar a medir entre 25 y 30 m de alto, con un tronco recto y cilíndrico de unos 60 cm. de diámetro, cubierto por una corteza parduzca a muy colorada sobre la cual sobresalen muchísimas lenticelas (especie de poros para el intercambio gaseoso) de gran tamaño. En su base se evidencian pequeñas gambas o raíces tablares de no más de 2 m de alto, siendo muy vistosas por el fuerte rojizo de su corteza, que igualmente resalta en la base del tronco y en las raíces, inclusive este color se nota en los tallos de pequeñas plántulas y en las raíces de semillas recién germinadas. 
El árbol posee copa densa y no muy amplia, sus simples y alternas hojas verdes brillantes poseen un borde ondulado con la nervadura muy evidente y están acomodadas en un solo plano en las ramitas, lo que  se conoce con el nombre de dísticas. Las pequeñitas flores color amarillento se agrupan en largos racimos colgantes llamados amentos y en ellos se encontrarán flores masculinas y femeninas por separado, siendo las masculinas más llamativas que las otras, las cuales pasan casi desapercibidas. Los carnosos frutos al ir madurando pasarán de un color amarillo a uno totalmente rojo, lo que los hace muy vistosos en el bosque para sus múltiples diseminadores, ya que aunque su sabor es un tanto ácido, muchos animales los buscan insaciablemente.  
Su madera es de un color amarillenta a marrón, de textura y brillo medios,  grano recto a entrecruzado y de difícil trabajabilidad con herramientas manuales o de poca calidad, por lo que se recomienda utilizar aquellas especiales para metal, además de que es conveniente pretaladrar antes de clavar o atornillar, de fácil secado con pocas deformaciones aunque a temperatura ambiente dura cierto tiempo en secarse adecuadamente. Su durabilidad natural es poca ante las condiciones ambientales si se encuentra colocada directamente sobre el suelo, pero presenta alguna resistencia a ciertos hongos. Por su peso específico de 0,69 g/cm3 se le clasifica como una madera muy pesada y aunque algunos la catalogan como no maderable, en muchos lugares se utiliza para carpintería en general, durmientes, vigas, parquet, construcción pesada, pisos, muebles, paneles interiores y exteriores, gabinetes, molduras, laminados, carrocerías, escaleras, mangos de herramientas,  marcos de puertas y ventanas, lanchas,  piezas dobladas, tornería, construcción de barcos, construcción de puentes y edificios, ebanistería, encofrados de hormigón, madera decorativos, chapas decorativas, lámparas de pie  y partes de vehículos entre otros muchos usos.
Como digno representante de las Moraceaes esta especie posee savia lechosa en todas sus partes, hojas, tronco, ramitas, corteza e inclusive en las raíces, siendo ésta de un sabor amargo, por lo que se puede pensar en que el árbol la utiliza además como un medio de protección ante el ataque de insectos y animales que quieran dañarlo. Es una especie siempre verde y tolera bien crecer en lugares con poca luz, además no es exigente en cuanto a suelos. Y como dato curioso en Bolivia varios pueblos nativos utilizan sus hojas, corteza y raíces como una especie de tabaco.
 

El olosapo
Nombre científico: Couepia polyandra
Familia botánica: Crisobalanaceae
Árbol nativo desde México hasta Costa Rica en donde lo encontramos escasamente en el norte de Guanacaste y en algunas partes de la zona Atlántica. De lejos posee un ligero parecido con el árbol de guayaba (Psidium guajava ), y su característica más notable son sus hojas cubiertas por una especie de lana blanca en su cara inferior (foto ). Las frutas son del tamaño de un aguacate pequeño y poseen una pulpa carnosa amarilla, muy aromática y de muy agradable sabor. La semilla es alargada y está cubierta de muchas fibras. El nombre olosapo se debe a que la cáscara del fruto es verrucosa como la piel de un sapo, y en la época de nuestros abuelos eran frutas muy comunes y abundantes en los mercados.
 
 

El orgullo de la India
Nombre científico: Lagerstroemia speciosa
Familia botánica: Lythraceae
Originario de la India y del sur de China, hoy día muy común en los parques y jardines de las zonas tropicales y subtropicales del mundo entero gracias a su espectacular floración de colores que van desde el rosado claro hasta el púrpura intenso. Raramente sobrepasa los 10 metros de altura y cuando está sin su característica floración, con mucha frecuencia se le confunde con un árbol de mango por su forma robusta y por sus hojas largas y estrechas. En Costa Rica encontramos árboles de esta especie plantados en los parques y jardines a lo largo y ancho de todo el país, desde el nivel del mar hasta los 1200 metros de elevación más o menos, aunque la floración se produce con mayor intensidad y vistosidad en la zonas bajas con una estación seca bien definida. Es la única especie de árbol en Costa Rica que produce flores de color rosado o púrpura con el centro amarillo, en ramos grandes, largos y erectos que sobresalen por encima del nivel del follaje, y con la excepción del roble sabana (Tabebuia rosea ), ningún otro árbol en el país produce una floración tan abundante de tonalidades rosado a púrpura. Luego de las flores aparecen grandes racimos de frutos negros, leñosos, redondos y se abren en cuatro gajos o segmentos para dejar salir unas diminutas semillas aladas que se dispersan con la ayuda del viento.
El árbol se reproduce muy fácilmente por medio de semillas, y basta esparcir puñados de ellas sobre una cama o bancal de germinación, mantenerlas húmedas y listo, en menos de una semana las semillas comenzarán a germinar abundante y vigorosamente. Los árboles plantados son muy resistentes y no requieren de mayores cuidados adicionales. Se requiere de al menos 8 a 10 años para lograr un árbol de buen tamaño y que produzca una abundante floración. La banaba, un té de hojas de orgullo de la India, es uno de los más eficaces remedios para reducir la obesidad y aliviar la diabetes e hipertensión, muy popular y reconocido en las Filipinas y demás países del sudeste asiático. Consulte a su médico antes de consumir medicamentos de origen natural.
 

El palanco o guineo
Nombre científico: Sapranthus palanga
Familia botánica: Anonaceae
De la misma Familia botánica de la  guanábana (Annona muricata) y de la anona (Annona cherimolia) de exquisitas frutas, y del ilán-ilán (Cananga odorata) cuyas aromáticas flores se utilizan para elaborar los perfumes franceses más caros y cotizados del mundo, presentamos al palanco o guineo, un árbol pequeño, sencillo y desgarbado de los bosques secos de Costa Rica que siempre pasa desapercibido hasta que florece, pues no solamente sus flores nacen directamente del tronco y de las ramas más gruesas (foto), sino que los pétalos son de color casi negro y expelen un poderoso olor a CARNE PODRIDA que hace creer a quienes se encuentran cerca, que hay algún animal en descomposición en las proximidades. Todo esto obedece a una fantástica estrategia evolutiva que el árbol desarrolló desde hace millones de años para atraer a las muy abundantes moscas las cuales se encargan de polinizar estas flores. Este árbol también recibe el nombre de guineo pues cada uno de sus frutos tiene la apariencia de una mano de guineos, pero no son comestibles.
 
 

El paleto o higuerón paleto
Nombre científico: Ficus obtusifolia
Familia botánica: Moraceae
De las 40 ó 50 especies de higuerones nativos y extranjeros que tenemos en Costa Rica, el paleto es uno de los más hermosos y notables gracias no solamente a sus grandes y brillantes hojas carnosas cuya forma recuerda mucho a una paleta o raqueta para caminar en la nieve, sino que también desarrolla una copa muy amplia que "cae" o pende con mucha elegancia, lo cual es notable aún en árboles con pocos años de edad. Un detalle muy curioso de esta especie de higuerón, es que antes de madurar sus frutos carnosos siempre están envueltos por una especie de tejido color café llamado bráctea. Se reproduce muy fácilmente por medio de estacas o postes vivos y crece muy rápido, y es especialmente recomendable para plantar en todos aquellos sitios en donde se desee llegar a tener un árbol único de porte muy majestuoso.
 

El palo verde
Nombre científico: Parkinsonia aculeata
Familia botánica: Caesalpiniaceae

El llamativo palo verde, también llamado en otros países cina-cina, espinillo o  espino de Jerusalén es un pequeño árbol de crecimiento  muy rápido que no supera por lo general los 10 m de altura y se encuentra presente desde el sudoeste de EE. UU. hasta Argentina así como en las islas Galápagos. En Costa Rica es común en la zona pacífica desde el nivel del mar hasta unos 1300 m de altitud y en el Valle Central donde se le ha plantado en aceras y jardines como ornamental. No es exigente en cuanto a condiciones de suelo pudiéndose desarrollar en suelos pedregosos, arenosos y pobres pero con buen drenaje, y a  pleno sol así como en lugares con influencia de fuertes vientos y altos niveles de contaminación como son las ciudades. 
De tronco retorcido y delgado,  desarrolla una colgante y extendida pero no muy densa copa, formada por delgadas ramas y ramitas largas cubiertas por pequeñas espinas y por finas hojas compuestas por miles de pequeñitos foliolos de color verde muy delgados, los cuales en la época seca se caen permitiéndole al árbol seguir fotosintetizando por medio de su tronco, ramas y ramitas cubiertas por una delgada corteza de color verde.  Las hermosas y amarillas flores presentes en pequeños racimos colgantes, son un verdadero atractivo para quien detenga su camino e invierta unos minutos en contemplarlas y disfrutar su delicado aroma, atrayente de gran cantidad de abejas y pequeños insectos que se alimentan de su néctar y dependiendo del lugar se pueden observar durante todo el año. Los frutos son pequeñas legumbres muy características por que se estrechan fuertemente entre la separación de las semillas, como una especie de cintura. Al madurar se tornan  de color café claro y liberan sus semillas en número de 2  a 6, las cuales son alargadas, lisas y muy duras, con cierto color negruzco con crema, muy buscadas para confeccionar joyería.  Su madera de color amarillenta a pardusca es considerada como semipesada  y poco durable, pero aún así puede se utiliza en construcciones rurales y como postes de cerca.
Por sus características arbustivas, rápido crecimiento y capacidad de rebrotar luego de las podas se le emplea en la formación de setos vivos, aprovechándolos para reforzar cercas por sus espinas,  además es fijador de nitrógeno, productor de leña, carbón, mangos de herramientas, pasta para papel, tornería, forraje (hojas y frutos),  medicina tradicional, melífera,  estabilización de suelos sueltos y dunas, producción de fibras textiles y de una especie de goma.  Su uso como ornamental ha sido muy difundido, pero se debe tener cuidado de eliminar sus ramas bajas a medida que van creciendo, para evitar que alguna persona sufra por las espinas. Aparentemente en ciertos lugares sus semillas, flores  y frutos son comestibles, siendo sus flores de un sabor dulce y sus semillas luego de ser secadas al sol pueden comerse, aunque no no se encontró más referencias. 
Su reproducción por medio de semillas es muy sencilla, al igual que por medio de brotes basales y en muchos países, como Australia, se ha introducido pero al no dársele un adecuado manejo y ante la falta de plagas y  enfermedades, se convirtió en una especie invasora con la colonización masiva de grandes extensiones, por lo que actualmente se está tratando de controlar  por medio del uso de especies depredadoras como el escarabajo de la parkinsonia (Penthobruchus germaini y Mimosetes ulkei) y el gusano de la hoja de parkinsonia (Rhinacloa callicrates), así como con medios mecánicos, herbicidas  y con el fuego mismo. Como dato curioso el género Parkinsonia le fue dado en honor al botánico inglés J. Parkinson y por sus espinas se le confirió el término del latín aculeata que significa espinoso.
 

 
El papalán
Nombre científico: Coccoloba guanacastensis
Familia botánica: Polygonaceae

Directo desde las bajuras guanacastecas, presentamos a un legítimo "árbol peón" pues prácticamente no hay nada que no pueda hacer en nuestras fincas. Imagínense nada más: se reproduce por medio de postes o estacas, crece rapidísimo, produce muchos tallos de la base, su madera dura y pesada proporciona una excelente leña, su follaje es muy apetecido y nutritivo para el ganado, se puede utilizar para establecer cercas vivas de alta durabilidad, es también uno de los mejores árboles pantalla para cerrar o tapar rápidamente espacios indeseables, es excelente como árbol percha o tutor para el cultivo de plantas epífitas y/o trepadoras, es 100% resistente al viento y cuando se le viene una quema encima, a los pocos días está lleno de hojas nuevamente, también resiste muy bien las podas intensas para crear setos vivos densos y compactos, la sequía del verano no lo afecta para nada y mantiene una deliciosa sombra cuando todos los demás árboles se desnudan, produce una enorme cantidad de flores aromáticas a todo lo largo de sus múltiples ramas y que atraen a miles de abejas y mariposas y además, sus dulces frutos comestibles atraen a los animales silvestres y a las personas también. ¡Lo único que pide a cambio es que lo reproduzcan y planten!
 

El piracanto o palo de fuego
Nombre científico: Pyracantha rosea
Familia botánica: Rosaceae
A solicitud de: María Luisa Fournier, Costa Rica.
Robusto arbolito originario de Italia, Grecia, Turquía y Asia Menor. Una de las especies ornamentales favoritas del mundo entero a causa de desarrollar un follaje denso y de color verde muy brillante, el cual se cubre de miles de pequeñas flores blancas y aromáticas con un fuerte e inconfundible olor a manzana, las cuales son reemplazadas por miles de frutillos carnosos, redondos y de un espectacular color rojo encendido y brillante, que justifica el nombre de palo de fuego. Se le utiliza comúnmente como arbusto ornamental solitario o para establecer cercas, setos vivos, arreglos paisajísticos y esculturas topiarias. Las ramitas producen pequeñas espinas muy puntiagudas que lo hacen ideal para establecer cercas o muros divisorios. Las flores atraen a las mariposas y los frutos alimentan a una gran variedad de aves silvestres. Debido a sus pequeñas hojas, fuertes ramitas y extraordinaria resistencia a las podas y a la sequía, es una de las especies favoritas en el mundo entero para crear bonsáis.
 

El pochote o cedro espinoso
Nombre científico: Bombacopsis quinata
Familia botánica: Bombacaceae
A solicitud de: Maleny Murillo M., Costa Rica.
Corpulento e indomable árbol habitante de las regiones del país en donde se presenta una estación seca y muy caliente de más de 4 meses. Inconfundible por su gruesa corteza cubierta desde la base del tronco hasta las puntas de las ramas por una formidable armadura de aguijones grises y muy puntiagudos que muchas veces se unen en cadena formando algo así como una especie de sierra. Desde la época de la colonia, los primeros campesinos de este país descubrieron que si se cortan y se plantan las ramas y los troncos del pochote, rápidamente desarrollan raíces y forman nuevos árboles, propiedad que ha sido utilizada hasta la fecha para la construcción de cercas vivas fuertes y macizas. La madera del pochote es muy fina, suave, de un atractivo color rosado y con excelentes propiedades para ser utilizada en la construcción, la mueblería y la ebanistería en general, ya que a diferencia de casi todas las maderas del mundo jamás se deforma ni se raja con el tiempo porque nunca pierde su humedad natural interna. Es un árbol eminentemente caducifolio pues pierda hasta la última de sus hojas al inicio de la estación seca y caliente y se mantiene así varios meses hasta el inicio de las primeras lluvias.
 
 
 

El pompón rojo
Nombre científico: Calliandra haematocephala
Familia botánica: Mimosaceae
Un arbolito que vale la pena no solamente conocer sino reproducirlo y plantarlo por todo lado, especialmente en aquellos jardines y parques que requieran de color y atractivo. El pompón rojo o plumerillo como le llaman en algunos lugares, es una especie propia de América del Sur y en el país se le puede ver con facilidad en el Valle Central, entre los 1000 y 1200 m de altitud, en donde se desarrolla muy bien. De tamaño mediano que puede alcanzar los 3 ó 4 m de altura, de múltiples y delgados troncos grisáceos que se tornan oscuros al envejecer, y que forman una densa y redondeada copa desde la base. Su permanente follaje formado por cientos de hojas compuestas por foliolos relativamente grandes para la familia,  se cierran al caer el sol. Durante todo el año  ofrecen su atractivo color verde que contrasta delicadamente con gran cantidad de racimos o cabezuelas de flores de largos estambres de color rojo o blanco, que le dan la peculiar forma de un "pompón" o plumero.
Los frutos son vainas de color café oscuro y cuando se abren para liberar las semillas se enroscan de una forma muy peculiar.  Se reproduce por medio de semillas o estacas y para maximizar su producción de flores se recomienda la poda de formación que le permita una copa más amplia y redondeada. De muy rápido crecimiento por lo que en poco tiempo se tendrá un arbolito bellamente floreado con altos potenciales paisajísticos para jardines, antejardines, parques, aceras y como cerca viva, además de que es un excelente mejorador de suelos degradados. Sus flores son el mangar de gran cantidad de abejas, insectos e inclusive de colibríes.



El poró africano
Nombre científico: Erythrina abyssinica
Familia botánica: Papilionaceae
Un pequeño y humilde arbolito que para muchos es casi invisible sino posee flores pero para otros es toda una curiosidad, por su peculiar corteza. El poró africano como su nombre lo dice es originario de África y fue introducido  al país como una especie ornamental para jardines grandes y de tamaño mediano, por sus erectos  y compactos  ramos de llamativas flores rojas con forma de cuchillito, características de los porós, las cuales van abriendo de abajo hacia arriba, dándole al racimo un aspecto como de bastón de emperador, las mismas son atrayentes de abejas y otra serie de insectos. Los cuales contrastan fuertemente con su tronco cubierto por la clara corteza, muy característica de esta especie, la cual es muy gruesa y corchosa   con grandes fisuras a todo lo largo. En condición natural puede desarrollar un tronco grueso y alto, pero en el país es más común encontrarlo con delgados troncos múltiples,  copas pequeñas y con un tamaño entre 5 y 8 m de altura.  Las  verdes hojas usadas como complemento en la alimentación del ganado,  son trifolioladas y se caen en la época seca. Los frutos son legumbres entre 4 y 15 cm de largo, de color marrón que encierran pequeñas semillas rojas muy brillantes similares a frijoles, muy utilizadas para elaborar artesanías y joyerías, pero se debe tener cuidado porque son muy tóxicas. 
Sus raíces profundas le permiten adaptarse muy bien a sitios expuestos a pleno sol, resistir bien los incendios y las épocas secas. La madera es suave, liviana y muy porosa lo que le permite ser usada para fabricar juguetes, artesanías, tambores, utensilios de cocina y pequeñas esculturas. Se le ha usado además como una especie de cerca viva, como recuperador  de suelos por su fijación de nitrógeno, como medicinal  y por supuesto como ornamental, principalmente en el Valle Central pero puede adaptarse a zonas mucho más altas y frías.  Se reproduce por medio de semillas y de estacas. La palabra Erythrina proviene del griego erythros que significa rojo en alusión a sus flores.


El poró criollo o poró tico
Nombre científico: Erythrina berteroana
Familia botánica: Papilionaceae

Un árbol tan sencillo y noble que ha sido parte fundamental en el desarrollo histórico y económico de este país, el cual desde las cercas de las fincas ha sido testigo silencioso del avance y crecimiento de las familias costarricenses, las que con su duro trabajo y esperanzas lograron moldear a esta Costa Rica.
De 5 ó más metros de alto, tronco delgado, frágil y cubierto por una corteza blanquecina con surcos poco profundos y gruesas espinas,  se ramifica fácilmente para dar forma a una no muy densa copa, cubierta por hojas delgadas y trifolioladas, de las que sobresalen los foliolos centrales y sus largos y ahuecados pecíolos, utilizados en el campo por los niños para hacer burbujas de jabón, como si fuesen "pajillas".
El poró criollo o poró de cerca se le puede encontrar como poste vivo en muchas de las cercas de las fincas en gran parte del país desde los 300 m hasta los 2000 m de elevación, en donde logra llamar la atención con sus vistosos racimos terminales de flores rojas con forma de pequeños cuchillos, que luego  darán paso a unas vainas que se tornarán negras al madurar contrastando fuertemente con el rojo  brillante de las semillas con forma de frijol, comúnmente llamadas "nenes". De ahí que también se conozca a esta especie como poró de nenes  y los mismos son muy buscados para elaborar artesanías, joyería e incluso como amuletos para la buena suerte. Es una especie nativa desde el sur de México hasta el norte de Perú y las Antillas, en donde crece en sitios diversos, ya sean secos o húmedos y con suelos buenos o malos.
Aunque su madera es muy suave y de muy mala calidad en ocasiones se le ha utilizado para elaborar juguetes y pequeñas esculturas, pero principalmente se le busca como leña en donde no hay otras fuentes.  Sus flores comestibles son  preparadas con huevo y comidas en "gallos" con tortilla mientras que sus hojas y  ramitas tiernas son una excelente fuente de forraje para el ganado y animales pequeños como los conejos.  Otros usos que se le atribuyen son en la medicina popular, como ornamental, para atraer colibríes,  como soporte para cultivos como la vainilla, la pimienta y la granadilla, así como mejoradora del suelo por ser una formidable materia prima para la formación de mulch y por su aporte en la fijación nitrógeno. En algunos  países se utiliza su corteza en la obtención de colorantes e  insecticidas.   Se debe tener cuidado con la manipulación de las semillas ya que las mismas son tóxicas por lo que se debe evitar que los niños se las lleven  a la boca.
Es una especie de muy rápido crecimiento y su reproducción por medio de semilla es muy fácil, únicamente se debe sembrar ésta y cuidar de que el sustrato se mantenga húmedo. Como poste de pega tampoco tiene secretos, incluso los estacones pueden mantenerse cortados a la sombra por varios días, mejor aún si han sido cortados en menguante. Si se desea una producción constante de postes para el mantenimiento mismo de las cercas o para su venta, se deben hacer una o dos podas al año y con ello también se logra que los árboles luzcan copas más densas y atractivas, aumentando la producción de flores, frutos y semillas, así como el poder mantenerse verde por más tiempo.


El poró gigante o poró extranjero
Nombre científico: Erythrina poeppigiana
Familia botánica: Papilionaceae


Aunque es una especie forestal originaria de las regiones montañosas de Perú, el poró gigante se ha naturalizado en Costa Rica desde que fue introducido a inicios del Siglo XX como una especie de sombra para los cafetales del Valle Central de aquél entonces. Efectivamente, decenas de miles de árboles de esta especie se reprodujeron y se plantaron dentro y en los alrededores de los cafetales con excelentes resultados, pero años más tarde la introducción de las variedades de café resistentes al sol provocó la eliminación de todos los poró gigantes de las fincas cafetaleras. Los árboles de esta especie crecen a velocidades asombrosas y llegan a alcanzar grandes dimensiones, y durante la estación seca los individuos adultos nos deleitan con una espectacular floración de color naranja encendido. La especie se reproduce fácil y rápidamente por medio de semillas y de estacas o postes vivos. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del poró gigante y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica.
Más de 700 fotografías. Ver muestra.
 
 

El poro poro
Nombre científico: Cochlospermum vitifolium
Familia botánica: Cochlospermaceae
Sencillo entre los sencillos, pero con la nobleza de los grandes, es como podemos calificar al poro poro, una especie que a pesar de ser muy común es casi desconocida por la mayoría de las personas desde México hasta el norte de Brasil.  Puede divisarse en la vertiente del Pacífico hasta los 1200 m de elevación, en charrales y bosques secundarios, en donde las condiciones secas y calientes favorecen su desarrollo, independientemente de las condiciones del suelo, aunque prefiere los sitios pedregosos con fuertes pendientes. Para muchos esta especie es básicamente invisible, porque no posee un gran  tronco ni fuertes y frondosas ramas que sostengan la hermosa copa, más bien lo que se encuentran son pequeños árboles de 7 a 10 m de altura, con un tronco recto, cilíndrico y libre de ramas, cubierto por una corteza muy lisa y de color muy claro cuando son árboles jóvenes, la cual se irá tornando oscura y muy áspera con forme el árbol envejece. No es raro encontrar árboles con dos troncos iguales creciendo juntos desde abajo, lo que da la impresión que fueran dos árboles pero en realidad se trata de un solo árbol, que desde muy chiquito sufrió la pérdida de su tronco original y logró desarrollar dos brotes que se convirtieron en su nuevo tronco. 
La copa es muy pequeña y rala, formada por unas cuantas ramas largas y delgadas, cubiertas por pocas hojas grandes  similares a una mano, conocidas como digitadamente lobuladas, que recuerdan a las hojas de la mata de uva, de ahí que el origen de su nombre sea "vitifolium" (hojas como la uva). Las cuales al madurar cambian su fuerte color verde por tonos amarillos, naranjas y rojos antes de caer, lo que produce un hermoso paisaje, cuando se encuentra un grupo de estos árboles creciendo juntos. Las grandes y sencillas flores amarillas crecen en pequeños racimos al final de las ramitas, formadas por 5 pétalos y múltiples estambres, las cuales atraen gran cantidad de abejas e insectos. Los frutos son cápsulas relativamente grandes de color café muy oscuro a marrón, de forma ovalada que al madurar se abren en 5 partes, como una flor para liberar un fino algodón que envuelve gran cantidad de pequeñas semillas muy duras, de color negro y con forma de caracol, lo que explica el origen del género del nombre científico "Cochlospermum" que significa semilla como caracol.
Se utiliza en apicultura, postes vivos en cercas, protección de suelos, ornamental y en artesanías se utiliza su algodón, las semillas, las flores (que aunque secas mantienen su color), las fibras de su corteza y el tinte que de ella emana. Al ser una especie pionera, es decir que es una de las primeras en llegar a colonizar espacios vacíos, su madera es demasiado suave y porosa, por lo que no se la da ningún uso. Se reproduce fácilmente por medio de semillas, estacas o  postes vivos y su crecimiento es muy rápido, por lo que en menos de dos años ya estará ofreciendo hermosas flores, para el disfrute de todos aquellos que deseen detenerse a la orilla del camino para contemplarlo.    
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del poro poro y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica.
Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El primavera
Nombre científico: Cybistax donnell-smithii
Familia botánica: Bignoniaceae


El hermoso primavera, que hace gala a su nombre regalándonos todos los años entre marzo y abril un verdadero espectáculo de elegantes ramos de flores amarillas...  ¡pero hay que tener cuidado!!! no se vaya a confundir con el corteza amarilla (Tabebuia ochracea), el cual también es de flores amarillas, pero este último es muy abundante y posee una copa mucho más amplia y exuberante.  Para los que acostumbran pasar por la carretera Interamericana, sobre el puente  en las cercanías a la entrada a Grecia,  podrán contemplar una fila de estos árboles bordeando la carretera a esta bella ciudad. El primavera es una especie es nativa de México, Guatemala, Honduras y El Salvador en América Central, brincando a Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia; en el país se le introdujo como árbol maderable con poco éxito, pero como árbol ornamental logró un lugar especial en muchas fincas y grandes jardines. Le gusta desarrollarse en lugares con suelos buenos y sin problemas de drenaje, desde el nivel del mar hasta los 1000 m de elevación, mayormente en la Vertiente Pacífica, la que le ofrece no solo varios meses secos sino una muy buena cantidad de luz por día, requisito indispensable para lograr desarrollarse al ser una especie pionera o heliófita (dependiente de la luz). 
Es un árbol que puede alcanzar entre 25 y 30 m de altura y entre 50 y  70 cm de diámetro, con un tronco recto cubierto por una corteza blancuzca y lisa que se desprende en pequeñas placas;  en su base se pueden observar pequeñas gambas o contrafuertes que le ayudan a sus poderosas raíces a soportar los fuertes vientos. Sus ramas son gruesas y crecen en forma oblicua, formando una copa estrecha con forma de embudo invertido, en donde sus hojas compuestas por 7 foliolos de color verde fuerte y de 12 a 30 cm de largo, se desprenden entre febrero y marzo, para dar paso a su magnífica floración amarilla. Las flores con forma de campana y pétalos muy delgados se agrupan en racimos terminales, que transforman totalmente la copa, atrayendo gran cantidad de abejas e insectos. Luego de unos dos meses de floración únicamente se  observan los largos frutos con forma de vaina delgada, de unos 25 a 50 cm de largo, dentro de los cuales hay gran cantidad de pequeñas semillas aladas, que serán dispersadas con el viento, cayendo en sitios con buena iluminación para fácilmente germinar.  La madera es de un color crema claro con ciertas bandas más oscuras, de textura fina a media y de grano ligeramente entrelazado, su brillo es medio y posee buena resistencia al ataque de hongos; se le considera como una madera ligeramente pesada por lo que se le ha utilizado en la elaboración de muebles, gabinetes, pisos, chapas decorativas, molduras, cajas, parquet, decoración de interiores, triplay,  construcciones rurales, vigas, ventanas y puertas, entre otros muchos usos. Por sus características fue una de las especies seleccionadas para la fabricación de hélices de aviones de combate en la II Guerra Mundial.  También se le usa como leña, para protección de suelos, sombra,  cercas vivas por su alta capacidad de rebrote y buen crecimiento, así como ornamental en parques y jardines.


El purre o purré.
Nombre científico: Conostegia xalapensis
Familia botánica: Melastomataceae


Presentamos a uno de los árboles más comunes de las elevaciones medias del Valle Central de Costa Rica, lo cual no significa que carezca de muchas virtudes y de beneficios. Es un árbol pequeño y ocasionalmente presenta un comportamiento arbustivo, inconfundible por sus hojas simples, alargadas y opuestas, con 3 nervios centrales y el borde con pequeños dientes como una sierra; la cara superior de la hoja es verde brillante mientras que la cara inferior es de un color completamente diferente que puede variar desde el gris pálido hasta el café oscuro, pasando por amarillento o dorado, según la zona del país en donde se le encuentre. La corteza es gruesa y muy áspera e irregular, lo cual hace del árbol una excelente opción como tutor vivo para "pegar" y cultivar orquídeas, helechos y toda suerte de plantas epífitas o trepadoras. Durante la estación seca produce gran cantidad de ramos erectos de florecillas blancas y muy aromáticas que atraen gran cantidad de mariposas, abejas y otros insectos agradables a la vista. Luego vienen los frutos que aparecen por miles, pequeños, redondos, carnosos y de color negro o azul oscuro cuando están maduros, de un ligero sabor dulce que a muchas personas agrada pero a otras no mucho pues el jugo tiñe la lengua y labios de un intenso color morado, lo cual explica por qué en muchas partes del país a este arbolito también se le conoce como lengua de vaca. Su madera tiene una gran reputación de ser excelente para leña y para elaborar carbón, y el árbol como tal posee grandes atributos para ser utilizado como especie ornamental de nueva generación. ¡ATENCIÓN! Jamás, jamás intente cargar ramas o troncos de este árbol sobre los hombros o espalda, ya que la corteza desprende millones de minúsculas astillas que se insertan en la piel y causan dolorosas alergias.
 

El quebracho o quiebracha
Nombre científico: Lysiloma divaricatum
Familia botánica: Mimosaceae
Allí en donde los terrenos son tan inclinados, agrestes, estériles y rocosos que muy pocas especies de plantas son capaces de sobrevivir, allí es en donde los árboles de quebracho reinan imponentes pues son capaces de nacer, desarrollarse y vivir normalmente sobre las rocas desnudas en ausencia total de tierra o suelo. Esta formidable capacidad de desarrollar sus raíces dentro y en torno de las rocas, como si fueran gaviones vivos, convierten al quebracho en una de las mejores especies forestales para plantar sobre los terrenos pedregosos e inclinados de los cerros y orillas de los ríos y quebradas. El árbol es muy fácil de reconocer por su corteza áspera que se desprende en largas placas verticales como flecos, y por sus abundantes frutos que son unas legumbres delgadas como el papel de color rojo oscuro. La madera de este árbol es tan dura y tan pesada como las rocas de las que se alimenta, y el nombre de quebracho (quiebra-hacha ) no es ninguna exageración. Su extraordinaria dureza y resistencia a la podredumbre que ocasionan la humedad y el suelo, convirtieron a esta madera en uno de los materiales favoritos de las poblaciones rurales para la elaboración de postes para construir corrales, ranchos, picaderos y cercas, y cada año miles de quebrachos son tumbados y "rajados" sobre sus lechos de roca para mantener las cercas de alambre de púas en buen estado.
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El reseda
Nombre científico: Lawsonia inermis
Familia botánica: Lythraceae
Árbol pequeño muy ramificado y de copa muy amplia y extendida, originario de los países del Cercano y Medio Oriente en donde se menciona en documentos milenarios por sus reconocidas propiedades medicinales, cosméticas y mortuorias. Durante la época de floración -estación seca y caliente-, produce una abundante y espesa masa de flores de color blanco o rosado claro que hace que las ramas se doblen bajo su peso, y el aroma que despiden es verdaderamente exquisito y se percibe a grandes distancias sobre todo durante las horas de la tarde cuando no hay viento. Aunque parezca increíble, este arbolito fue introducido como un ornamental muy apreciado a Costa Rica desde la época colonial, y fue un componente infaltable en los patios, cercos y jardines de las casas de campo a lo largo y ancho de la provincia de Guanacaste, cuyos poetas, escritores y cronistas dedicaron gran atención a la belleza y aroma exquisito de este árbol el cual hoy día, ya casi nadie conoce.
 
AL ADQUIRIR NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
O LOS ARBOLITOS QUE TENEMOS A LA VENTA, USTED ESTARÁ FINANCIANDO
NUESTRO PROYECTO DE INVESTIGACIÓN, REPRODUCCIÓN Y PROMOCIÓN DE ESTA ESPECIE EN ALTO RIESGO DE EXTINCIÓN. MUCHAS GRACIAS.


El roble sabana
Nombre científico: Tabebuia rosea
Familia botánica: Bignoniaceae
A solicitud de: Roy A. Mora Arias, Corredores, Puntarenas.
El árbol ornamental de Costa Rica por excelencia, y el más famoso, popular y admirado cuando produce su floración estival de colores que van desde el perfecto blanco hasta el púrpura oscuro. Es el Árbol Nacional de El Salvador, en donde se le conoce como maquilishuat. En Costa Rica se le conoce como roble sabana porque es un árbol que gusta crecer principalmente sobre las llanuras, y cuya madera es muy semejante a la de los robles (Quercus ) de las regiones más templadas del planeta. Plante robles sabanas hoy mismo y en unos 5 años o menos usted podrá disfrutar de su espectacular floración.
 
 
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del roble sabana y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica.
Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El ron ron
Nombre científico: Astronium graveolens
Familia botánica: Anacardiaceae
Para mucha gente el nombre ron ron es muy conocido porque en sus casas u oficinas tienen alguna artesanía o joyería elaborada con la fina madera de esta especie de árbol, pero son pocas las personas que a pesar de lo anterior pueden identificarlo  y mucho menos relacionarlo con su primo el jocote (Spondias purpurea). Una especie originaria desde México hasta el Amazonas y en Costa Rica se le encuentra mayormente en la vertiente pacífica desde el nivel del mar hasta los 800 ó 1000 m de altitud. En condiciones normales puede alcanzar  20 a 30 m de altura y desarrollar un tronco grueso y cilíndrico que puede alcanzar el metro de diámetro,   caracterizado por su llamativa corteza grisácea oscura con grandes manchas claras, producto del desprendimiento de la misma. Su copa es densa, esférica y  no muy amplia formada por ramas gruesas y cientos de hojas compuestas por foliolos de borde aserrado y forma de lanza, los que al acercarse la época seca se tornan rojizos y  amarillentos, indicio de que pronto se caerán, dando la ligera sensación de que se está en otoño. Con las primeras lluvias el árbol se cubre nuevamente de hermosos y brillantes brotes rojos.
Las pequeñas flores agrupadas en densos racimos, poseen 5 pétalos de color blancuzcos que se mantienen unidos al pequeño fruto café y de aproximadamente 1 cm  de largo, como un mecanismo aerodinámico para ayudarle a desplazarse con el viento, como una pequeña hélice. Dentro de cada fruto hay una semilla de color blanco muy similar a un grano de arroz, la cual es fácil de germinar y los arbolitos no son exigentes en su manejo y desarrollo. Esta especie tiene la ventaja que se puede reproducir además por medio de estaca  o estacones, si han sido cortados en forma adecuada.
La principal razón de que esta especie en muchos lugares ya esté casi extinta ha sido precisamente su valiosa y hermosa madera, la cual posee gran demanda internacional, no solo por sus llamativas bandas negras que contrastan con el amarillo fuerte del resto de la pieza, sino por su fina textura y lustre regular.  Pero a pesar de su gran valor económico mucha gente ignora que el dejar una troza de madera en el campo por unos días es causa de que se desarrollen unos insectos de largas antenas muy voraces llamados cerambícidos y que perforan totalmente la madera en muy poco tiempo, de ahí que la misma debe llevarse a aserrar lo antes posible.


 
La rondeletia o guayabillo
Nombre científico: Rondeletia aspera
Familia botánica: Rubiaceae
En la región occidental del Valle Central, en aquellas zonas en donde los potreros y desmontes se han cubierto nuevamente de vegetación forestal joven, con alguna frecuencia podemos encontrar un arbolito cuya primera impresión nos recuerda a un esbelto guayabo. Se trata de la rondeletia, un árbol pequeño de apariencia y porte muy grácil y elegante, cuya corteza vieja una vez al año se agrieta y se desprende para exponer la corteza nueva, perfectamente lis y de un incomparable color gris verdoso como el jade. Los primeros meses del año aparecen las flores, pequeñas, color carmesí, alargadas y agrupadas en cientos de ramitos pequeños que cuelgan como adornos para el deleite de mariposas y de colibríes. Se trata en definitiva de un árbol nativo y completamente silvestre, cuyos atributos le deparan un enorme potencial como una especie de alto valor ornamental no tradicional para áreas urbanas y residenciales.
 
Gracias a la preocupación y
al gentil patrocinio de

en enero del 2008 logramos investigar, reproducir y promocionar la rondeletia y contribuir a rescatarla de su anonimato y riesgo de extinción.   (Misión: Árboles de la Esperanza )


El rosa de Brasil
Nombre científico: Pereskia grandifolia
Familia botánica: Cactaceae
Al igual que el mateares, el rosa del Brasil es una planta muy primitiva sobreviviente de los primeros cactos que aparecieron sobre La Tierra hace millones de años, los cuales eran árboles y arbustos con tronco, madera, ramas leñosas, grandes hojas y corteza erizada de espinas largas y delgadas como alfileres. El rosa de Brasil es de crecimiento muy rápido e irregular, lo cual significa que los individuos jóvenes primero desarrollan gran cantidad de ramas y de tallos en todas direcciones antes de definir un tronco central. Los árboles adultos no son muy grandes pero poseen una forma muy notable por su copa densa y compacta de forma esférica con hojas gruesas y de color verde muy brillante. Durante la floración, en la punta de cada rama aparece un ramo de muchas flores muy hermosas de grandes pétalos color rosado. Aunque no es un árbol nativo de Costa Rica, recientemente se le está utilizando con cierta regularidad como un ornamental no tradicional, y para establecer cercas y barreras vivas principalmente.
 

El rosa de monte
Nombre científico: Brownea rosa-de-monte
Familia botánica: Caesalpiniaceae
A solicitud de: Annette Rosenow, Costa Rica.
En los bosques húmedos y calientes de las bajuras de Costa Rica, habita una especie de árbol pequeño pero asombroso. Durante sus primeros 10 a 15 años de vida no desarrolla un tronco definido sino más bien un grupo de 6 a 10 tallos excesivamente largos que crecen en todas direcciones y se doblan bajo su propio peso, dando la impresión de ser un extraño matorral en lugar de un árbol. La corteza de estos tallos es notablemente blanca gracias a la formación de abundantes líquenes que le dan este color. A partir de los 4 ó 5 años, la planta comienza a producir sus primera floración consistente de unos grandes y muy atractivos ramos de flores rojo-anaranjadas muy brillantes y de largos estambres, que nacen directamente de los tallos o troncos. En los árboles más grandes estos ramos florales también nacen en los extremos de las ramas y así parecen rosas gigantes, lo cual explica el nombre de este árbol. Esta especie posee la enorme ventaja de que se reproduce por medio de estacas y postes vivos, los cuales muy pronto producen flores aunque no hayan desarrollado ramas ni hojas. Es una especie con un enorme potencial para ser utilizada en proyectos de arborización urbana y residencial.
 

El saíno
Nombre científico: Caesalpinia eriostachys
Familia botánica: Caesalpiniaceae
Es común ir de paseo por las cálidas tierras del pacífico y quedar admirados al contemplar en muchas de las cercas de las fincas, estos llamativos árboles de saíno, cuyo tronco no puede pasar desapercibido, por las muchas y variadas protuberancias y hendiduras que lo cubren desde la base hasta las ramas más gruesas, como si fueran delgados troncos fusionados entre sí, constituyéndose en el deleite de pequeños y grandes que entretienen su viaje buscando múltiples figuras de fantasmas y monstruos entre éstas.  Para muchos estos troncos les recuerdan al árbol de yayo (Rhedera trinervis).
De México hasta Costa Rica se le encuentra en la vertiente del Pacífico, creciendo naturalmente  desde el nivel del mar hasta los 300 m de elevación, aunque hay referencias de que puede llegar hasta los 700 m. En Costa Rica es común observar estos árboles creciendo en Guanacaste y Puntarenas, en cercas, a orillas de ríos así como en peñascos. Es una especie muy noble que puede adaptarse sin problemas a suelos pobres y rocosos, siendo una de las primeras en  colonizar sitios que han perdido su vegetación. Un árbol de tamaño mediano que puede alcanzar entre 10 y 15 m de altura, desarrollando un tronco no muy grueso, de alrededor de unos 60 cm  de diámetro, recto con ramas largas y no muy gruesas, que sostienen una copa que puede variar de densa a amplia a una no muy densa ni muy amplia, dependiendo de las condiciones en donde se encuentre. Su corteza es lisa y de un color grisácea, la que se desprende en largas placas de unos pocos centímetros de ancho, siendo llamativo en los árboles jóvenes unas líneas verticales más claras. Las hojas están compuestas por brillantes foliolos de color verde intenso por encima y de un verde pálido y opaco por detrás, agrupados en pequeñas pinnas (forma de helecho), las que unidas forman una hoja "bipinnada" y siendo característico de esta especie es que la hoja como tal termina en una pinna, además otros elementos que ayudan a su identificación es que los foliolos se encuentran ligeramente levantados, lo que le da a la hoja un aspecto encrespado, por otro lado los brotes nuevos son de un hermoso y brillante color rojizo, observables desde lejos. Al estrujar las hojas se libera un fuerte y desagradable olor, similar al que desprenden los saínos o chanchos de monte al huir, de ahí su nombre.  
Las pequeñas y amarillas flores que son ampliamente visitadas por cientos de insectos y abejas,  se agrupan en largos y erectos racimos terminales,  evidentes al inicio de la época seca, cuando el árbol bota sus hojas por un relativamente corto periodo de tiempo. Las mismas poseen cinco pétalos y el central además de ser el más pequeño posee unas delgadas líneas rojas, las que contrastan con los redondos  botones café que van quedando al final del racimo.  Los aplanados frutos secos pueden medir entre 10 y 15 cm  de largo y al tocarlos dan una sensación pegajosa; al madurar son de color verdosos y poseen la capacidad de liberar sus semillas por medio de una fuerte explosión, lo que les permite enviarlas lejos del árbol madre, una vez abiertos ambas partes se enroscan como un colocho.  Por fruto pueden haber de 2 a 6 semillas aplanadas, de forma circular, de un 1 cm  de diámetro y de un color verduzco pálido; las cuales son muy tóxicas tanto para humanos como para animales.  La madera es dura y de color café oscuro pero no es utilizable para aserrío ya que la mayoría de los árboles están huecos. 
Esta especie es muy resistente al fuego y fácil de reproducir por medio de semillas, las cuales germinan en poco tiempo, incluso pueden dejarse en agua fría por un día y sembrarse directamente en bolsas;  otra forma es por medio de estacones grandes utilizados como postes de pega en las cercas. Se utiliza como leña, postes de cerca,  apicultura, artesanía, troncos esculturales, ornamental y como protección de ríos, pero su mayor atractivo lo dan los horcones y las vigas ornamentales utilizadas en construcciones rústicas.


El sangrillo
Nombre científico: Pterocarpus michelianus
Familia botánica: Papilionaceae
Que mejor momento para presentarles al sangrillo, un hermoso árbol de nuestro Guanacaste, que con su espectacular floración reaviva los mejores deseos y engrandece el espíritu. Desde México hasta Costa Rica, engalana la vertiente pacífica desde el nivel del mar hasta los 300 ó 400 m de elevación, a pesar de no ser muy común es una verdadera suerte apreciarlo en su mayor momento de floración, que le permite distinguirse desde lejos. En los lugares donde afortunadamente  se encuentran se pueden observar árboles de no más de 20 m de altura con fuertes y gruesos troncos cubiertos por una corteza cafesuzca que se desprende en placas largas, las cuales quedan prendidas por un tiempo antes de caer al suelo. Sus ramas son gruesas y la copa muy compacta, formada por muchas hojas compuestas por foliolos muy característicos por su largo y alargado ápice (punta) así como por la diferencia de tamaño, siendo los que están más cerca del final son mucho más grandes que los de la base. Resaltando además las múltiples y grandes estípulas agrupadas en las ramitas, las que igualmente que las hojas caen por completo en la época seca, dejando al tronco y las ramas desnudos por un corto periodo de tiempo, ya que de un momento a otro quedarán completamente vestidos por una elegante floración amarilla.  Estas flores de forma de gallinita agrupadas en racimos erectos, poseen 4 pétalos  medianos y un quinto mucho más grande y llamativo para los cientos de insectos que llegan a tomar su néctar y polinizarlas. 
Dentro de la gran cantidad de especies de árboles que existen este es uno de los más curiosos, ya que tiene la capacidad, como especie de cambiar la tonalidad de  sus flores de un año para el otro, un año puede que las mismas sean totalmente amarillas, el año siguiente serán más pálidas, el siguiente más cadmio (si alguien conoce la explicación nos gustaría conocerla). Otra de las particularidades son sus frutos los cuales no poseen la forma típica de una legumbre como todas las papilionáceas, sino más bien son circulares y aplanados de unos 5 cm de diámetro, evidenciando en el  centro una gran semilla y alrededor de esta un gran ala delgada color café claro, los cuales dan la impresión de que el árbol está cubierto por hojas secas, por la abundancia de los mismos.  Las redondas y carnosas semillas de más o menos 1 cm de diámetro son muy apetecidas por insectos y hongos, lo que dificulta su reproducción, para ello es preciso someterlas a un proceso de desinfección con fungicidas e insecticidas.   La madera recién cortada es de color amarillo fuerte pero con el aire rápidamente se torna grisácea por el proceso de oxidación, a pesar de ser semidura es poco utilizada por que su resistencia natural al ataque de insectos y hongos es muy baja.
Mucha gente conoce a esta especie, así como a otras especies, como sangregao o sangredrago, porque posee una savia espesa color rojiza, muy parecida a la sangre, la cual emana de la corteza al sufrir una herida profunda, siendo utilizada en la medicina popular.  Como especie se le ha usado en la formación de cercas vivas, bosquetes, en la protección de suelos, como árbol melífero  y como ornamental, no solo por sus flores sino por sus nuevo follaje, el cual resalta mucho por el brillo de su intenso color verde amarillento.
 

El sietecueros
Nombre científico: Machaerium biovulatum
Familia botánica: Papilionaceae
A solicitud de: Magnolia Trejos Pinzón, Colombia.

Nativo del Pacífico Norte y Central de Costa Rica, este árbol debe su curioso nombre al hecho de que su corteza es extraordinariamente gruesa con relación al grosor del tronco, y ésta se desarrolla en una especie de capas sucesivas como si fuera un arrollado. No es un árbol muy grande pero su tronco y ramas son muy corpulentos y su copa es amplia, lo cual recuerda mucho a los árboles de guanacaste. Su madera es muy dura, muy pesada y muy resistente a los golpes y a las tensiones por lo cual tradicionalmente se le ha utilizado para tallar cabos de hachas, palas y macanas. Es un árbol muy fácil de reconocer porque en el tronco de los árboles jóvenes podemos encontrar afiladas espinas dobles o gemelas que nos recuerdan mucho a los cuernos de un toro de lidia. La savia es de color rojizo como la sangre y durante los días más calientes de la estación seca (abril-mayo ) produce una abundante cantidad de flores pequeñas de color lila muy claro, reunidas en largos ramos llamados panículas, parecidos a los del árbol de mango.
 
 
 

La sombrilla australiana
Nombre científico: Schefflera actinophylla
Familia botánica: Araliaceae
Un interesante árbol, que para muchos  será una sorpresa saber que las plantas que tienen en maceta dentro de sus casas u oficinas, puede llegar a crecer hasta unos 15 m, pero no hay que confundirse con la tradicional schefflera (Schefflera arboricola) de hojitas más pequeñas y en ocasiones manchada de amarillo, la cual no crece tanto.  Del que hablamos es común verlo en parques y jardines, porque fue traído desde Australia e introducido al país para ese fin. De troncos múltiples y delgados cubiertos por una delgada corteza blancuzca, al final de los cuales se agrupan las hojas compuestas por largos pecíolos que unen unos 7 a 16 foliolos de color verde muy brillante y en conjunto arman una copa con forma de paraguas, de ahí que se le conozca como árbol paraguas o árbol pulpo.  Los foliolos tienden a caer por el peso, por lo que las hojas adquieren la apariencia de estar caídas y en las hojas adultas se presetan en mayor número que en las jóvenes.  
En la época de floración sobresalen fuertemente de la copa los largos racimos de pequeñas flores rojizas, los cuales pueden llegar a ser muy largos, hasta más de un metro y pueden tener cientos de pequeñas flores.  Los igualmente pequeños frutos son carnosos, de color rojo fuerte a vino oscuro y dentro mantienen muchas pequeñísimas semillas.  Las flores poseen gran cantidad de néctar por lo que son muy buscadas por aves e insectos e igualmente sus frutos atraen diversos tipos de fauna, de ahí que no es extraño llegar a ver uno de estos árboles creciendo como epífita sobre algún árbol, producto de las semillas depositadas por los pájaros sobre ellos. 
Su reproducción es muy sencilla ya sea por medio de las pequeñas semillas, las que se recomiendan remojarlas un poco antes de plantarlas, o bien por medio de estacas o acodos, los cuales son métodos muy usados en los viveros para su producción como plantas ornamentales, las que soportan bien las condiciones de interior y las podas.  No es exigente en cuanto a condiciones para desarrollarse, aunque le gustan los lugares bien drenados y por sus fuertes raíces no es conveniente plantarlo en lugares con tuberías o infraestructuras cerca, porque pueden ocasionar daños. 

La soncoya
Nombre científico: Annona purpurea
Familia botánica: Anonaceae
A solicitud de: Esther Castillo, Costa Rica.
Lindo árbol pequeño nativo de las tierras más bajas y calientes a lo largo de toda la Costa Pacífica de nuestro país. Es muy notable por su copa extendida, ramas largas oblicuas y hojas muy grandes que se forman a todo lo largo de las ramas. Sus frutos son grandes y pesados, de cáscara gris cubierta de unas proyecciones carnosas que parecen espinas. La pulpa es carnosa, de color anaranjado, de aroma muy dulce y penetrante y de sabor verdaderamente exquisito. Estos frutos son una importante fuente de alimento para la vida silvestre pues aparecen y maduran durante la estación seca cuando el alimento es muy escaso. Algunos científicos aseguran que la soncoya es la especie silvestre que nuestros indígenas mesoamericanos aprendieron a cultivar dando origen a la conocida guanábana (Annona muricata ), pero sinceramente la soncoya es mucho más sabrosa.






El sonzapote
Nombre científico: Licania platypus
Familia botánica: Chrysobalanaceae
El sonzapote o zapote mechudo es un árbol nativo de América específicamente desde México hasta Colombia y  se le puede ubicar en ambas vertientes, desde el nivel del mar hasta los 900 m de altitud, aunque si logra encontrar condiciones adecuadas puede desarrollarse adecuadamente en sitios más elevados.  En Costa Rica en la vertiente Atlántica no es tan común como en la Pacífica. No es exigente en cuanto a suelos y le gustan los sitios cercanos a los ríos por lo que se puede considerar riparia, incluso puede soportar inundaciones periódicas de corta duración.  Dependiendo de donde esté creciendo puede ser un árbol pequeño de unos 10 m o menos o bien llegar a ser tan alto que supera los 30 m y desarrollar un fuste recto y cilíndrico de unos 80 a 100 cm. de diámetro, cubierto por una corteza clara casi amarillenta llena de lenticelas muy claras, además según sus necesidades de anclaje a suelos inundados y poco firmes puede tener o no gambas no muy grandes.  Su copa es ancha y redondeada, muy densa con ramas gruesas que por su peso cuelgan al final.
Sus verdes hojas dispuestas en un mismo plano en las rojizas ramitas, son simples,  alternas y pueden llegar a medir 40 cm. de largo por unos 10 cm. de ancho, de textura coriácea o duras y se distinguen porque por detrás cerca de la base poseen dos pequeñas glándulas y por la fuerte marca de sus nervaduras, además de que por detrás son brillantes. Las hojas nuevas llaman la atención porque caen como si estuvieran colgando y son de un tono  rojizo, el que conforme pasan los días se va tornando amarillento hasta llegar al típico verde oscuro.    Las flores que pueden ser de tonos amarillentos, blancuzcos o verdosas con largos estambres se agrupan en racimos terminales tipo panícula que se ven muy bien encima de la copa y pueden tener unos 35 cm. de largo y a pesar de que los mismos tienen muchas flores únicamente unas pocas lograrán producir fruto.
Los grandes frutos carnosos que son peleados por las dantas, los saínos y  otros animales son de forma ovalada y pueden fácilmente llegar a medir entre 15 y 20 cm. de largo por unos 10 a 15 cm. de ancho, al madurar son de color café claro y su superficie es muy rugosa, lo que  los hace poco apetecibles, pero en realidad ofrecen una dulce y fibrosa pulpa con textura arenosa, la que envuelve a una gran semilla de fácil germinación aunque la misma no es homogénea, por lo que en un grupo de semillas habrán unas que nacerán a los pocos días y otras se llevarán hasta dos meses en germinar.  Por ser una pulpa tan fibrosa es difícil utilizar el fruto para elaborar refrescos u otro tipo de preparaciones, lo más común es consumirlo directamente.  La parduzca madera  es considerada una madera dura, fuerte y pesada, de textura gruesa, sin lustre y grano entrecruzado se utiliza  poco porque posee mucho sílice lo que la hace difícil de trabajar con herramientas manuales y a las mecánicas les quita rápidamente el filo. Pero a pesar se le ha empleado en ebanistería, carpintería, mangos de herramientas, pisos de cajones para camiones y aunque no posee durabilidad natural contra hongos e insectos terrestres si la posee contra insectos marinos  por lo que se emplea en pilones marinos y si se tratada químicamente puede servir como traviesas de ferrocarril.  Otros usos menores que se le dan a esta especie son leña, ornamental, como sombra y como medicinal.   Como datos interesantes se puede mencionar que el nombre  sonzapote proviene del término náhuatl "tzontzapot" y aunque el árbol crece rápido durará unos 12 años o más para empezar a producir frutos, los cuales a su vez requerirán mucho tiempo para madurar.


El sotacaballo
Nombre científico: Zygia longifolia
Familia botánica: Mimosaceae
A solicitud de: Carlos Paniagua, Costa Rica.
Valeroso y noble árbol nativo de todas las regiones del país desde el nivel del mar hasta los 1200 metros de elevación aproximadamente. Es un árbol estrictamente ripario, lo cual significa que a través de millones de años de evolución, se ha adaptado a sobrevivir justo en las orillas de las quebradas y de los ríos más caudalosos de las llanuras. Esto es posible gracias a un extraordinario sistema de raíces que permiten al árbol aferrarse a las orillas de los ríos y resistir las más violentas correntadas de agua. En la fotografía de la izquierda se puede apreciar claramente el tronco de un corpulento sotacaballo, rodeado en su base por una amplia masa densa y apretada de raíces fuertes como cables de acero, que se extienden hasta el borde del agua del río. En otros países, se ven en la obligación de invertir millones de dólares para cubrir la orilla de los ríos con una especie de pesados "tapetes" de material sintético para proteger las orillas de los ríos de la erosión durante las inundaciones, pero en Costa Rica esta misma labor la realizan gratuita y naturalmente los nobles árboles de sotacaballo. Aparte de esta extraordinaria cualidad ambiental, el sotacaballo produce una vez al año una abundante cosecha de legumbres y semillas que sirven de alimento a muchas especies de reptiles y peces que viven en o cerca de los ríos. Por último, los individuos plantados en parques y jardines, pueden llegar a ser muy atractivos ornamentales gracias a su brillante follaje en donde se mezclan hojas nuevas de color escarlata con hojas maduras del color del jade.
 
 

El supara o guayabón supara
Nombre científico: Hauya lucida
Familia botánica: Onagracea
A solicitud de: Luis Alonso Mora, Costa Rica.
Este bellísimo y notable árbol sólo se encuentra en el Valle Central de Costa Rica y en ningún otro sitio del planeta. Probablemente fue una de las especies más abundantes de los bosques que hace siglos cubrieron los sitios en donde hoy se levantan las más grandes ciudades en el centro del país. Hoy día los pocos árboles sobrevivientes se ocultan en los bosquetes más inaccesibles ubicados en los cañones de los ríos o en empinados barrancos. El árbol está lleno de detalles muy sobresalientes y es casi imposible pasarlo desapercibido, comenzando por su tronco completamente liso y de color gris, que se desprende de la corteza vieja y muerta en láminas delgadas de color gris más oscuro, que recuerda mucho al guayabo. En los árboles más jóvenes y pequeños, el follaje es muy atractivo por su color verde muy claro con tonalidades rojizas, y su textura visual muy suave. Las flores del supara son notables y muy atractivas, de 7 a 8 centímetros de largo, perfumadas, y con 4 grandes pétalos blancos con la base rojiza y 8 largos estambres cargados de polen blanco. Es una flor especialmente adaptada para ser polinizada por diversos tipos de aves. La madera de este árbol es sumamente dura y pesada y algunas personas la conocen como "cabo-de-hacha". El significado de la palabra supara es un misterio, pero probablemente sea de origen sudamericano. En el extremo de las ramitas, las hojas nuevas forman rosetas de color rojo y verde muy brillante, dentro de las cuales se ocultan unos pequeños escarabajos metálicos que poseen estos mismos colores. Resulta fascinante comprobar que en cualquier lugar en donde se plante un arbolito de supara, a los pocos días llegan estos escarabajos quien sabe de dónde a habitar entre su follaje. Definitivamente es un árbol muy ornamental que debe plantarse con mayor frecuencia en los parques y jardines de nuestro Valle Central.
 

El targuá sangregao, sangre de dragón o sangredrago
Nombre científico: Croton draco
Familia botánica: Euphorbiaceae
A solicitud de: Miguel Castro Hernández, Costa Rica.
En los charrales, orillas de potreros y abandonos a lo largo y ancho de todo el país, frecuentemente podemos encontrar al targuá sangregao, un árbol pequeño relativamente, con un tronco de poca altura y una amplia copa semejante a una sombrilla. Muy fácil de reconocer por sus hojas grandes en forma de un corazón perfecto, que al envejecer se vuelven amarillentas y rojizas antes de caer. Al igual que todas las demás 40 especies del género Croton en Costa Rica, este árbol produce sus pequeñas flores amarillentas a lo largo de ramos muy largos y curvados que brotan en grandes cantidades justo por encima de la superficie del follaje, dándole al árbol una apariencia muy curiosa y muy llamativa desde largas distancias. El targuá sangregao debe su nombre al hecho de que su savia es idéntica en color y apariencia a la sangre, y cuando la corteza sufre una herida o corte, esta "sangre de dragón" fluye abundantemente (foto). Desde tiempos muy remotos, esta savia de sabor amargo y astringente, era utilizada por nuestros indígenas como un remedio muy eficaz para aliviar los dolores de dientes y muelas, así como las infecciones de las encías. Esta costumbre fue adoptada y mantenida fielmente por nuestros abuelos campesinos, e inclusive hoy día muchos países fabrican enjuagues bucales y dentífricos a base de la savia roja de este magnífico árbol.
 

El tempate o coquito
Nombre científico: Jatropha curcas
Familia botánica: Euphorbiaceae
A solicitud de: Rubén Varela, México.
Se trata de un árbol pequeño que muy raramente alcanza los 5 metros de altura, nativo de la costa pacífica de Costa Rica y de otras regiones de los trópicos americanos. Se trata de una verdadera planta oleaginosa o sea, que sus semillas contienen aceites o grasas útiles para las personas y en efecto, el aceite de tempate se utiliza desde hace muchos siglos como un reconocido remedio muy eficaz para curar una increíble cantidad de enfermedades y padecimientos. ¡PELIGRO! Además del aceite, las semillas del tempate también poseen una sustancia química muy tóxica capaz de matar a cualquier persona que las coma. Tradicionalmente se le ha utilizado en Costa Rica como una planta de pega para establecer cercas vivas en los linderos de as fincas debido a su fácil y rápida propagación por postes y estacas vivas. En muchos países tropicales del mundo se están comenzado a establecer de manera acelerada y muy poco planificada, enormes plantaciones de tempate debido a que el aceite de sus semillas posee extraordinarias cualidades energéticas para la elaboración de biocombustibles.
 

El tempisque
Nombre científico: Sideroxylon capiri
Familia botánica: Sapotaceae
Uno de los árboles más notables y famosos de Costa Rica. En la lengua nahuatl, el nombre de este árbol significa "el que cuida los ríos", y efectivamente casi siempre lo encontramos creciendo en la orilla de los ríos de las planicies cercanas a las costas. Los árboles adultos son notables y fáciles de reconocer en el campo gracias a su tronco muy recto y cilíndrico, cubierto de una corteza color gris muy claro que en ocasiones se observa casi blanca. La corteza vieja se desprende en trozos de tamaño mediano y de muy caprichosas formas orgánicas. Su madera es dura, pesada y de muy atractiva apariencia, principalmente por su notable color amarillo vivo, la cual ha sido explotada desde hace muchos años para la elaboración de pisos, muebles y artesonados para casa de lujo. Actualmente esta especie se encuentra en un alto riesgo de extinción no solo por la sobreexplotación de la que ha sido objeto en Costa Rica, sino también porque un gran porcentaje de las semillas que produce son estériles lo cual ocasiona que la reproducción natural sea muy baja.
 
 
 
AL ADQUIRIR NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
O LOS ARBOLITOS QUE TENEMOS A LA VENTA, USTED ESTARÁ FINANCIANDO
NUESTRO PROYECTO DE INVESTIGACIÓN, REPRODUCCIÓN Y PROMOCIÓN DE ESTA ESPECIE EN ALTO RIESGO DE EXTINCIÓN. MUCHAS GRACIAS.



El terciopelo o pica pica
Nombre científico: Sloanea terniflora
Familia botánica: Elaeocarpaceae
A solicitud de: Anthony Ruiz, Costa Rica.
El terciopelo o pica pica es una de esas especies de árboles que por lo general pasan desapercibidas en la mayoría de los casos por lo que hay muy poca información sobre ella. Naturalmente se desarrolla desde México hasta Brasil y en Costa Rica se encuentra en el pacífico desde Guanacaste hasta el Rodeo a unos 1100 m de elevación  a orillas de ríos y quebradas. 
Dependiendo del lugar en donde se desarrolle puede tener un tamaño alrededor de los 10 m o puede superar los 30 m, es muy variable, de igual manera pueden encontrarse árboles con troncos delgados pero otros con más de  80 cm de diámetro. Su tronco está cubierto por una corteza grisácea y escamosa, pero lo más llamativo de éste es su peculiar forma que le dan las  gambas de irregular forma, especialmente evidentes en los árboles muy viejos, dignos elementos de los cuentos de fantasía en donde mantenían sus casas los duendes y brujas. La densa, extendida y redondeada copa inicia desde muy abajo en el tronco y es muy similar a la de los encinos (Quercus oleoides), por lo que es fácil  confundirlos. La misma está formada por hojas simples y alternas, de fuerte y brillante color verde por encima y más pálido por detrás, las cuales igualmente que el tronco son de forma, tamaño y características variadas ya que entre otras pueden medir de 3 a más de 18 cm  de largo, de forma elíptica u ovadas, de borde entero o dentado, etc. Los árboles jóvenes tienen hojas pubescentes y más grandes en comparación con las de los árboles adultos.
Durante los meses de diciembre a mayo se pueden observar al final de las ramitas donde se agrupan las hojas, pequeños racimos compuestos de flores  sin pétalos, de un leve color rojizo o pardo dado por los gruesos sépalos los cuales junto con sus amarillos estambres son los responsables de llamar  la atención de las abejas y otros insectos polinizadores. Los frutos son de color rojizo al madurar y de forma ovalada, cubiertos  por una fina vellosidad que es la responsable de que a esta especie se le llame pica pica, ya que al desprenderse, ya sea por vientos fuertes,  por golpes  o simplemente porque se abrieron los frutos para liberar las semillas, puede producir una fuerte reacción alérgica si llega a hacer contacto con la piel de algún curioso que este bajo el árbol o en sus cercanías. Dentro de cada fruto hay de 1 a 3 semillas cubiertas también por la misma irritante pubescencia y por un arilo de color amarillo o anaranjado el cual es buscado por algunos animales, los que se encargarán luego de diseminar las semillas más lejos de donde cayeron al ser expulsadas por los frutos. Básicamente se le utiliza como leña, postes de cercas y su madera para carpintería y ebanistería.
 
 

El tigüilote
Nombre científico: Cordia dentata
Familia botánica: Boraginaceae
De las regiones más secas del Pacífico Norte de Costa Rica, presentamos al tigüilote, un pariente muy cercano del laurel. Es un bellísimo y atractivo árbol que mantiene su follaje verde y lozano aún en la época de mayor sequía. Durante más de la mitad del año produce gran cantidad de enormes ramos de flores verde amarillentas y muy perfumadas. Cuenta una antigua y hermosa leyenda guanacasteca, que si las mujeres se casan portando un ramo de flores de tigüilote, nunca faltará el amor en su matrimonio. Los frutos son pequeños, redondos muy carnosos y de color blanco translúcido, y se agrupan en grandes y pesados racimos de hasta 200 unidades. Lo mejor de todo es que el tigüilote se reproduce muy fácilmente por medio de estacas y postes vivos, y los nuevos individuos así desarrollados producen flores y frutos el mismo año de plantados, algo de verdad extraordinario.  Los amantes de las aves, colibríes, murciélagos e iguanas se podrán dar gusto con este hermoso árbol pues sus flores y frutos atraen a toda esta fauna y muchas especies más.
 
 

El tirrá u olmo centroamericano
Nombre científico: Ulmus mexicana
Familia botánica: Ulmaceae
En la mitología Celta, los olmos representan a las deidades responsables de proteger los ríos, lagos y pozos. Efectivamente, son árboles muy comunes y abundantes en todo el Hemisferio Norte, los cuales son naturales o han sido introducidos intensivamente, y se caracterizan no sólo por su hermosa forma sino porque crecen abundantemente en las orillas de los ríos y quebradas de las zonas frías y/o montañosas. En Costa Rica tenemos la suerte de poseer una especie de olmo nativo que forma grandes poblaciones que protegen celosamente todos los cursos de agua de los Cerros de Escazú y Cordillera de Talamanca. Los arbolitos crecen velozmente y en 2 ó 3 años ya poseen una copa amplia y densa llena de ramas muy largas. Una vez al año se desprende de su follaje viejo para dar paso al nuevo follaje, el cual es de color amarillo muy pálido los primeros días, creando la ilusión de que cayó nieve sobre la copa.
 
 

El tomate de árbol
Nombre científico: Cyphomandra betacea
Familia botánica: Solanaceae
Para quienes poseen terrenos en las zonas más altas y frías de nuestro país y desean establecer algún tipo de cultivo interesante y de muy alto rendimiento, nada mejor que el tomate de árbol o tomate de palo. Aunque no es un árbol propiamente dicho, este miembro de la familia del tomate y del chile posee un tallo recto y semileñoso que alcanza hasta los 5 metros de altura, con ramas largas y una copa densa gracias a sus grandes hojas en forma de corazón. Esta planta todo el año produce gran cantidad de frutos semejantes a las granadillas comunes (Passiflora), de pulpa carnosa y agridulce que se puede comer al natural o preparada en exquisitas jaleas, refrescos o encurtidos. Esta planta se reproduce muy fácilmente a partir de brotes de raíz y así es capaz de producir abundantes frutos desde el primer año de plantada. Los frutos que se ponen malos o que no se desarrollan lo suficientemente bien, se pueden dejar en la planta pues servirán de alimento a las aves silvestres frugívoras que llegarán por docenas atraídas por el dulce olor y color amarillo encendido de estos frutos.
 
 

El trompito
Nombre científico: Coccoloba acapulcensis
Familia botánica: Polygonaceae
A solicitud de: Vivien Araya, Costa Rica.
Interesante árbol silvestre nativo de América Central en donde es virtualmente desconocido. En Costa Rica se le encuentra con cierta frecuencia en la vertiente del Pacífico, desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación. No es un árbol grande pero es muy notable por la forma irregular y muy sinuosa de su tronco, y además por sus hojas pequeñas de forma casi perfectamente redonda. Durante la estación seca el árbol deja caer todo su follaje, y a las pocas semanas aparecen los brotes de las nuevas hojas, de color rojo oscuro al principio, y conforme pasan los días se van tornando rosadas, blanquecinas, verde amarillento, verde claro (foto ) hasta un verde oscuro normal, y entonces los árboles son muy fáciles de reconocer en el bosque cuando se encuentran en este proceso de formación del nuevo follaje por sus llamativos colores. Un dato interesante es que el follaje nuevo posee una tonalidad tan brillante que hay que tocarlo para convencerse de que no se trata de una planta artificial. Durante la estación seca los árboles producen gran cantidad de frutos con la apariencia de pequeñas manzanas, carnosos y de sabor muy agradable y refrescante con un enorme potencial para la elaboración de conservas y mermeladas y cualquier otro tipo de recetas similares. Estos frutos atraen y alimentan a una gran variedad de fauna silvestre, y el nombre de trompito se debe a que cada fruta posee una sola semilla en su interior, la cual una vez libre de pulpa y seca, se puede girar como un pequeño trompo. Aparte de sus beneficios como árbol frutal y ecológico, también posee un gran potencial como árbol de follaje ornamental por la variación de colores que produce todos los años.
 
 

El trueno, ligustro o aligustre
Nombre científico: Ligustrum lucidum
Familia botánica: Oleaceae
Sencillo pero muy atractivo árbol originario de China, el cual ha sido plantado en las regiones tropicales y subtropicales del mundo por su gran reputación como árbol resistente a la contaminación atmosférica de las ciudades. El árbol es muy característico por su follaje denso y por el color verde muy oscuro de sus hojas, las cuales poseen grandes cantidades de aceites esenciales, lo cual se puede comprobar rápidamente al estrujarlas con la mano. Las flores son pequeñas, blancas y muy aromáticas, pero se agrupan en grandes ramos de forma cónica que aparecen en los extremos de las ramas. Los frutos son pequeños, redondos  y muy carnosos, de color azul muy oscuro, a veces negro. En Costa Rica durante muchos años fue el árbol predilecto para establecer tapavientos y linderos naturales en las fincas cafetaleras y ganaderas del Valle Central, pero esta popularidad se fue perdiendo con el paso del tiempo por motivos desconocidos. Aún podemos encontrar grandes y viejos árboles de trueno plantados a todo lo largo del Paseo Colón en el centro de la ciudad capital, en donde durante muchos años han demostrado su excepcional resistencia a los rigores ambientales propios de una ciudad. Su reproducción es tan fácil que hasta parece mentira, pues bajo los árboles nacen cientos de arbolitos que no sufren de ningún trauma ni resentimiento si se transplantan a otro sitio, pero como en el universo no hay nada perfecto, durante sus primeros años de vida las raíces de los arbolitos de trueno son severamente atacadas por las larvas subterráneos de los escarabajos filófagos, conocidos en Costa Rica como jogotos (Phyllophaga).
 
 

El tubú
Nombre científico: Montanoa guatemalensis
Familia botánica: Asteraceae

Uno de los árboles más llamativos de las zonas altas es el hermoso tubú, tubús o tobú, el cual es una especie nativa muy utilizada como cortina rompevientos, especialmente en zonas como Monteverde, donde el frío y la humedad le permiten un buen desarrollo, pero no le gusta el exceso de humedad en el suelo. Desde México hasta Costa Rica se le puede encontrar en elevaciones entre los 1000 y 1500 m de altitud mayormente en la costa Pacífica, en donde  se puede observar creciendo naturalmente en bosques secundarios; de porte medio y puede llegar a crecer unos 10 a 15 m de altura desarrollando un tronco no muy grueso y en la mayoría de los casos ramificado lo que le permite tener su característica   y densa copa desde muy abajo, formada por cientos de hojas ligeramente pubescentes, muy delgadas y suaves, de un intenso color verde oscuro. En la época de floración es un verdadero placer recorrer las carreteras de Monteverde y contemplar los terrenos repletos de  este magnífico árbol cubierto totalmente por grandes flores blancas similares a margaritas (aunque en las zonas más bajas las mismas tienden a ser más pequeñas ), las cuales atraen gran cantidad de abejas y otros insectos por lo que es utilizado en apicultura. Por sus características ecológicas crece muy rápidamente y puede llegar a formar rodales casi puros, los cuales cubren sitios degradados en poco tiempo. No es exigente en cuanto a condiciones de suelo, por lo que puede crecer hasta en la pura piedra. Se le emplea mayormente como poste, por su gran facilidad para reproducirse por medio de estacas y por su amplia capacidad para soportar las podas, lo que le favorece como tapavientos, logrando una amplia y densa cobertura, así mismo se le utiliza en la producción de carbón, leña, basas, forraje y como una excelente especie para ornamental.


El tucuico
Nombre científico: Ardisia compressa
Familia botánica: Myrsinaceae.
A solicitud de: Iván Mora Carranza, Costa Rica.
Este árbol es probablemente una de las 5 ó 10 especies forestales ornamentales más completas de Costa Rica. A campo abierto y a plena exposición del sol, desarrolla una llamativa copa de forma cónica, formada por un follaje de grandes hojas gruesas y brillantes. Además produce miles de pequeñas flores blancas y fuertemente perfumadas, agrupadas en densos ramitos, las cuales a su vez producen infinidad de frutillos pequeños y carnosos de color rojo sangre, y durante cierta época del año el follaje, las flores y los frutos convergen al mismo tiempo creando algo así como un árbol de Navidad natural. A pesar de esto, en Costa Rica aún no se ha descubierto el enorme valor e importancia del tucuico como una de las mejores especies ornamentales de nueva generación. Los frutos carnosos son apetitosos sólo para algunas personas, pero para las aves son absolutamente irresistibles. ¿Necesita establecer un muro o seto vivo en su finca? Plante tucuico sin pensarlo dos veces.
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.


El tuete
Nombre científico: Vernonia patens
Familia botánica: Asteracaceae
Al igual que muchas otras especies de arbustos nativos presentados en este álbum, el humilde tuete ocupa un espacio muy merecido. Se trata efectivamente de un arbusto muy silvestre y de porte no muy elegante y más bien desgarbado, compuesto de muchos tallos principales, infinidad de ramas largas y delgadas, y follaje ralo y extendido. Sus hojas son de tamaño mediano, de forma lanceolada y con la textura de una lija. Se le encuentra en ambas vertientes del país, principalmente en las zonas sin estación seca definida. Pasa completamente desapercibido durante todo el año hasta que llega el mes de febrero y produce sus grandes ramos de flores blancas y diminutas con un aroma idéntico a la miel. ¡Cómo alegran los campos y los potreros cuando cubren su follaje de flores! La cantidad de abejas que revolotea alrededor de esta floración, produce un zumbido que se escucha a muchos metros de distancia. Posee una enorme importancia ecológica pues es un atrayente y hospedero natural de muchos insectos que atacan y dañan a varias especies de árboles valiosas, principalmente gusanos barrenadores y cortadores de las ramas y troncos, y si en una plantación forestal se dejan crecer una abundante población de tuete, las plagas se concentrarán sobre ésta y no sobre los árboles. Sometido a un buen cuidado y a base de podas prescritas, el tuete puede responder como un arbusto ornamental muy atractivo para espacios pequeños en zonas verdes urbanas y residenciales.
 
 

La uruca
Nombre científico: Trichilia havanensis
Familia botánica: Meliaceae
La uruca es uno de los árboles predilectos de MundoForestal por el enorme valor histórico, cultural y sentimental que posee. Hace muchos años, en la época en que valía más la palabra que el dinero, los árboles de uruca eran abundantes y las personas los dejaban crecer libremente en sus predios, cercos, fincas, orillas de caminos, linderos, huertos y cafetales de los pueblos y caseríos del interior del país. Esto se debía a que el árbol tiene la curiosa particularidad de que comienza a florecer los primeros días de diciembre, el mes que se celebra la Navidad y la festividad de la Virgen María y por lo tanto, también se celebraban en este mes los matrimonios entre las jóvenes parejas de la época, principalmente campesinos. Entonces, la aparición de la blanca, densa y muy aromática floración de los árboles de uruca, era motivo de gran revuelo y ansiedad entre los habitantes de los pueblos pues era "la señal" celestial de iniciar los preparativos de las celebraciones religiosas y familiares más importantes del año. Las fachadas, corredores y altares de las iglesias se adornaban con las hermosas flores de la uruca, al igual que las imágenes de la Virgen María ubicadas en todas las casas de campo, y el día en que se celebraban los sencillos matrimonios, las novias llevaban en sus manos y cabello ramitos elaborados con estas mismas flores. Muchos años han pasado ya desde que la floración del árbol de uruca -muy escaso y prácticamente desconocido hoy en día- era motivo de celebración, regocijo, felicidad y esperanza. Por eso invitamos a los lectores a plantar en sus jardines y propiedades muchos árboles de uruca como una forma de recordar las hermosas tradiciones y costumbres ya desaparecidas de nuestra querida Costa Rica.


El vainillo
Nombre científico: Tecoma stans
Familia botánica: Bignoniaceae
Para hablar de todos los atributos del vainillo, se necesitaría de un espacio tan grande como el que ocupan todas las especies de árboles descritas en este mismo Sitio. Efectivamente se trata de una especie extraordinaria desde todo punto de vista, no solamente por su veloz crecimiento y desarrollo sino también porque es capaz de producir sus hermosas y fragantes flores amarillas entre el primero y segundo año de vida. Es un árbol muy maleable, lo cual significa que a su copa y follaje se le pueden dar formas hermosas y ornamentales por medio de podas constantes. Su corteza es muy áspera e irregular, ideal para "pegar" y cultivar plantas epífitas como guarias y otras orquídeas, cactos aéreos, helechos, etc. Su madera es atractiva, fina y muy aromática, y con ella se pueden elaborar bellas artesanías. Además, sus flores atraen a gran cantidad de mariposas, abejas y colibríes, y su poderoso sistema de raíces permite al árbol nacer, crecer y vivir sobre las pendientes rocosas y áridas de los cañones de los ríos. Cada año un solo árbol produce tanta cantidad de semilla, que en los potreros, lotes y abandonos se pueden formar bosques puros de esta especie. ¡Sólo le faltó dar frutas comestibles!
 
Adquiera hoy mismo el CD Los Árboles del Paraíso, el documento con la más completa y detallada información acerca del vainillo y de otras 23 especies de impactantes árboles ornamentales de Costa Rica. Más de 700 fotografías. Ver muestra.


El yas
Nombre científico: Persea schiedeana
Familia botánica: Lauraceae
En las zonas montañosas de nuestro país por encima de los 1500 metros de elevación, vive el yas o aguacate de montaña, un árbol que aunque no es muy alto desarrolla una copa perfectamente redonda y densa por entre la cual no pasa ni un solo rayo de luz. Posee hojas grandes, gruesas y ovaladas, y los frutos son unos aguacates redondos con la cáscara gruesa de color verde-moráceo. La semilla es enorme y la pulpa es verde y con apenas 1 centímetro de grosor, pero su sabor es verdaderamente exquisito hasta para comerlo así sólo. Durante la estación seca los árboles botan todas las hojas y a los pocos días nace el nuevo follaje todo al mismo tiempo, de color rosado pálido que con el paso del tiempo se torna verde, ofreciendo un espectáculo único en los paisajes montañosos. Muchos científicos creen que el aguacate común es el resultado del cultivo selectivo y reiterativo que hicieron durante siglos los indígenas mesoamericanos a partir de los árboles de yas, para obtener un fruto de semilla más pequeña y por ende mayor cantidad de pulpa comestible.
 
 

El yos
Nombre científico: Sapium (varias especies )
Familia botánica: Euphorbiaceae
A solicitud de: Minor Villalobos Delgado, Costa Rica.
El yos y sus diferentes especies son árboles muy comunes y carentes de características sobresalientes. El árbol posee el muy triste antecedente de haber sido utilizado durante muchos años por personas inescrupulosas para cazar aves silvestres canoras, ya que posee en su corteza una savia blanca y espesa que se vuelve muy pegajosa en contacto con el aire, la cual se utilizaba como trampa para embarrar las ramas y tallos de ciertas especies de plantas frecuentemente visitadas por las aves, las cuales se quedaban fuertemente pegadas y eran presa fácil de los crueles cazadores. A pesar de todo lo anterior, los yoses son árboles muy vigorosos, de tronco muy recto y de crecimiento muy rápido, muy recomendables para ser plantados principalmente en aquellos sitios en donde se desea establecer un proyecto de reforestación con fines ambientales para la recuperación de suelos, aguas, cobertura vegetal y fauna silvestre. ¡A los monos de todas las especies les encanta comer sus frutos!
 
 

El yuco
Nombre científico: Bernoullia flammea
Familia botánica: Bombacaceae
Adivina adivinador,  ¿cuál árbol es igual a una ceiba, pero tiene del poró gigante la flor?
Efectivamente, en la Vertiente Pacífica de Costa Rica podemos encontrar una especie de árbol que a pesar de su gran tamaño, generalmente pasa desapercibido pues su apariencia es casi igual a la de una ceiba y su vistosa floración de color anaranjado encendido se confunde con la del poró gigante. Se le conoce como yuco ya que los árboles adultos generalmente presentan ramas gruesas que se estrechan  abruptamente adoptando formas que recuerdan mucho a los tubérculos de la yuca o casava (Manihot ). Se le encuentra con cierta abundancia en la porción suroeste del Valle Central, y los árboles adultos se pueden apreciar fácilmente desde grandes distancias cuando producen su vistosa floración naranja durante los meses de octubre y noviembre de cada año, como anunciando la proximidad de la estación seca. La especie presenta severas dificultades para reproducirse naturalmente pues sus semillas y plantulitas son muy susceptibles al ataque de los hongos patógenos del suelo. Pertenece al selecto grupo de las especies forestales ATRAPA-CARBONO.


El zorrillo de comer
Nombre científico: Cestrum racemosum
Familia botánica: Solanaceae
A todas aquellas personas interesadas en el importante tema de la seguridad alimentaria, les agradará saber que en nuestro país tenemos una especie forestal extraordinaria a la que también podríamos llamar con mucha justicia el árbol espinaca. Pertenece a la misma Familia botánica del tomate y el chile, y es nativo de todos los países de Mesoamérica. En Costa Rica crece como el monte en el Valle Central desde los 500 hasta los 1200 metros de elevación más o menos. Llega a ser un árbol hecho y derecho de hasta más de 10 metros de altura y se desarrolla muy rápidamente. Sus hojas son comestibles y de sabor ligeramente amargo, y se pueden comer crudas o cocinadas en las mismas recetas en las que se utiliza la espinaca común y corriente. Además, posee una antigua y gran reputación como remedio eficaz contra la anemia por su alto contenido de hierro.
 
 
 
 
ADQUIERA NUESTRAS PUBLICACIONES EN DISCO COMPACTO
SOBRE LAS MARAVILLAS Y MISTERIOS DEL REINO DE LOS ÁRBOLES
ver Muestras promocionales haciendo click aquí.

Prohibida la reproducción, copia o traslado, total o parcial, del contenido del presente sitio para cualquier propósito.
Contamos con todos los medios y recursos tecnológicos para detectar y sancionar Sitios Web que hagan caso omiso de esta advertencia, sin importar en qué parte del mundo se encuentren.

Nos hemos visto en la obligación de marcar todas las fotografías propiedad de MundoForestal S.A. debido a que muchas personas inescrupulosas se encargan de reproducirlas y lucrar con ellas sin ninguna autorización. Si desea adquirir cualquiera de nuestras fotografías originales con una resolución del 100% y sin marcas, escríbanos a mundoforestal@elmundoforestal.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada